Ananda Mida

Cathodnatius

Go Down Récords (2019)

 

------------------------------------------------------------

 

El debut que Ananda Mida editó en el año 2017, supuso una agradable sorpresa para esta web. Teniendo en cuenta que cada vez nos cuesta más encontrar un producto musical fresco en la actualidad underground de hoy. La música de esta formación fue singularmente sorpresiva en su momento. Cathodnatius es su segundo disco, editado de nuevo bajo Go Down Récords. Discográfica italiana que lleva confiando en nosotros, desde los comienzos de esta segunda etapa de Mentes De Ácido.

 

 

Anodnatius fue un disco simbólico y un interesante espectro iniciático para estos músicos italianos. Bajo la premisa de un rock neo-psicodélico y un rollo tántrico muy singular con cierta cercanía al sonido progresivo tanto inglés como italiano, la música de este disco era envolvente y original. Sin duda, tenían difícil llegar de nuevo a las alturas con este tremendo debut bajo el ala y personalmente, empezaba a dudar que tuviera una continuación real. Pero me han dejado con la boca totalmente cerrada. Como una evolución directa de su primer álbum, este Cathodnatius emerge desde lo más profundo de la costa italiana para deleitarnos de nuevo con un disco fantástico lleno de detalles y diferentes matices. Con cambios mínimos en la formación, Max Ear sigue al frente del mismo a las baquetas, Davide Bressan al bajo, Matteo Scolaro y Alessandro Tedesco a las guitarras, y a las voces tenemos a Conny Ochs, única nueva incorporación. Ochs tiene una larga trayectoria con una carrera en solitario centrada en sonidos folk pero de ámbito oscuro, sonidos años noventa y con conexiones de estilo doom experimental. De hecho acaba de editar un disco llamado Doom Folk, que sin duda ha sido toda una sorpresa sonora para un servidor. También colaboró con el histórico Wino en un proyecto acústico llamado Heavy Kingdom. Sacaron un único disco en el año 2012. Repite con la portada el grupo artístico llamado Eeviac. Y en ella vemos una semejanza evidente con la portada de su debut, pero en un sentido particularmente inverso. Una alegación espiritual de la noche y el día, o vete tú a saber qué!! Habría que preguntar a los implicados.

 

 

A diferencia de su primer disco. Cathodnatius contiene un espíritu mucho más oscuro, producto de la madurez como grupo y el asentamiento de las bases de su sonido. Como ya hemos comentado, encontramos un rock psicodélico donde las melodías son importantes y la densidad es bastante liviana. Sonidos como el stoner rock tienen una cierta presencia, pero llevado más hacia el rock “desértico” de formaciones como Yawning Man u Orquesta Del Desierto. El disco comienza con un tema llamado “The Pilot”, un inicio rompedor donde se mezcla el hard rock y la psicodelia con algunos componentes áridos, en la línea de My Sleeping Karma y grupos similares. Las guitarras suenan brutales, y la composición tiene una cohesión general que hace ver del evidente proceso evolutivo de esta formación. En “Blank Stare” alegran el ritmo con un rock contundente y directo, mezclan melodías precisas y muy adictivas incluyendo también algún sonido space. Como al comienzo, en “Pupo Cupo” vuelven a degustarnos de sonidos más expansivos y psicotrópicos, pero donde tienen desarrollo los sonidos progresivos de aquella década dorada de los años setenta. La composición contiene numerosos matices a tener en cuenta, y verdaderamente este es un disco que te va a pedir unas ciertas escuchas para alcanzar su cima como oyente. “Out Of The Blue” es un bonito tema acústico que pone fin a la primera cara del álbum, y da un cierto descanso a la quema de neuronas por la indigestión de setas alucinógenas. La segunda cara del disco la ocupa un solo tema de veintidós minutos, llamada “Doomland The Medicine Man”. Esta está dividida en cuatro segmentos diferentes, titulados “Towers And Holes”, “Opening Hours”, “Rude Awakening” y “The Medicine Man Is Looking For A Cure”. En su nivel general, os puedo asegurar que es todo un temazo. Mezclando sonidos más densos de lo habitual e instrumentaciones con diferentes y vertiginosos cambios de ritmos, han realizado una sorprendente suite  de rock progresivo clásico teniendo en el punto de mira a formaciones como King Crimson o Hawkwind. Pongo hincapié en el tremendo solo de guitarra a mitad de tema, que es toda una voladura de cerebro. Que gran vuelta por parte de Ananda Mida, y un gran comienzo del año que nos pone en situación de mostraros diferentes novedades futuras del ámbito psicodélico actual muy sugerentes. Sí señor, bravo por Ananda Mida. 

 

Reseña de Germán Ramírez  

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Más información sobre este disco, aquí.

Reseña sobre su primer disco, aquí.