El pasado sábado primero de octubre, se celebraba la tercera edición del festival POPUFEST nutrido de bandas con miembros pertenecientes a la página de Facebook que rinde culto a la revista musical Popular 1, entre las que se dieron cita nada más y nada menos que MOTHERSLOTH, FROM LOST TO THE RIVER, LADY SKALOPIN AND THE SEXY DEALERS y THE MANFLOWS.

 

Comenzó la noche con una apertura de puertas temprana con respecto al comienzo de los conciertos, a las 21:30hrs abría la Sala La Mala en el madrileño barrio de Aluche, sala muy acogedora con un buen sonido y una atención excelente por parte de los dueños de la misma.

 

Tras esperar a que se congregara un buen número de asistentes, abría el festival THE MANFLOWS, banda de estilo difícilmente clasificable pero que cabalga entre el metal y el sonido southern; empezaron el show con “Red Sunrise” seguida de“Overrated” y “Black RatesEnough” temas de su segundo disco TREE OF US editado este mismo año 2016. Siguieron a buen ritmo con “Waiting for the dead”, canción de su primer disco que levantó el ánimo, más si cabía, al público asistente. Tiempo de cambio de guitarras para el devenir de “Hank & Sam” single de su segundo disco, canción potente con un juego de guitarras en la parte central muy gráfico, que quedó un poco deslucido porque el sonido comenzó a afectar en las guitarras dejando el bajo muy por encima. Siguen con “Quaaludes”, canción que abre con un royo hype 70´s, seguido de una buena dosis de psicodelia y con un final doom ralentizado en cada tiempo que fue el deleite de las primeras filas.

 

 

Salimos del momento épico de la anterior con “Cold War,” tema de corte agresivo - punkarra con un estribillo de lo más pegadizo; anunciando la última canción y dispuesto de una armónica, el cantante da paso a “Cajuna”, corte sureño con ese tipo de estribillos que hacen explotar los mejores pits. Ya despidiéndose, a petición del público de una última canción, finalizan con “Read my Life”, single de su primer disco que cierra el círculo de una actuación muy intensa.

 

Cambio rápido ya con el público muy animado, era el turno de LADY SKALOPÍN y su banda THE SEXY DEALERS, artista underground de lo bizarro no apto para mentes cuerdas. Ataviado con su característica cresta de jeringuillas, chupa de cuero y pantalón ciclista, esta vez adornado con un tanga de satén, aparecía LADY SKALOPÍN y sus secuaces. Arrancaron con una Intro seguida del tema “Voy de Spiz” (versión adaptada de “Voy a Mil” de OLÉ-OLÉ) con su correspondiente show de la papelina en un folio tamaño A3.

 

Siguió su performance sacando sus marionetas el Rabino Gay y Hitlerito, con las que recrea un diálogo a fin deexplicar el título de la segunda canción, versión de su anterior banda FUROR, de título “Horno Holandés”, la cual los personajes explican lo que parece ser una práctica de cama (llamémoslo así…). Entre speech y canción fueron rodando “Han puesto porros en mi bebida” (del clásico “Somebody put something in my drink” de RAMONES) y “Mullet on the Run”, tema propio de la banda.

 

Continuando con su particular Oda a las drogas, atacaron con “Quiero ser tu Camello”, vertiente de “I wanna be your Dog” de IGGY POP, tema bastante oscuro con los particulares toques de locura del mismo LADY SKALOPÍN tirado por el suelo con la mano metida en “salva sea la parte” ante la estupefacción de los nuevos adeptos.

 

 

Tiempo de “Mis amigos han muerto”, de la mano de TURBONEGRO, mi tema preferido, con una letra de lo más divertida y siniestra, el batería aceleraba más y más el tema dándole un toque muy bailongo. En ese mismo momento, LADY SKALOPIN comienza a hablar de Valdemingómez (famoso barrio chabolista madrileño) mientras cambia su indumentaria por un chándal y una riñonera de jonky estándar dando paso a “Vamos al poblado”, versión de “Killing in the Name of” de RAGE AGAINST THE MACHINE y popularmente conocida como “la canción de la kunda”. Tal era la excitación y entrega del público que LADY SKALOPIN bajó a empujar y coger de la pechera a las primeras filas, recreando una violencia muy visual que provocó gran jaleo. Espectacular cierre de un show que dejó impactados a los que les veían por primera vez y muy satisfechos a los que ya le conocíamos.

