Asimov

 "Truth"

Guerssen Records  (2017)

__________________________________________

 

Entre las nuevas referencias distribuidas por Guerssen Records nos encontramos con Truth, el tercer disco de los portugueses Asimov. Formados desde 2011 y ubicados en la capital, Lisboa, a la hora de grabar este disco aun eran un dúo con Carlos Ferreira (voz – guitarra) y João Arsénio (voz – batería). Sin embargo, actualmente son un trío, ya que últimamente se les ha unido Rodrigo Vaz al bajo. Truth fue editado en CD en 2016 por Raging Planet y Ya Ya Yeah en casete, pero de la versión en vinilo se encarga Guerssen Records, tú eliges en que formato lo quieres, pero en todo caso este es un disco muy recomendable

 

Evidentemente, el nombre del grupo está tomado del clásico autor de ciencia-ficción, lo cual considero que es un puntazo.

 

Cada día es más común que haya grupos formados por solo dos miembros (aquí en España tenemos varios ejemplos ilustres, entre los que destacaría los actuales Orthodox o Cowboy Lovers), aunque hasta no hace mucho no era algo tan común, siendo unos de los iniciadores de esta corriente la banda americana OM (con Al Cisneros y Chris Hakius, la sección rítmica de los mitológicos Sleep). Este tipo de alineación tiene sus limitaciones, ya que es irremediable que se note que falten elementos a los que estamos acostumbrados en la música rock, en este caso el apoyo del bajo a la batería, pero a la vez esto fuerza al grupo a suplirlo con ímpetu e inventiva. El resultado suele ser un sonido más directo, que, no obstante, en el caso de Asimov logra transmutarse de alguna manera en una música más expansiva, aunque la verdad es que partiendo de una base muy sencilla y primigenia, incluso muy cruda en ciertos momentos, siendo ese uno de los mayores encantos de Asimov. Carlos Ferreira usa su guitarra de una manera prominentemente rítmica, con afinaciones muy bajas, supliendo el bajo con efectos y loops por debajo de la guitarra principal. Los solos de guitarra no son muchos, pero cuando éstos llegan su sonido se ilumina muchísimo. Podríamos calificar a Asimov como psicodélicos, pero yo creo que por la crudeza y desnudez de su música prevalece un espíritu que podríamos definir más bien como garagero y sobreto hardrockero. En esto me recuerda mucho a los americanos The Flying Eyes, por esa cualidad blusera, oscura y densa, encontrando además muchas similitudes de las voces que escuchamos en Asimov con las de Will Kelly, siendo el nexo una especie de deuda con Jim Morrison, aunque pasándolo por un filtro mucho más rudo y alucinado en comparación con el mítico vocalista de los Doors.

 

El disco se abre con “Nothing Return” un tema de casi 10 minutos a medio tiempo y desprovisto de todo lo superfluo, con un sonido muy pesado y cargado de electricidad. Aunque tiene una atmósfera lisérgica no llega a despegar del todo y te deja con ganas de más, puede más la herencia troglodita que aun se esconde por algún rincón de los genes de Carlos y João. El segundo corte, “She’s Heading West”, es mucho más movido y cercano al garage, con ciertos momentos que podrían hacernos pensar en unos 13th Floor Elevators embrutecidos tocando al estilo de Blue Cheer. “The second Floor” es un bonito intermedio acústico entre tanta tormenta de decibelios, acertada muestra de finura, aunque efímera. “The Major’s Ship” es prácticamente un instrumental que arranca de forma demencial, sonando aquí los Asimov mucho más abiertamente psicodélicos, aunque sin abandonar las referencias más duras de los 70. Aquí me recuerdan mucho a los míticos y añorados Mermaid de Pamplona. “Onward” es mucho más sutil y evocadora, no quedaría mal en la banda sonora de un western psicodélico o algo así. Con Even Tame Tigers Bite Their Masters” vuelven a un sonido más dinámico y tendente a los cambios de ritmo. Cierra el disco el corte titulado “Don't Leave Me Demon”, el tema que quizás más me gusta, el cual va desarrollándose poco a poco, lentamente y sin prisas, hasta llegar a una jam lisérgica muy intensa (en donde por cierto creo que suena un bajo ¿¿??) y plena de muchos cromatismos sonoros.

 

En definitiva, un disco que podrá gustar a muchos fans del rock psicodélico, aunque, ojo, desprovisto de muchos de los efectismos y refinamientos que caracteriza este tipo de música. Ahí radica gran parte de su encanto y originalidad. En mi opinión, el último tema del disco marca, quizás, una interesante vía de desarrollo para el sonido de Asimov, ahora que son un trío quizás ha llegado el momento de despegar del todo y rompernos la cabeza con ese tipo de jams ácidas.  

 

Reseña de A. Ramírez

 

_____________________________________________________

 

Más información sobre Asimov en su bandcamp.