Blue Cheer

7

Shroom Angel Récords (2012)

 

----------------------------------------------------------------------

 

Hablar de Blue Cheer, es hacerlo de una parte importante de la música rock. Adjudicados supuestamente  como los grandes pioneros del heavy metal y reconocidos sobretodo por su excesivo consumo de drogas, las conexiones con los Hell Angels o el alto volumen con que solían tocar en los conciertos. No obstante, a día de hoy parece que siguen siendo un grupo más bien incomprendido en su fuero interno, aunque traídos a la actualidad gracias al auge de estilos musicales como el stoner rock. Blue Cheer fueron en sus inicios una canalización enérgica de improvisación libre y espíritu innovador. Con esta reseña, queremos rendir pleitesía a un hombre que dedicó toda su vida a seguir una senda determinada y que nunca quiso salir de ella, por muy mala que fuera la época que le tocó vivir.


Blue Cheer descargaron todo su potencial a finales de los sesenta y la juventud de aquella época les acogió con los brazos abiertos. Tras varios cambios de formación, en 1967 supieron verles las posibilidades al formato trío, especialmente tras ver a The Jimi Hendrix Experience en directo. Por lo que desembocó en la grabación de dos discos que fueron clásicos determinantes del rock ácido estadounidense. Aunque primero grabaron un sencillo con los temas "Summertime Blues" y "Out Of Focus", editado a finales de 1967. La re-actualización de un clásico como "Summertime Blues" entró de lleno en las listas de éxitos de forma determinante. Poco después, el debut titulado Vincebus Eruptum salía a la calle. En cuestión de meses tenían grabado un segundo disco, titulado OutsideInside, del que se extrajo un sencillo con las composiciones "Just A Little Bit" y "Gipsy Ball", que también fue también un éxito de ventas. Este segundo disco era tan innovador que se adelantó en sonido a bandas como Motorhead. ¿No te lo crees? Escucha "Come And Get It". También supieron verle el valor a la reinterpretación de temas encuadrados en otros estilos, como era la maravillosa versión de "The Hunter".


A partir de este segundo disco empezó a complicarse la cosa. Tras la desaparición de la formación más clásica y recordada de Blue Cheer, a causa del abandono de Leigh Stephens, empiezan una serie de constantes cambios de miembros en el grupo. Manteniéndose Peterson como indiscutible líder del grupo, en 1969 se editó un tercer álbum que compartía diferentes músicos en su repertorio. Por un lado, entró Randy Holden, proveniente de la formación de sonido garage psych,The Other Half. Su papel en este disco no llegó a estar completo, pues a mitad de la grabación fue sustituido por Bruce Stephens a la guitarra, junto al añadido de Ralphs Kellog a los teclados, llegados de Mint Tattoo. Este  grupo había grabado en ese mismo 1969, un estupendo disco homónimo de sonido west coast y rock convencional. El tercer álbum de Blue Cheer se tituló New! Improved!, y aunque no tenía la energía de sus antecesores discos (debido a la insistencia de la discográfica para que cambiaran de estilo), sí que fue una fantástica obra de hard rock ácido. Holden aportó algunas composiciones propias, incluyendo una primeriza versión de "Fruits And Icebergs". Este tema, también fue incluido en su disco en solitario: Population II. Junto a
Chris Lockheed a las baquetas, ex miembro de KAK, Holden supo grabar una obra maestra de rock contundente en forma de oda a la guitarra eléctrica. Gracias a Internet, Population II tuvo un buen reconocimiento al ser reeditado de forma no oficial por Progressive Line, y debido a su sonido innovador fue adoptado por generaciones más jóvenes como disco de cabecera. Por otro lado, Stephens decidió irse a la aventura y vivir con sus propios ojos lo que se estaba cociendo en Inglaterra por aquel entonces. Incluso llegó a grabar una serie de discos con músicos ingleses. Aunque antes grabó un álbum en Estados Unidos, este se llamó Red Weather. A diferencia de lo que hizo con Blue Cheer, el sonido de era más convencional, aunque de gran calidad. En Inglaterra formó una banda de corta vida, llamada Silver Metre, la cual publicó un fantástico álbum de blues rock en 1969, que a día de hoy sigue siendo un gran desconocido en su carrera. Un segundo disco en solitario fue grabado en tierras inglesas antes de volver a Estados Unidos: And A Cast Of Thousands, que fue editado en 1971 por Charisma Récords.

