The Embrooks

We Who Are

State Récords (2018)

 

--------------------------------------------------------------

 

No sabéis que honor es hacer esta reseña, y es que The Embrooks es una formación que en una etapa determinada de mi vida fueron un insuflo sonoro revitalizador totalmente apasionante. Así que saber que han editado nuevo material tras tantos años después de su separación, es una alegría por todo lo alto. Finalizamos el año con este lanzamiento en la discográfica State Récords. Os presentamos a unos auténticos apasionados de los años sesenta, que no han perdido ni un ápice de calidad con este disco llamado We Who Are.

 

Los inicios de este grupo inglés lo tenemos sobre 1996, aunque anteriormente existiera ya vida en formaciones como The Lyds, Head And The Hares o The Mystreated. Como suele ser común en este tipo de sonidos, en un principio comenzaron su asentamiento a base de algunos continuos sencillos primerizos editados, que empezaron a gestar la solidez de estos músicos entre sí. Temas como “But I Don’t Known Him”, “Things Come Back To You” o “Don’t Ask Me Anymore” eran muy primigenios en cuanto a calidad, pero ahí estuvieron como germen. La principal cualidad de The Embrooks es que desde el comienzo eran muy tradicionalistas en su estilo, y ha sido algo muy patente en toda su carrera discográfica. Haciendo mucho hincapié en un sonido digno con la época y con todo el contexto histórico de los años sesenta. Los primeros largos que editaron tuvieron muy poca separación de tiempo. Estos discos se llamaron Separations y Our New Day. Comenzaron centrándose en un estilo específicamente beat, pero encrudecido por un sonido garage muy potente. Entre el 2000 y el 2002 se siguieron sucediendo diferentes sencillos, donde poco a poco iban adquiriendo una evidente madurez compositiva. “If You  Let Me Go”, “Jacks”, “Back In My Mind”, “The Time Was Wrong”… En el año 2005, Munster Récords reunió todos estos sencillos en un mismo lanzamiento. Se llamó 45 And High Times, y era un doble CD que contenía también grabaciones de la radio, entre otras rarezas de la banda. Pero vayamos a uno de los momentos más altivos de The Embrooks. 2004 fue el año en que editarían su tercera referencia discográfica. Esta pequeña obra maestra del sonido sesentero se llamó Yellow Glass Perspections. Su mejor trabajo hasta la fecha, donde la mezcla entre garage, freak beat y psicodelia era sencillamente perfecta. Grabado en los estudios Toe Rag de Liam Watson, nos encontrábamos aquí con un repertorio intenso e imaginativo. Contenía versiones de Gary Walker And The Rain, The Attack y Turnstyle. El resto de las composiciones, en su mayor parte era trabajo de Mole Lambert y Alessandro Cozzi. Para mí, y no estoy exagerando, fue uno de los mejores lanzamientos discográficos  de su época. A partir de aquí hay una parada en el camino donde sus miembros decidieron ir por caminos paralelos de forma temporal. Lambert compartió tiempo con diferentes bandas del género revival como eran The Higher State, Galileo 7 o The Baron Four, entre otros. Con todos ellos editó numerosas referencias discográficas y sencillos, que hacen del currículo de este músico un reto musical para cualquier aficionado. Lois Tozer también hizo labores a las baquetas con Thee Jezebels. Pero durante 2016 se volvió a lo inevitable, The Embrooks se unieron de nuevo con la mítica formación, editando primeramente un single con los temas “Nightmare” y “Helen”. En 2018 entraron en los estudios North Down Sound para grabar una serie de temas, que son constituyentes de este nuevo disco. We Who Are les devuelve a los escenarios de nuevo, habiendo tenido estos últimos tres años alguna que otra actuación en festivales especializados del género sesentero.

 

 

La mítica formación de The Embrooks, es el trío compuesto por Lois Tozer a la batería, Mole Lambert al bajo/voces y Alessandro Cozzi Lepri a la guitarra eléctrica/teclado/voces. El sonido de este disco no engaña a nadie, ni lo pretende. Pop rock sesentero en todas sus vertientes estilísticas: beat, garage, mod, freakbeat, psicodelia… Por lo que se les puede intuir como un recorrido a todas sus etapas musicales anteriores. Es comprensible el no llegar a la calidad desproporcionada de Yellow Glass Perspections. Aquello era un auténtico monstruo musical, pero han grabado un disco totalmente digno hacia toda su trayectoria musical, conteniendo algunos momentos especialmente geniales. El disco tiene un gran comienzo con “Going But No Gone”, rythm and blues y sonido garage que si no te hace sentir por dentro la magia de la vida, es que directamente estas muerto colega. Sigue con la enérgica “Nightmare”, pop rock garagero de sonido crudo y riff intenso con dirección en línea recta. “Don’t Look At Me” gira hacia un sonido más pop, pero sin dejar nunca de lado la crudeza de su sonido. Contiene la colaboración de Tom Hodges a la flauta, y Lepri esta magnífico en sus labores a la seis cuerdas. “Human Living Vampire” es un medio tiempo asilvestrado con un maravilloso estribillo. Gran composición de Lepri donde usan un sonido más acústico. Pasan por el filtro del garage un tema de The Searchers, “Have You Ever Loved Somebody”. Lambert coge aquí la guitarra de sonido fuzz. “Riot On Kingsland Road” adquiere un tono exótico y tribalístico con una Tozer espectacular a las baquetas. De nuevo Hodges apoya con la flauta, siendo aquí su participación mucho más efectiva. Comienza la segunda cara con un tema más calmado a ritmo de puro pop, titulado “Till Tomorrow”. Pero no os dejéis engañar, vuelven los sonidos psicotrónicos con “I’m Coming Home” y “Baby From The South”. Puro acid rock, beatles boots marcando el ritmo, mucha distorsión y estribillos freakbeat… Así, nada puede ir mal en la vida. Siguen con otra versión, “Peace Of Mind” de la banda australiana The Lost Souls. Volviéndose aquí un poco más psicodélicos, hacen una tremenda revisión de este desconocido nugget. Están arrebatadores en “Hang Up”, tema muy bailable con uno de los mejores momentos de guitarra por parte de Lepri. Termina este tremendo disco con “You Can If You Want”, puro garage rock en forma de gancho directo al mentón. Es difícil encontrar discos de este estilo con tanta calidad, así que no pierdas la oportunidad de escuchar a unos de los grandes nombres del género. Apúntatelo a cuchillo: The Embrooks. Esperemos que esta vuelta sea por largo tiempo…

 

Reseña de Germán Ramírez

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Más información sobre The Embrooks, aquí