Hammer

Hammer

San Francisco Récords (1970)

 

----------------------------------------------------------------

 

Incluso Bill Graham fue tentado con la idea de montar su propia discográfica. No duro mucho, un par de años... Pero San Francisco Récords tuvo de existencia el tiempo suficiente para que editara algún que otro disco, que subsiste hoy en día como una pequeña joya underground a descubrir. Cold Blood o Tower Of Power fueron algunos de los fichajes para la discográfica, junto con algún que otro cantautor folk, pero Hammer eran otra cosa. Les dio para un único disco, pero hicieron un fantástico trabajo compositivo que desbordaba energía y versatilidad.


Los orígenes de Hammer se concentran en New York, allí una serie de amigos que vivían en Queens decidieron montar una banda. Entre ellos se encontraba Norman Landsberg, quien ya tenía cierta experiencia en el mundo musical. Landsberg tuvo su momento de gloria al participar en el primer álbum en solitario de Leslie West, el gloriosamente titulado Mountain. La formación de la aclamada banda montañosa, vino al poco tiempo después. Tras formar Hammer en 1969, no tardó mucho en llamar la atención del prestigioso empresario Bill Graham. Este tenía en mente crear una discográfica propia ante el crecimiento de la música rock a finales de los sesenta, y la aceptación que tenían sus locales de conciertos propios. Hammer fueron el primer fichaje de San Francisco Récords, nombre muy apropiado viniendo de Graham. El productor Dave Rubinson también estuvo inmerso en la creación de la discográfica. Rubinson era el productor de bandas y músicos tan dispares, como Moby Grape, Herbie Hancock o The Chambers Brothers. Fichar a una banda tan desconocida como Hammer fue tirarse a la piscina, por parte de Graham. Pero este ya tenía experiencia en ese sentido, al promocionar ciegamente a bandas como Santana. Pero no todas las jugadas pueden salir bien. Ellos estuvieron bajo las ordenes de Rubinson en los Pacific Estudios en San Mateo. Tras la grabación del disco, hicieron una serie de conciertos bajo el ala de Bill Graham. Aunque antes de eso, John Guerin decide dejar la formación, y Andy Newmark entró como reemplazo. Ellos compartieron escenario con muchas bandas populares en la época. Procol Harum, Fleetwood Mac o Traffic fueron algunas de ellas. Aceptados muy positivamente en las reseñas de la prensa, un fallo de distribución hizo que las ventas no fueran precisamente viento en popa. Tras el fracaso y en pleno proceso de grabación de un segundo disco, en 1971 deciden romper definitivamente. Esas sesiones inconclusas nunca han llegado a ver la luz hasta la fecha. Posteriormente, sus miembros estuvieron involucrados en diferentes proyectos. O'Brien tuvo carrera como guitarra de sesión tocando en discos de Sammy Davis Junior, también formó otra banda llamada Wormwood Scrubs pero sin ninguna repercusión musical conocida. Newmark entró como miembro temporal de Sly And The Family Stone, grabando con ellos discos como Fresh y Small Talk. Posteriormente ha seguido teniendo una prolífica vida musical. Landsberg entró como miembro colaborador en el primer disco de The Pointer Sister.


La formación que grabó este disco, consistía en Jack O'Brien a la guitarra, John De Roberts a la voz solista, Richie McBride al bajo, Norman Landsberg a los teclados y John Guerin a la batería. Parece ser que en directo, eran una banda que derrochaba muchísima energía, pero en su conjunto fue un disco muy variado, muy en la línea de bandas como The Blues Project, los comienzos de Chicago o Goodthunder. Lo mismo hacían rock and roll con tintes jazzeros como en "Something Easy", con la que arrancan el disco, o "Sweet Sunday Morning". Baladas y medios tiempos que miraban a las listas de éxitos como "Hot And Cold", "Sad Song, Happy Song" o "Charity Taylor". Rock progresivo mezclado con sonidos latinos en la onda de Santana, como en el instrumental "Tuane". Gran tema donde destaca Landsberg a los teclados, y la versatilidad de Roberts con la voz. "You May Never Wake Up (Apologies To Auden And Frost)" es un tremendo ejercicio de rythm and blues con gancho comercial. El hard rock tiene presencia en la fantástica "Hangover Horns", donde O'Brien se luce a gusto con la guitarra eléctrica, o la intensa "Pain And Tears". Termina el disco con un ejercicio de rock progresivo, magnífico trabajo compositivo llamado "Death To A King" y donde tiene cabida en su estilo, bandas como Emerson Lake And Palmer. Desde luego, lo tenían todo para triunfar y de nuevo el ojo de Graham fue acertado, pero no siempre los planes salen bien. De todas formas, tenemos este único disco para disfrutarlos aunque sea bajo reediciones de dudosa oficialidad.

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

-------------------------------------------------------------------------------------------