Arthur Lee

Vindicator

A&M Récords (1971)

 

--------------------------------------------------------------

 

Negar la importancia de una figura como Arthur Lee en la historia de la música popular es negar algo evidente. Diferente, es que su historia personal fuera una concatenación de actos que le llevaron al desastre en todos los sentidos. Y es que verdaderamente dentro de su contexto histórico, Arthur Lee y su grupo Love no llegaron a tener la repercusión que a día de hoy parece que tenían. Tras dos discos que pasaron muy desapercibidos entre el público, siendo esta banda una de las grandes propuestas por parte de Elektra, decidieron echar toda la carne en el asador grabando uno de los discos más míticos de los años sesenta: Forever Changes. Las ventas tampoco fueron buenas, y la crítica se cebó con el disco tachándolo de poco sustancioso, aburrido, con nula inspiración o rozando lo amateur. El carácter orgulloso y fuerte de Arthur Lee tampoco ayudó a que la discográfica Elektra pudiera dirigir adecuadamente la carrera del grupo, por lo que decidió darle más empuje a bandas como The Doors, Earth Opera o Tim Buckley. Provocando también la determinante disolución de la formación original de Love.

 

A partir de aquí, hubo un absoluto reseteo en la forma de ver la música de Arthur Lee. El sonido de los años sesenta iba evolucionando como bien sabemos todos, y el sonido pop iba endureciéndose hacia un rock psicodélico y experimental con bandas como Cream, Jimi Hendrix Experience o Jefferson Airplane a la cabeza. Lee decidió mantener el nombre del grupo, y buscar una nueva formación para Love. Siendo todo este proceso muy rápido en el tiempo. Es interesante como esta segunda etapa de la banda, ha sido totalmente anulada de la historia de la música. Siendo tratada como si de cualquier otra banda underground se tratara. En los años 90 y gracias a algunas formaciones de pop alternativo de la época como Yo La Tengo, hubo un resurgimiento hacia Love y especialmente hacia su disco Forever Changes. Algo que llevó al meritorio sitio que tiene hoy como uno de los grandes discos de su tiempo. No pasó lo mismo con el resto de su discografía posterior. Y es que Arthur Lee verdaderamente no terminó de levantar nunca la cabeza, aunque su música rozara a veces lo sobrenatural.

 

El contrato con Elektra se mantuvo, así que Four Sail fue el último disco editado con esta discográfica. La música de Hendrix fue una impactante influencia, algo que se fue haciendo cada vez más patente en su propia música. Y más, teniendo en cuenta que Lee tenía cierta amistad con Hendrix desde su época primeriza en la banda Glass Roots. Aunque mucho se ha dicho sobre todo esto, y verdaderamente no está clara la historia oficial ni cuando comenzó la amistad de forma exacta . El sonido de Love en Four Sail empezó una electrificación total, con el guitarrista Jay Donnellan a la cabeza. Tras acabar el contrato con Elektra, fueron fichados por Blue Thumb. Pequeña discográfica donde también tuvo cabida la carrera en solitario de Dave Mason. A finales de 1969 grabaron un doble álbum llamado Out Here. Una pieza colosal donde el arte compositivo de Lee alcanzó cotas de genio creativo difícilmente inigualables. “I’ll Pray For You”, “Listen To My Song”, “Gather Round”, una regrabación endurecida de “Signed D.C.”, “I Still Wonder” y “Love Is More Than Words…”, donde se registraron unos espectaculares solos tanto de batería como guitarra. Es difícil pensar que este disco pasara sin pena ni gloria por el panorama musical de la época, pero así fue. En 1970 editaron False Start, otro fantástico y desconocido disco con alucinantes composiciones como “Love Is Coming”, “Stand Out” o “Ride That Vibration”. Lo transcendente de esta grabación, fue que se aprovecharon unas sesiones que se grabaron con Jimi Hendrix para incluir un tema donde este participó. Era el arranque del disco y se llamó “The Everlasting First”. Pues ni por la participación de Hendrix, el disco tuvo alguna repercusión. La segunda encarnación de Love terminó tras la edición de este disco. En los años ochenta, Big Beat Récords editó un interesante recopilatorio que fusionaba tanto Out Here como False Start en un solo disco.

