The Bevis Frond

We're Your Friends, Man

Fire Récords (2018)

 

------------------------------------------------------------

 

Los tiempos han cambiado desde hace ya mucho en este mundillo. Todo está mucho más asentado y la accesibilidad hacia todo lo cultural, permite entablar conocimientos en cuestión de pocos días que antes costaría décadas asimilar como aficionado. Conocer a The Bevis Frond en el año 1993, era como conocer un auténtico tesoro musical que solo unos pocos podían adquirir. De hecho, la música de este grupo era tratada como si eso mismo fuera. Una oscura grabación conseguida en un desván cualquiera, gracias a su peculiar producción y su extraña música psicodélica. La neo-psicodelia inglesa tuvo aquí a uno de sus más firmes representantes, que a día de hoy persiste ya como un clásico del género. Pero no precisamente viviendo de los réditos del pasado. Finalizando el año, aquí tenemos un nuevo disco de esta formación, dando constancia de que a The Bevis Frond le queda mucho por decir.

 

Detrás de The Bevis Frond, nos encontramos a un músico inglés llamado Nick Saloman. La discografía de Saloman es totalmente descomunal. Sin contar proyectos paralelos, solo bajo el alter ego llamado The Bevis Frond, tenemos un total de casi treinta lanzamientos discográficos. Por lo que como suele ser habitual, desarrollaremos un repertorio de sus discos más significativos para esta página web. Verdaderamente desde su niñez en Inglaterra, Saloman supo vivir todo el rock psicodélico de la época de primera mano. Uno de los discos que más le llamaron la atención fue The Savage Resurrection, disco comprado de primera mano en una tienda cuando era un adolescente. Teniendo la oportunidad de escribir la introducción para una de las reediciones que se hicieron de este disco, a finales de los años noventa. Así que la persistente afición musical le llevó desde muy joven a aprender a tocar la guitarra e iniciar sus propios proyectos personales junto con las primeras grabaciones efectuadas por él mismo desde su propia casa. Envuelto desde los años setenta en proyectos de índole psicodélica y también post punk como The Von Trap Family o Room 13. No fue hasta mediados de los años ochenta cuando saca su debut bajo The Bevis Frond, titulado Miasma. Un proyecto propio donde él mismo se encargó de grabar todos los instrumentos. Dando también inicio a su propia discográfica llamada Woronzow Récords. Es muy curioso como en el propio artwork del disco, intentaba recrearlo como si se tratara de un cuarteto musical, cuando él mismo era quien lo hizo todo en su totalidad. Reckless Récords reeditó este mismo disco en el año 1988, para el lanzamiento de este en países como Estados Unidos. Miasma contenía un sonido psicodélico influenciado por igual tanto por The Beatles en estado psicodélico como sonidos post-punk de principios de los años ochenta. Su siguiente disco, y uno de los más aplaudidos por contener algunas de sus canciones más conocidas, se llamaba Inner Marshland. Igual de meritorio fue el doble vinilo titulado Bevis Through The Looking Glass. Un viaje de rock psicodélico totalmente fundamental para conocer este movimiento de la neo-psicodelia. Una de las principales características de estos discos, aparte de sus fantásticos temas o el buen saber de Saloman al tocar la guitarra, era el sonido casero de la grabación que fue uno de sus signos reconocibles más evidentes al ser grabados en dos o cuatro pistas. El proceso continuó con una serie de fantásticos discos titulados Triptych, The Auntie Winnie Album, Any Gas Faster o New River Head. Donde cada vez más fue mejorando la calidad del sonido de sus discos en estudios de grabación profesionales. También se editó el álbum titulado Acid Jam, un lanzamiento de música improvisatoria donde Saloman compartía sonidos con la banda The Ouskirts Of Infinity. En este fantástico grupo de sonido altamente hendrixiano, tocaba el guitarrista Bari Watts. Amigo de Saloman y habitual colaborador en los discos de The Bevis Frond.

 

Dave Pearce, Adrian Shaw, Paul Simmons y Nick Saloman.
Dave Pearce, Adrian Shaw, Paul Simmons y Nick Saloman.

A partir de discos como New River Head o London Stone es cuando empezó a gestarse la semilla de lo que es hoy el grupo. La psicodelia más salvaje fue cada vez más dejada de lado, y Saloman se centró en labores más compositivas, llevando cada vez más al grupo a un sonido liviano con el oyente donde el pop era altamente importante, sin dejar de lado las grandes dosis de guitarras eléctricas. También por aquel entonces, empezó a evolucionar la formación hacia la más longeva que ha tenido este grupo, con Andy Ward a la batería y Adrian Shaw al bajo. En el año 1998, compartió escenario junto a Country Joe McDonald. Esto se registró para la edición de un disco en 1999, titulado Eat Flowers And Kiss Babies. También ha compartido trabajos con el que fuera miembro de Tomorrow o The Pink Fairies: Twink. Este artefacto se tituló Magic Eye. Como podéis ver, la discografía de este hombre es nefastamente gigantesca. Comparandose equivocadamente su trabajo con bandas como The Pixies o Dinosaur Jr. En The Bevis Frond siempre hubo algo más que pop rock alternativo para adolescentes. Un punto de inflexión musical que para mí terminó en la etapa más actual del grupo, fue cuando en el año 2002 editó What Did For The Dinosaurs. Uno de sus mejores discos y donde el equilibrio entre improvisación de rock ácido y el sonido power pop, estaban prácticamente al cincuenta por ciento cada uno. De hecho, la estabilización entre el pop y el rock más eléctrico se ha mantenido durante todos los trabajos siguientes, finalizando en su último disco llamado We’re Your Friends, Man. De sus proyectos paralelos, me gustaría hacer hincapié en una formación editada bajo seudónimos, llamada Scorched Earth. En 2001, publicaron un disco llamado Fed To Your Head que era una bomba total de hard rock psicodélico. Saloman tocaba bajo el nombre de Chuck “The Horse” Kowalski. Desde esta página, sin duda sería todo un acontecimiento el que volviera a registrar sonidos perturbadores para el cerebro como el de este disco.

