The Classics IV

Spooky/Mamas And Papas-Soul Train/Traces/Song

BGO Récords (2018)

 

-----------------------------------------------------------------

 

En los años 60, el soft rock dio mucho de sí con multitud de formaciones que equiparaban todas las listas de éxitos. Había para todos los gustos, y por supuesto, esto era a expensas de las auténticas formaciones que iniciaban estilos musicales y eran el gran paradigma de la creación musical de aquellos años. Classics IV eran una de esas bandas de estilo sencillo que grababan el material discográfico con abundante repertorio de versiones de estilo pop rock. BGO Récords ha reunido toda su discografía inicial, en este doble CD editado a finales del año pasado.

 

Procedentes del sur de Estados Unidos, particularmente situados en Florida, comenzaron su carrera musical bajo el nombre The Classics. Aunque sus miembros provenían de formaciones como The Echoes o Leroy And The Moments. Principalmente, The Classics eran una formación centrada en versiones y temas instrumentales que tocaba en clubs de campo y fiestas privadas. Descubiertos por una agencia de talentos, fueron fichados por Capitol a mediados de los años sesenta. Aunque anteriormente ya habían editado algún que otro sencillo en discográficas muy pequeñas. La relación con Capitol Récords duró solo para un puñado de sencillos. Debido a la presión que ejerció el manager del grupo Buddy Buie sobre radios y DJs musicales, el sencillo “Pollyanna” llegó a entrar en las listas de éxitos, aunque de forma muy modesta. Rompieron el contrato con Capitol, y fueron fichados por Imperial. Esta discográfica era propiedad de Liberty Récords, vendida a esta en 1964. Entraron en el estudio para grabar un sencillo con el tema “Spooky” como principal composición. Este era un tema instrumental que tocaban en directo tiempo atrás, y al que le pusieron posteriormente letra. Fue en éxito de ventas llegando a un puesto bastante alto en las listas. Esto molestó a Mike Sharpe, quien estuvo en la época inicial de The Classics y fue uno de los compositores del tema. La discográfica les exigió un disco, y el resultado fue editado a comienzos de 1968. Titulado también Spooky, el disco contenía multitud de versiones en su repertorio. Es curioso, pero este disco contenía modestas referencias al consumo del LSD y toda la moda hippy de la época en el corte “Book A Trip”.

 

Para aprovechar el tirón que tenía “Spooky” en las listas de singles. Imperial les instó a seguir grabando en el estudio y que surgiera prolíficamente un álbum detrás de otro. Su segundo disco se tituló Mamas And Papas/Soul Train. Y este disco, contenía mucho más material propio que su anterior debut. Según avanzaban, iban dejando el pop rock más facilón y se centraban en hacer incursiones en géneros algo más arriesgados. Así en su tercer álbum, empezaron a incluir temas de música jazz, aunque encuadrados en el sonido soft con orquestaciones de estudio. La discográfica estiró el chicle del éxito de esta formación en las listas gracias a “Spooky”, para editar algún que otro recopilatorio y así ir alternando con los discos en estudio que se iban sucediendo uno tras otro. El siguiente álbum que sacaron se llamaba Traces, y el propio Buddy Buie ejerció de productor de estudio. Este disco llegó hasta el puesto número 2 de las listas, haciéndoles llegar por entonces a lo más alto. Debido a presiones de la discográfica hacen un giro drástico a la formación, dándole más protagonismo a su vocalista, cambiando el nombre del grupo a Dennis Yost and The Classics IV. A comienzos de los años setenta, se edita un disco llamado Song donde tras el aparente liderazgo de Yost se encontraba una reunificación de la formación con músicos de sesión en su totalidad. Este sería el último disco de esta etapa y es que no tuvieron el éxito esperado acabándose así el contrato con Imperial. Aunque en 1973 se editaría un álbum bajo el nombre Dennis Yost And The Classics IV, llamado What Am I Crying For You?. Este saldría bajo la discográfica MGM South Récords, empresa de corta existencia. En 1975, Yost intentó hacer carrera como solista pero no llegó a tener ninguna relevancia musical. En cambio, otros integrantes de la primera formación del grupo crearon Atlanta Rhytm Section, viviendo así una placentera época de éxito en la década de los años 70.

 

Lo curioso de este tipo de formaciones, es que parecía importar poco el incluir los créditos del personal que participaba en la grabación. Era más importante resaltar la importancia que tenía su manager al incluir créditos en las canciones, el nombre del vocalista o el de su guitarra, llamado J. R. Cobb, al involucrarse también en la composición de los temas de forma sustanciosa. Pero el resto de sus integrantes permanecían ocultos en los créditos aunque eso sí, aparecieran en portada. Claramente, esto era una jugada empresarial al estar de moda los conjuntos más que los solistas en según qué géneros musicales. Este tipo de prácticas eran muy abundantes dentro de los grupos de soft rock o pop destinados a las grandes ventas de discos. El estilo musical de Classics IV tenía poco de arriesgado en verdad. Pop melódico en cantidades industriales, algo de rythm and blues, funk y baladas con mucha carga emotiva. Lo que no quita que fueran una gran banda con algún momento de gran calidad para el oyente. Sin duda, eran un gran grupo y Dennist Yost tenía una voz bastante versátil. En este doble CD te vas a encontrar un poco de todo lo que se hacía por entonces. En sus tres primeros discos encuentras algún pop rock con guitarras eléctricas como “Just Between You And Me”, “Book A Trip” o “Bed Of Roses”. Medio tiempos melódicos de mucha inspiración como “By The Time I Get To Phoenix”, “Everyday With You Girl” o “Waves”. Magníficas baladas soul pop como “Goin’ Out Of My Head”, “Traces” o la conocida “Spooky”. Versiones conocidas de “Daydream Believer”, “Sunny”, “The Girl Of Ipanema” o un tremendo “Bus Stop”. Rythm and blues rompe pistas como “Soul Train”, “It Ain’t Necessarily So” o “Ladies Man”. Sencillas incursiones en el jazz melódico más básico o las orquestaciones como “Free” o “Something I’ll Remember”. El único disco incluido aquí como Dennis Yost And The Classics IV se centraba sobretodo en pop orquestado con incursiones sencillas en el jazz o la música popular bajo baladas empalagosas, en la línea de Neil Diamonds o Blood Sweat And Tears con una faceta mucho más comercial. En su totalidad, este doble CD contiene 44 temas que hay que degustar con tranquilidad dejándonos un pedazo de historia del exitoso pop de los años 60. 

 

Reseña de Germán Ramírez  

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí

Algunos datos biográficos, sacados de un texto elaborado por Charles Waring.