 

Tras tomar el aire para reponernos, aparecía en escena FLTTR (FROM LOST TO THE RIVER), banda de rock que ha sufrido varios parones desde su formación en el año 2009, ahora volvía activada en este año y reconvertida con algunos de sus miembros renovados. Siendo su segunda actuación con la nueva formación, se les vio muy compenetrados; abrieron la escena con “All or Nothing” tema con mucha personalidad y muy idóneo para empezar, seguida de “Perfectly Something”, canción introspectiva con la cálida voz de su cantante Stella manejando el tempo. Siguen con “The best of Me”, de comienzo blusero con un bonito juego de guitarras, y a continuación con la suave canción “Let it Go” digna de esa tónica de las mejores baladas de rock ochenteras, estructura de lento a alto con un solo de guitarra suave, sin perder la potencia en ninguna nota.

 

 

Rompen esa mística para despachar el siguiente tema de título “Everytime  youGo” con la voz un poco saturada por sobrecarga de efecto nasal; no obstante, FLTTR disfrutaron del mejor sonido que la sala brindó esa noche, con mucha nitidez en cada instrumento. Seguida de “See you Again” con un regusto stoner y un buen uso de las estrofas cantadas conjugando muy bien tonos altos y bajos, todo ello con un final apoteósico de batería de la mano de Rafa.

 

Terminaron su set con “Unfallen” canción que gana cuando se endurece y “Joe CEO”,  temas muy rockeros que dejaron buen sabor de boca.

 

Continuamos con la última banda de la noche, los conocidos MOTHERSLOTH esta vez en formato trio y con nuevo bajista. La banda nos brindó el adelanto de lo que será su nuevo disco casi íntegramente en este set, una descarga de metal más enérgica a la que nos tenían acostumbrados, con algunos guiños al doom, como venía siendo su seña de identidad, pero con más metal siguiendo la línea de contundencia que les identifica.

 

MOTHERSLOTH comenzó el show con “Pile of Fortune” tema de su primer disco HAZY BLUR OF LIFE, canción imprescindible en sus shows cuya fuerza y entrega, en seguida consiguieron la integración del público. Seguidamente dieron paso al estreno de los temas de su próximo discode título MOON OMEN, que verá la luz en marzo del próximo año 2017. La primera, “Once Human”, se vio en la prueba expectante de esta nueva propuesta, encontrándose un buen recibimiento entre el público. Y como de eso se trataba, mostrándose cómplices e interactuando con la audiencia en todo momento, lanzaron así “The Firemill” y “Wish for Dawn”, que fueron dos rocas de riffs pesados pero activos, dejando de lado ese doom con cortes progresivos que tienen los primeros discos. En ambas coexistían el combo de bajo y batería y en otras ocasiones cada instrumento tenía su propia parcela en comunión absoluta, permitiendo los pases de guitarra con tal potencia que, aunque la voz de Dani se notaba un poco resentida, todo encajaba a la perfección.

 

 

Tras vítores de las primeras filas, nos regalaron una versión de “Wheels of Confusion” de BLACK SABBATH, la cual saldrá en un recopilatorio de los de Birmingham que el sello Stone Groove Records está creando, y que terminó de esparcir la locura entre los asistentes, con una jam soterrada en la que la destreza de Oscar a la batería nos volvió a dejar boquiabiertos.

 

Anunciaron que acababa la noche con “Dooms day Cybor”, más directa que las anteriores, quizás con giros menos técnicos, pero con un resultado rabioso y atronador, a mitad del tema hacen uso de un Theremin que convierte la parte central en una vorágine de psicodelia en el que culminaba una actuación de mucho carácter.

 

En definitiva, la tercera edición de POPUFEST no defraudó, pese a haber tenido menos audiencia que las dos anteriores, disfrutamos eso sí, de los dos denominadores comunes que tiene este evento, calidad y profesionalidad.

 

Una crónica de EL MOLÓMETRO

Fotos de Alberto Arteche 

(owowo.fx@gmail.com)