Frumious Bandersnatch

A Young Man's Song

Big Beat (1996)

 

------------------------------------------------------------------

 

La serie Nuggets Of The Golden State, supuso para la discográfica Big Beat todo un acierto a finales de los años noventa. Llevar al CD grabaciones inéditas que marcaban un momento musical histórico, ahondando en el underground de la música psicodélica de San Francisco. Sinceramente, no hay una sola referencia que no merezca la pena. The Oxford Circle, The Beau Brummels, Kak, The Count Five, diferentes recopilatorios de rarezas de estilo garage y psicodélico. Algunos de estas referencias sin duda, fueron ediciones definitivas de clásicos mal reeditados y en otras, fueron mostrar al oyente más sibarita un compendio de estupendas grabaciones hasta ahora inéditas. Hoy nos centramos en una de las más interesantes, Frumious Bandersnatch asaltaron en su momento las calles de San Francisco, pero solo dejaron un puñado de grabaciones inéditas hasta esta edición. 

 

 

Los orígenes de Frumious Bandersnatch los encontramos en un condado de la bahía de San Francisco llamado Contra Costa. Este condado de clase media trabajadora no admitía a bien todo el revulsivo cultural que se estaba produciendo en la zona. Pero la corriente hippy llegó definitivamente a todos los rincones del país, así que una emergente formación de instituto llamada Shades Blue intentaba dar sus primeros pasos por la zona de Contra Costa. Liderada por Jack King, esta estaba condenada a la extinción debido a la falta de movimiento musical de la zona y la falta de apoyos para poder tocar en conciertos. En 1966, se separaron de forma definitiva. King no cejó en el empeño y decidió probar suerte con otro estilo centrado más en Jefferson Airplane. El grupo se llamó All Night Flight. Tampoco tuvo mucha duración, por lo que en 1967 ya habían cambiado el nombre a Frumious Bandersnatch. Decidieron centrarse en buscar conciertos en San Francisco, donde habría más oportunidades de llamar la atención de las discográficas. Y así fue, tocaron en The Matrix o The Fillmore, ente otros sitios. Desde un comienzo, esta formación estuvo sujeta a muchos cambios de formación. Fue algo constante en la historia del grupo, y solo tuvo a King como eje principal. En uno de estos cambios, la vocalista Kaja Doria se va dejando a King como solista principal. Esto lleva a ir modificando el estilo musical y buscar uno más propio. También les pasó factura a nivel de oportunidades, y esto solo llegó en formato EP en 1968. Fue editado por un pequeño sello llamado Muggles Gramophone. Imaginaros, una copia hoy en día puede estar por los 1.500 euros o más. Este EP contenía los temas “Hearts To Cry”, “Misty Cloudy” y “Cheshire”. Estos fueron los únicos temas editados oficialmente por este grupo. Pero se fueron editando diferentes discos no oficiales con tomas alternativas y rarezas de dudosa procedencia. Una de estas ediciones, fue elaborado por Get Back. Quienes no dudaron en utilizar la misma portada del EP, llevando consigo la evidente confusión. En la última época de existencia, Frumious Bandersnatch entró a formar parte de la compañía de Bill Graham, aumentando así el número de conciertos por temporada. Pero las discográficas no estaban muy interesados en su sonido y esto llevó al definitivo desenlace en 1969. King tuvo mejor fortuna a partir de entrar en la formación de Steve Miller en 1971. Grabó con Miller el gran éxito llamado The Joker. Otros de los miembros recabaron en grupos como Journey, consiguiendo también mejor fortuna y continuidad de éxito que con Framious Bandersnatch. Esta edición por parte de Big Beat, es un legado en sí de una formación que tuvo una evidente mala suerte. El EP se incluyó en esta misma serie, junto con otros EPs de Mad River o The Country Joe And The Fish en un mismo CD.

 

 

Portada original del EP, editado en 1968.
Portada original del EP, editado en 1968.

A Young Man’s Song contiene una serie de rarezas que van desde demos a temas en directo, y tomas alternativas de sesiones en estudio, junto con algún audio rescatado de la televisión local. Un total de doce temas que suponen un gran muestrario de lo que ofrecían esta formación: acid rock, sonido west coast, psicodelia y muchísima guitarra ácida. El repertorio recoge muestras de prácticamente todas las formaciones de Frumious Bandersnatch, por lo que es muy variado en todos los aspectos. La formación que tiene más presencia se compone de Jack King a la batería/voces, David Denny y Jimmy Warner a la guitarra solista, Ross Valory al bajo y Bobby Winkelman a la guitarra rítmica/voces. Comienza con un medley en directo, integrado por los temas “You Gotta Believe” y “Judgement Day”. En el primero, un frenético rock and roll y el segundo, un profundo blues rock con lírica apocalíptica. La guitarra suena muy en la onda de un primerizo Jerry García, una técnica fabulosa sin duda. Sigue con “Chain Reaction”, una maravillosa composición de sonido west coast con las evidentes melodías irresistibles de aquella época y los adictivos desarrollos guitarreros. “Rosemary’s Baby” es un medio tiempo de ritmo rock típicamente americano, de intensas melodías y con excelentes desmarques a la guitarra eléctrica. Tenemos en “What Is A Bandersnatch?” uno de los mejores ejemplos de rock psicodélico en este disco. Esta composición tiene una gran profundidad a las voces y grandes momentos musicales muy expansivos. “Woodrose Syrup” es un irresistible pop elaborado con guitarras punzantes y locos solos que hacen de este una de las mejores composiciones incluidas aquí. Cambian de ritmo con “Now That You’Ve Gone”, una bonita balada que baja el alto ritmo alucinógeno hasta ese preciso momento. “45 Cents” pone el tono satírico al disco, aunque este tenga por supuesto unos momentos a la guitarra muy interesantes. “Pulpit Huff” es puro sonido californiano de la época, west coast rock muy recomendable. “Paper” es un himno no reconocido por parte de Framious Bandersnatch, una gran muestra de garage rock tardío. El hard rock psicodélico lo encontramos en “Cheshire”. Un gran tema con alucinantes guitarras eléctricas y ritmos consistentes. Vamos terminando con “Black Box” y “Can-A-Bliss”. El primero, un sencillo medio tiempo melódico. Sonido tradicional de índole dylaniana. El segundo es puro desenfreno y fuegos artificiales en forma de rock and roll ácido de alta calidad. Una maravilla… Sin duda, es de agradecer que Bobby Winkelman cediera estas grabaciones en su día.       

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí.

Datos biográficos sacados de los propios miembros de la banda y Alec Palao.