Electric Pussy

Heroin

BrokenBricks/Electric Experience (2018)

 

-----------------------------------------------------------

 

Los golpes de efecto son cada vez más difíciles de conseguir. Y es algo que se deriva a todas las vertientes culturales. Hoy en día no te dejas llevar por casi nada a primera vista. No hace falta, esta internet para hacerte ver si eso merece la pena o no con un solo clic. Que tiempos aquellos, en los que había que decidir si un disco merecía la pena por una corazonada o una portada que te llamaba la atención. Quien lea esta reseña y tenga mínimo veinte años en cada pata, seguro que ha vivido momentos como esos. El grupo llamado Electric Pussy ha conseguido sin duda, un golpe de efecto con esta portada tan peculiar y que no dejará a nadie indiferente. Como es eso que dicen los columnistas con tendencias angloparlantes... " Or you love it, or hate it brother!!"


Es difícil y confuso encontrar alguna información sobre esta formación. Son un dúo (si es que son un dúo) de músicos ucranianos que han grabado con este, dos discos hasta la fecha. La primera referencia de Electric Pussy fue editada en el año 2016. Finales del 2016, más concretamente. Contenía cuatro temas de doom rock denso y con largo minutaje. El tema final llamado "End Is Near", dura un total de veintisiete minutos. El doom es un sonido, que a mí peculiarmente, es difícil que me complazca del todo. Pero a veces encuentro algún grupo que me deja petrificado con su sonido. Y estos tíos lo han conseguido. Parece que en Ucrania, hay buen oído para desarrollar doom rock con cierta calidad. Ahí está la formación Ethereal Riffian, que con su primer disco titulado Shaman's Visions, entraron de lleno como una formación emergente en el mundillo del doom. Y es que ese primer álbum era cojonudo.


Electric Pussy parece que mantienen la privacidad. Y prefieren terrenos más oscuros y difíciles de cruzar por el momento. El sonido de este primer disco de Electric Pussy tiene las evidentes referencias del género. Y es que no hay mucho más, aparte de Black Sabbath, Sleep, OM o Saint Vitus... Y para mí, ese es el gran problema que tiene este sonido. Que aunque hay variaciones, claramente no es lo mismo Saint Vitus que Sleep, existe una cierta línea de similitud en el sonido de los grupos de estatus más inferiores. Vamos, que suenan todos iguales. Pero hay algo en la música de este combo, que con una primera escucha me ha atrapado de lleno. No es precisamente música instrumental, se escucha una vocecilla que no es muy destacable. Es más bien anecdótica, pero es lo de menos. Aquí lo importante es el sonido crudo de la guitarra y la batería machacándote el cerebro. Y eso lo hacen de maravilla. El debut se editó en CD y casette autoeditados. Por el momento, para su segundo disco han optado también por la auto edición en CD, con una inestimable ayuda de la discográfica llamada Electric Experience. Pero están buscando una discográfica para que les edite en un formato más legítimo. Así que ya sabes, si tienes discográfica y estas buscando emociones fuertes. No dejes pasar este discazo.


A diferencia del primer álbum, parece que con Heroin intentan generar un sonido aún más crudo, si cabe. El disco parece como un ensayo grabado en el estudio, un domingo de misa cualquiera. Comienza este, con un tema titulado "Satan". Que empieza con una risa malévola, que es un puro cliché en este estilo musical. Pasando por el tramo de guitarra eléctrica en plan Dave Chandler, con el que arremeten después. El sonido es muy simple y básico, guitarra eléctrica y batería, con alguna adhesión del bajo a veces. Esto no se puede reducir más, pero curiosamente tampoco echas en falta nada. Desde luego, hay que disfrutarlo al máximo volumen. Porque si no, no vale. Siguen con una versión brutal y ralentizada de "Dazed And Confused". Y es que ese tema de Led Zeppelin tiene algo de doom, eso no me lo podéis negar. La voz suena a un Robert Plant, que se ha levantado con una terrible resaca y no puede más el hombre. Pero la parte instrumental es una maravilla en todos los sentidos. Igual de alucinante es el tema que da título a este disco. La heroína parece que era cosa del pasado. Pero de nuevo ha comenzado a emerger en los estratos más humildes de la sociedad, tras la última crisis económica. Terrible droga que aquí Electric Pussy, representan tanto en la provocadora portada como con este tema. Termina el disco con "Last Trip", tema con muchísima guitarra eléctrica y una clara influencia de la música compuesta por Al Cisneros en OM. Ha sido una gran sorpresa escuchar este disco tan espontaneo y sonoramente visceral. El rock underground es lo que tiene, amigos... Que no es para todos los gustos. Pero es un placer siempre, apoyar propuestas de cierto ámbito radical.

 

Reseña de Germán Ramírez   

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------