The Greatest Show On Earth

The Going's Easy

Harvest (1970) / Reperoire (1994)

 

-----------------------------------------------------------

Desde luego, lo que aconteció a nivel cultural en todo el perímetro geográfico de  Inglaterra, es digno de estudio. Aquello tuvo una envergadura brutal y solo nos estamos centrando en lo musical. Formaciones y más formaciones surgían con ideas y estilos novedosos, mezclando, asimilando, transformando. El trasvase de la psicodelia, el freak beat o el blues rock hacia el rock progresivo fue algo espectacular. The Greatest Show On Earth fue uno de esos grupos menores que no alcanzaron fama ni gloria. Pero ahí dejaron un par de referencias para el espectador más exigentemente apasionado del estilo.

 

 Esta formación tuvo unos comienzos dentro del soul y la música rythm and blues en Londres en la línea de grupos como The Foundations. Fundado en el año 1968 y liderado por los hermanos Watt-Roy. Quienes ya tenían cierta trayectoria en grupos anteriores de sonido beat. El primer vocalista fue un americano que al poco tiempo después de comenzar en el grupo, decidió irse a su natal país para buscar mejor fortuna. Se llamaba Ozzie Lane, y este fue reemplazado por Colin Horton-Jennings. A partir de aquí, decidieron abandonar una línea más cotidiana musicalmente y empezar a experimentar con géneros como el jazz o el blues, entonando un giro hacia el nuevo rock progresivo que empezaba a asentarse poco a poco en Inglaterra. Captados por una incipiente discográfica como era Harvest, esta a finales de los años setenta tenía fichados a grupos como Edgar Broughton Band, Third Ear Band, Deep Purple, Bakerloo o Quatermass, entre muchas otras glorias de la época y alguna que no lo fue tanto. El estreno de The Greatest Show On Earth se produjo con un sencillo editado al comienzo de 1970, con los temas “Tell The Story” y “Mountain Song”. No tardaron mucho tiempo más, para grabar los temas que formarían parte de su primer disco. Este se llamó Horizons y contenía una impresionante portada realizada por los míticos diseñadores Hipgnosis. El celebrado disk jockey llamado John Peel se encargó de la producción en su totalidad, siendo esta una de sus pocas colaboraciones en el sonido de un disco fuera de su participación en la radio. Se grabó en los estudios Abbey Road. El estilo de este primer disco era una mescolanza de pop, psicodelia y rock progresivo, donde también hacían uso de un estilo circense. Tuvo cierta repercusión en las listas, por lo que la discográfica les metió prisas para grabar otro disco. De hecho se editó justo a finales de ese mismo año. Pero The Going’s Easy fue todo un fracaso de ventas. Así que esta big band se separó definitivamente en 1971. Con el arte gráfico del segundo disco, repitió de nuevo Hipgnosis. Repitiendo también Peel detrás de los mandos de producción. El grueso de miembros que formaban The Greatest Show On Earth, se dispersaron por todo el país. Algunos formaron nuevos grupos como Chaser, Loving Awareness, Marmalade o Glencoe. Otros acabaron en Vinegar Joe, grabando un interesante material musical. Pero nos quedaremos con el paso que dio Garth Watt-Roy, quien reemplazó en 1971 a Grahame White en el grupo Fuzzy Duck. No participó en el mítico álbum de 1970, pero sí que colaboró en dos sencillos editados en 1971. Estos contenían los temas “Big Brass Band”, “Double Time Woman”, “One More Hour” y “No Name Face”. Incluidos estos en reediciones posteriores del debut de Fuzzy Duck. Después, Watt-Roy participó en sesiones de grabación de la banda East Of Eden, a mitad de los años setenta. Participando también por aquel entonces en grupos como Steamhammer en su etapa final o Marmalade.

 

La formación de The Greatest Show On Earth era un octeto compuesto por Colin Horton-Jennings a las voces/flauta/guitarra acústica, Mick Deacon a los teclados, Ron Prudence a la batería, Dick Hanson a la trompeta, Tex Phillpotts y Ian Aitchison al saxofón tenor, Garth Watt-Roy a la guitarra y Norman Watt-Roy al bajo. El segundo álbum de este grupo, en mi opinión, era mucho más acertado que su debut. Endurecieron el estilo hacia una clara improvisación más directa y algunos momentos de hard rock progresivo de gran calidad musical. Pero toda la masificación musical de la época no ayudó precisamente a que estos ocuparan un lugar relevante. Comienza el disco con un largo tema de hard rock llamado “Borderline”. Composición con una primera parte instrumental, donde tiene una gran presencia la guitarra eléctrica junto con una base percusiva bastante potente y grandes muestras de órgano hammond. Posteriormente muta hacía un contundente blues, tomando también las riendas los instrumentos de viento. Seguimos con “Magic Woman Touch”, corte acústico de estilo folk pop cercano al canterbury de grupos como Caravan. “Story Times And Nursery Rhymes” entra en el terreno del rock progresivo menos exigente en cuanto a intelectualidad y cercano al rock más sencillo. Ahí tenemos otros ejemplos de la época como Walrus o Skin Alley. Grupos que ejercían grandes momentos improvisatorios, pero sin dejar de lado el funk rock o el rythm and blues. Horton-Jennings acapara con la voz todo el tema, pero también hay que destacar el potente sonido de bajo por parte de Watt-Roy. Comienza la segunda cara con “The Leader”, manteniendo la línea de ritmos contundentes mezclado con fases más calmadas. Deacon aporta un sonido de piano bastante intenso y los instrumentos de viento marcan los constantes cambios de ritmo. La trompeta de Hanson suena aquí arrebatadoramente jazzera. “Love Magnet” es otro gran tema de sonido progresivo y de largo minutaje. Comenzando de menos a más, tiene un trazado de medio tiempo y una clara influencia de Colosseum en su estribillo. Deacon al órgano nos deja un sorprendente solo, tomando también su momento protagonista todos los instrumentos de viento ejercientes en la formación. “Tell The Story” es un movido tema de estilo rythm and blues que marca el final del disco. Aquí suenan grasientos y la guitarra suena punzante. El sonido del bajo es grueso, acompañando a este unos agudos coros por parte de los integrantes. La edición de Repertoire aportaba también un tema extra llamado “Mountain Song”. La fantástica cara B de aquel “Tell The Story” editado a principios de 1970. De sonido pop rock asilvestrado, sin duda es todo un temazo. Es otro de esos discos menores, pero merece su instante por parte del oyente. Para fanáticos coleccionistas de grupos como Skin Alley, Tonton Macoute o Blodwyn Pig. 

 

Reseña de Germán Ramírez   

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Algunos datos biográficos, sacados de textos elaborados por Vernon Joynson y Mark Brennan.