 

La última encarnación de The Bevis Frond consta, aparte de Nick Saloman a las voces, guitarra y teclados, de Paul Simmons a la guitarra, Adrian Shaw al bajo y Dave Pearce a la batería. Este We’Re Your Friends, Man ha sido editado por Fire Récords, quienes también están reeditando parte de la discografía clásica de The Bevis Frond. El disco está producido por Dave Palmer, productor también de todos los últimos trabajos del grupo en esta década. Como suele ser habitual, un disco de The Bevis Frond no suele ser especialmente corto. Que durara treinta minutos escasos, sería todo un acontecimiento poco habitual. El nuevo trabajo de The Bevis Frond contiene un total de veinte canciones repartidas en un doble vinilo o en doble CD. Si eres un veterano en esta formación, no vas a encontrar diferencias extremas en el sonido del grupo con respecto a sus últimos trabajos. Todo lo contrario, la clave en esta formación está en la alta facilidad de hacer canciones que tiene Saloman, sin salir nunca de unos patrones bien definidos. Todo un arte que hace de este hombre un prolífico compositor y un irreductible músico. Según mi opinión, nos encontramos aquí con uno de sus trabajos actuales más refinados donde el power pop alcanza cotas de ejemplaridad absolutas, siempre sin dejar de lado el rock psicodélico. Sin duda, todo un mérito que después de tantos años, la calidad sea una pronta en tu mente cuando empiezas a escuchar este nuevo trabajo. El arranque es espectacular, “Enjoy” es un corte bien definido en su estructura, donde Saloman nos muestra su buen hacer cuando llega ese ejemplar solo de guitarra de sonido desgarrador. El tema que da título al disco es un medio tiempo de pop folk con mucha belleza, volviendo a las acústicas posteriormente con gemas como “Little Orchestras”, “Venom Drain” o “Mad Love”. “Pheromones” es puro power pop con gran intensidad en las guitarras. “Lead On” es uno de los puntos más álgidos del disco, composición de gran minutaje y tremendo desglose de guitarras eléctricas al final. “In The Leaves” gira hacia el hard rock de índole americano, muy buen tema donde la batería suena con una pegada tremenda. El sonido de bajo toma protagonismo en “Growing”, teniendo este corte un momento para un rock ácido de indiscutible calidad. Vuelven de nuevo hacia el power pop melódico con “A Hard Way To Learn”, “Gig Bag”, “I Was A Bird” o “Old Wives Tales”. Las estructuras de “Young Man’s Game” o “Theft” son sencillamente perfectas, temas que sin dejar la contundencia de las guitarras eléctricas llegan hasta lo más profundo de la emoción humana. El hard rock hendrixiano tiene un buen exponente en “When You Cast Me Out”, con riffs y desarrollos de guitarras de alto octanaje. “Birds Of Prey” es una balada preciosista con guitarras eléctricas que son un clásico en los discos de este grupo, momento intimista absoluto. “And Relax..” es pop rock psicodélico de ambiente oscuro y con pocas florituras, donde el tono de las guitarras recuerdan a antaño, tremendo tema. Dando una vuelta de tuerca con “The Steeple Doesn’t Reach The Sky”, rock psicodélico sorprendente y directo al consciente humano como solo puede hacer alguien que bien controla de esto. Sí señor, y Nick Saloman controla a la perfección… Que temazo. En los discos de The Bevis Frond es habitual terminar con un tema de gran minutaje teniéndo a la guitarra eléctrica como eje central. Saloman es un fanático de Jimi Hendrix y nunca ha dudado en demostrarlo, siendo a día de hoy uno de los mejores guitarristas de la actualidad aunque muy poco reconocido fuera del circuito underground. Los trece minutos que constituyen “You’re On Your Own” son el grand finale de este disco. Dejando claro que Saloman parece que nunca va a caer, todo lo contrario… Sube, y sube cada vez más y solo lo va a parar el final para el que todos estamos aquí. En esta casa somos unos auténticos fanáticos de uno de los más grandes maestros de la psicodelia, y le rendimos pleitesía desde hace ya muchísimos años. 

 

Reseña de Germán Ramírez   

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí.