David

David

Sound Canada (1968) / Gear Fab (2001)

 

---------------------------------------------------------------------

 

Volvemos a una de nuestras discográficas favoritas en Mentes De Ácido. Os puedo asegurar que en esta casa, sentimos predilección por las reediciones que efectúan Roger Maglio y compañía. Una labor de rescate discográfico difícilmente recompensada socialmente, al ser algo puramente minoritario. En esta ocasión, reseñamos un disco editado por una banda canadiense, llamada David. Una pieza fantástica de música de su tiempo que no tiene ningún desperdicio.


A principios de los años sesenta, Fran Webster decide forma una nueva banda en su propia localidad, Collingwood. El grupo se llamó The Marcatos, y musicalmente asumieron típicos sonidos de la época. Influencia The Beatles, The Rolling Stones, The Animals, ... Mucho rythm and blues y abundantes versiones. A partir de algún preciso momento, empezaron a componer su propio material. Se estrenaron con un sencillo que contenía los temas "Let Me Love You, Baby" y "I Really Think A Lot Of You". En 1964, se trasladan a Toronto y a partir de este momento se inician algunos cambios de formación en la banda. Prácticamente esta cambió en su totalidad, exceptuando el liderazgo de Webster, junto con su hermano John. Durante algunos años, van de aquí para allá tocando en bares y locales localizados en la zona del sur de Ontario. En 1967, entran de nuevo en un estudio para grabar un nuevo sencillo. Este fue editado por Quality, y contenía los temas "I Will See You" y "I Really Think A Lot Of You". Tras la edición de este single, deciden cambiar de nombre por el de David a secas. Al poco tiempo después, son fichados por la discográfica Sound Canada y en los propios estudios de esta graban su primer disco. Editado en 1968 de forma homónima, es un claro éxito para la banda al radiarse algunos temas del disco por las radios de Canada. Llamaron la atención de uno de los managers de la formación The Kinks, aunque desconocemos cual. Iniciaron una serie de negociaciones para firmar un contrato. Pero esto generó excesivas presiones internas en la banda, y acabaron dejando el grupo antes de llegar a algún contrato de representación. Sus miembros acabaron aquí y allá, entre Canada y Estados Unidos. Algunos dedicándose al mundo de la música durante toda la vida, pero sin ningún tipo de repercusión en el futuro. Solo dejaron un fantástico disco como testamento sonoro, que en el año 2001 fue recuperado por Maglio para su reedición oficial. Akarma reeditó también este disco en vinilo, con el consiguiente permiso de la discográfica americana.

 

La formación que grabó el disco David, estaba compuesta por Francis Webster a las voces/guitarra/bajo, Tony Lecaillon a la batería, Deborah Kelly a las voces, Bill Szekeres a las voces/bajo, Ted Grimes a las voces/trompeta/teclados, John Webster a las voces/guitarra/trompeta y Cliff Snyder al trombón/teclados. El estilo de David entra en los patrones musicales de la época: mucha actividad vocal y arreglos de instrumentos de viento, sunshine pop, influencia de grupos ingleses, algunos toques de psicodelia y rock de guitarras. Es un disco ameno que sin ser una maravilla, tiene sus buenos momentos. Lo que le da una lógica razón para ser reseñado en esta página. Grimes es el compositor de casi todos los temas, apreciándose una gran versatilidad de estilos en las composiciones. Desde el pop sencillo y comercial que encontramos en "Little Boys", con la que arranca el disco. Pasando por baladas o medio tiempos como "Lovely Lady", "Descension", con algunos tremendos aportes de guitarra eléctrica, o la tremenda "Because I'm Black", donde Kelly esta perfecta a las voces. Algún instrumental con cierta experimentación es incluido en este disco, llamándose este "Flight Of The Egyptian Army". Webster también aporta algunos temas como "Never Been In Love" o "Cup Of Tea", fantásticos temas de sonido pop psicodélico de la época. Incluyeron dos versiones: "Hey Jude" de The Beatles y "House Of The Rising Sun" de Eric Burdon And The Animals. Aprovechan los últimos cortes para incluir las composiciones más roqueras y arriesgadas del disco, dos buenos temas llamados "Alvin J. Ashtray" y "Take My Hand". En general no es la panacea musical, pero es un buen testimonio de su época. Totalmente recomendado para fanáticos de los sonidos sesenteros.

 

Reseña de Germán Ramírez   

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta reedición, aquí.