 

 

Los miembros de Mint Tattoo que se unieron a Blue Cheer, mantuvieron su posición junto a Peterson durante una determinada época. Aunque Paul Whaley decidió tirar la toalla definitivamente, el magnífico batería nunca dejaría de lado su amistad con Peterson, colaborando en el futuro con Blue Cheer en determinadas ocasiones. El reemplazo fue Norman Mayell, procedente de la formación de rock psicodélico Sopwith Camel, estableciendo la formación que grabó un nuevo disco en 1970: The Original Human Being. El cambio hacia un sonido west coast era más que evidente con este artefacto, acentuándose más en su siguiente álbum titulado Blue Cheer a secas, también editado en aquel mismo año. El quinto disco de Blue Cheer, contenía una esplendorosa versión de "Hello L.A., Bye Bye Birmingham" o fabulosas composiciones de Stephens, como "You're Gonna Need Someone" o "Saturday Freedom". Tuvieron la colaboración del guitarrista Gary Yoder de KAK, formación que en 1969 grabó un único disco, siendo una de las obras maestras de la psicodelia west coast. Aunque Yoder fue solo colaborador en el quinto disco de Blue Cheer,  finalmente acabó formando parte del grupo en 1971. Stephens y Kellogs se habían bajado del carro por aquella época, formando después el grupo Pilot. Y a excepción de Mayell, el resto de los miembros de Blue Cheer eran de nueva incorporación. Grabaron otro disco titulado Oh! Pleasant Hope, el cual era un buen trabajo de sonido west coast y psicodelia, pero no llegaba al nivel de sus anteriores trabajos. Tras acabar muy quemado mentalmente con el mundo de la música, Peterson tira la toalla y decide retirarse por un tiempo. Pero la huella sin duda estaba marcada, y es que solo hay que ver todo lo que generó este músico a su alrededor y la cantidad de grandes músicos que colaboraron con él, en muy pocos años. Como grupo, Blue Cheer perdieron fuelle durante mucho tiempo, en cuanto a referente musical. Pero las reediciones que se efectuaron por parte de Akarma, hicieron que desde finales de los noventa tuvieran una repercusión y reconocimiento evidente en gran parte de Europa.


Peterson estuvo casi toda la década de los años setenta retirado del mundo de la música, pero a finales de ésta decidió volver al ruedo con una nueva formación. A él se le unieron dos jóvenes músicos, llamados Tony Rainier (guitarra/voces) y Michael Fleck (batería). Sin contrato discográfico, deciden ir al estudio para grabar un nuevo disco. Es una decisión impulsiva que acaba en la no edición de este material, fracaso que llevó a la banda a volver a la oscuridad hasta mediados de los años ochenta. La discográfica Megaforce Récords decide dar una oportunidad a Peterson y compañía, por lo que graban un nuevo disco, que se editaría por fin en 1985. Titulado The Beast Is... Back, incluyó re-grabaciones de viejos éxitos de la banda como "Summertime Blues", "Parchment Farm" o "Babylon". Whaley había vuelto a Blue Cheer, siendo el encargado de grabar las baterías para este álbum. Rainier se convirtió en miembro permanente del grupo. Esto supuso que volvieran cada cierto tiempo a grabar nuevo material, hasta el fallecimiento de Peterson en el 2009.


Las grabaciones incluidas en 7, son todas aquellas que no fueron editadas a finales de los años setenta, concretamente en 1979. Saliendo a la luz por fin en 2012 en una primera versión en vinilo por la discográfica americana Shroom Angel. Dos años después fue reeditado en CD. Encontramos aquí un documento que es prácticamente un tesoro musical. Vistas desde un angulo general, podemos decir que estas grabaciones son totalmente devastadoras. Incluye versiones salvajes y aceleradas de "Summertime Blues" y "Route 66". También rescatan "Out Of Focus", para disfrute del oyente. Rainier, aparte de ser un competente guitarrista, nos ofrece una serie de composiciones propias de alta calidad. Como "Take Me Away", "Starlight" o "Child Of The Darkness", donde resuenan ecos de unos UFO con un alto índice de toxicidad mental. Se incluyen un total de diecisiete temas, junto con tomas y mezclas alternativas. Hay que decir que Peterson está soberbio a las cuatro cuerdas, tremendo bajista. Claramente, no supieron las discográficas ver el potencial a estas grabaciones dedicando su tiempo a mierdas musicales de estilo AOR, o a géneros imperantes como el punk rock o el NWOBHM. Para el año 1979, Blue Cheer eran unos dinosaurios sin ningún tipo de oportunidad. Que equivocados estaban.

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Más información sobre esta edición, en este correo: shroom@trinicom.com o aquí.