 

La amistad de Lee con Hendrix siempre tuvo rondándoles la idea de un nuevo proyecto en conjunto, que nunca terminaba de hacerse realidad para estos dos músicos. Lo único que fue una realidad, era el nombre de esa nueva formación: Band-Aid. Tras unas sesiones en el estudio para un siguiente disco bajo el nombre de Love que nunca vieron la luz en su momento. Y que desencadenaron en el póstumo disco llamado Black Beauty, editado en el año 2012 por High Moon Récords. Y teniendo en cuenta que la muerte de Hendrix, rompió cualquier intento de una futura formación con este. Arthur Lee decide acoger la idea de la Band-Aid, y grabar un disco en solitario. Apoyado por un agente de la discográfica A&M llamado Allan McDougall. Lee decidió apartar el nombre de Love desde el comienzo de la grabación. Aunque el verdadero intento de la discográfica fue editar un nuevo disco de Love, pero no llegó a cuajar por supuestos problemas legales. Con un cambio estético evidente al raparse la cabeza a cero y tras una portada con signos de denuncia social, Vindicator fue editado en el año 1971. Pasaron algunos años hasta que Arthur Lee volviera a sacar algún trabajo discográfico. Fue en 1974, y se llamó Reel To Real. Editado por RSO Récords, este fue el último disco editado por Love. Tras años estando descatalogado, se reeditó en 2015 gracias a High Moon Récords. Todo lo que vino después fue decadencia pura para Lee, teniendo serios problemas con la justicia y un total olvido musical durante años por parte de la sociedad. Es interesante como en la revista Rolling Stone, lo recordaban como una de las mentes maestras del pop psicodélico de los años sesenta tras su muerte en el año 2006. Cuando en esa misma revista, originalmente tachaban su trabajo de compositor como inconsistente, entre otras perlas. ¡Viva el periodismo musical!

 

La formación que grabó Vindicator junto a Arthur Lee, estaba formada por Frank Fayad al bajo, Don Poncher a la batería y Craig Tarwater a la guitarra. Musicalmente, Vindicator es un disco de sonido hendrixiano crudo y apelmazado, aunque ahí estuvieran ciertas florituras pop que siempre han sido marca de la casa para Arthur Lee desde sus comienzos con Love. Comienza con “Sad Song”, un potente blues rock de sonido básico donde encontramos a un Lee desatado a las voces. Sigue con una de las mejores composiciones de este álbum, “Love Jumped Through My Window”. Aquí se unen tanto el estilo rock de la época, como la versatilidad compositiva de Lee a la melodía junto con ese toque pop tan especial. Una pequeña joya musical que pone en píe algo evidente, este tío era un puñetero genio. “Find Somebody” es un tema a ritmo funk pero crudo y eléctrico. Tarwater es un magnífico guitarra que aporta en este disco un sonido hendrixiano vital para el oyente. Rebajan el tono en “He Said She Said”, corte de sonido blues con un Lee sensual y hábil a las voces. Tras un nombre como “Everytime I Look Up I’m Down Or White Dog (I Don’t Know What That Means!)”, nos encontramos con una evidente influencia por parte de John Lennon y su Everybody's Got Something to Hide Except Me and My Monkey”. Una burrada de tema que pone el énfasis musical en la hard psicodelia de aquellos años. “Everybody’s Gotta Live” rescata el sonido Love, con un medio tiempo melodioso y muy gratificante al oído. Se hace palpable el sonido Hendrix en “You Want Change For You Re-Run”, una oda absoluta hacia temas como “Voodoo Child (Slight Return)” con la guitarra de Tarwater echando humo. “He Knows A Lot Of Good Women (Or Scotty’s Song)” retoma la vía de la sensibilidad pop con esta agradable y maravillosa composición. El tono de voz de Lee es perfecto para este tipo de canciones melódicas. Con “Hambuger Breath Stinkfinger” bajan un poco el nivel, con este tema un tanto esperpéntico en su estructura. Tras un pequeño corte de tipo interlúdico llamado “Ol’ Morgue Mouth”, termina este disco con “Busted Feet”. Volviendo al sonido hendrixiano en este maravilloso y contundente final. La edición en CD de A&M Récords editado en el año 1997, tuvo una serie de temas extras que añadían un punto más de calidad a este tremendo disco. Aparte de algunas versiones primerizas de temas incluidos en Vindicator, también había una versión de un tema de Hendrix: “E-Z Rider”. Recabando sin duda en el respeto que tenía Lee por la música de Hendrix. Es una desgracia sin duda que la faceta más eléctrica de Arthur Lee sea todo un misterio para muchos. Aquí le cedemos un pequeño homenaje a este maestro.

 

Reseña de Germán Ramírez 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Algunos datos biográficos, sacados de textos elaborados por Richard Morton Jack, Sid Griffin, Brian Hogg y Andrew Sandoval.