Kozmic muffin


En 1994 se editó el primer disco de una banda gallega surgida de las cenizas de Los Eskizos y otros grupos locales, esta banda se llamaba Kozmic Muffin. El disco, Nautilus, se convirtió rapidamente en un acontecimiento para los contados pero apasionados aficionados al rock psicodélico y progresivo de todo el país. Poco despues, su fama también llegó al extranjero.

 

En ese momento, cuando en todas partes hacía furor una música que era amalgama de los estilos que en esos momentos nos llegaban de Seattle o Londres, en lo que se vino a llamar música indie, grunge, etc, algunos grupos habían decidido, por una razón u otra, hacer un rock que mamaba directamente de los 60/70: Strange Fruit, Blue Bus, The Stupid Baboons, Long Spiral Dreaming, Soul Bisontes, Doctor Explosion, etc. Por tanto, una banda como Kozmic Muffin, tan orientanda al rock psicodélico y progresivo, no era tan rara en esa época, lo que sí sorprendió fue la extrema calidad y originalidad de su primer disco.  Con seguridad es de lo mejor grabado en este pais desde los viejos años 70.

 

Cuando publicamos por primera vez este dossier, a mediados de la década del 2000, el disco ya había alcanzado la categoría de mito, pero era poco accesible para muchos de los aficionados al género, algo debido a la falta de difusión de la banda en su momento. También tiene que ver que, no solo respecto a la edición original, incluso la reedición fue alcanzando precios prohibitivos. Ahora, otros 10 años más tarde, el disco se encuentra muy facilmente gracias a la red,  pero eso no significa, seguramente, que sea mucho más conocido. En todo caso, creemos que está bien volver a publicar este dossier, porque una joya como Nautilus merece toda la promoción posible.

 

En su día entramos en contacto con el principal responsable de este milagro discográfico: Pedro Granell, fundador del grupo y autor de la práctica totalidad de los temas incluidos en el disco, y que además tocara la guitarra y cantara. Aunque hay que decir que en este trabajo el grupo entero demuestra un tremendo talento, ejecutando unos temas ambiciosos, densos y terriblemente evocadores. Y por mucho que nos resulte increible, fueron grabados con muy pocos medios.

 

 

Dice la layenda que para preparar la grabación del disco, el grupo se pasó un mes de primavera en un pueblito de la Costa da Morte, junto a la playa de Mazorgán. Ensayaban en un bar por el día y por la noche tocaban gratis. Al parecer fueron unos días intensos y mágicos, de experimentación musical y aventuras aderezadas con substancias psicotrópicas, que les llevó a dar recitales increibles (por desgracia no registrados) ante unas poquísimas personas, o a tocar con los instrumentos intercambiados con resultados sorprendentes. En este ambiente fue creado un disco que tal y como dice en la carpeta: “emerge en la playa de Mazorgán tras 17 meses de navegación".

 

Muy poco tiempo despues de grabar, Granell dejó el grupo y abandonó temporalmente la música (aunque siguiera componiendo y tocando privadamente). El resto del grupo llega a grabar un segundo disco, Space between grif and comfort (1997), que aunque recibe muy buenas críticas y de hecho es bien considerado en el mundillo del rock más progresivo, se aleja del carácter del primero, perdiendo en opinión del que escribe gran parte de su magia.

 

Tras un largo paréntesis, diez años despues, Granell regresó con Sils-María, un disco en solitario que se aleja de los parámetros de Nautilus, pero donde otra vez demostró su gran personalidad y originalidad. Fue poco después de editar este disoc que desde Mentes de ácido nos pusimos en contacto con él. Queremos agradecer nuevamente a Pedro la atención que tuvo con nosotros. Aunque ha pasado ya mucho tiempo desde aquello, creemos que la entrevista contiene muy valiosa información de primera mano que será de mucha utilidad para conocer la primera etapa de Kozmic Muffin.  Se completa el dossier con una reseña de Nautilus.