Hard Days

"S/T"

Autoeditado (2016)

 

-----------------------------------------------------

 

Como si de una máquina del tiempo se tratara, Hard Days nos traslada con su música al pasado. Con un sonido explícitamente retro, sin querer ocultar en ningún momento sus referencias, pero sin por ello dejar de ser vivo y fresco, este grupo sevillano ahonda sus raíces en la vertiente más clásica y reverenciada del hard rock anglosajón.

 

Hard Days se formaron a finales de 2012, pero hasta 2013 no se fija una formación más  estable. Tras un periodo de maduración de su sonido, de primeros conciertos y una maqueta grabada en directo, entran en el estudio en 2015 para grabar su primer disco, el cual se autoeditan en CD en noviembre de 2016. Los músicos que participaron en esta grabación fueron: Luis Gómez (guitarra), Carlos Ruiz (bajo), Aurelio Domínguez  (voz solista), Fernando Arteaga (batería ) y Francisco Rosado (teclados). Grabado en sonido analógico, lo cual se transmite de alguna manera a la escucha del disco, pues suena como algo realmente artesanal y orgánico.

 

Como decíamos antes, los Hard Days no ocultan en ningún momento cuáles son sus referencias musicales, de hecho diría que este primer disco es, tema a tema, la expresión de un verdadero y sentido tributo a una época mágica de la música rock. El fantasma de grupos como Deep Purple, Atomic Rooster, Iron Butterfly, Rainbow, Allman Brothers Band, Uriah Heep y largo etc, está presente de forma permanente. Aun así, quede claro que no estamos hablando de un mero ejercicio nostálgico o mimético, este disco rebosa de vitalidad y buen hacer, logrando esta formación aportar bastante personalidad a sus composiciones aun a sabiendas de que los márgenes para inventar algo nuevo son más que limitados. Tomando como base una alienación que podríamos definir como estándar: base rítmica, cantante solista y guitarra/teclados, el grupo ofrece  hard rock en el sentido más clásico de la palabra, aunque con algunos momentos tendentes al progresivo o al funk, lo cual contribuye a dar variedad y dinamismo al disco.

 

Se abre el CD con “Acid Explosion”, que pese al título no tiene nada de psicodélico, sino todo lo contrario, con un carácter muy terrenal y consistente, con una fuerte base de sonido hammond y mucha guitarra. Lo primero que nos llama la atención es la voz de Aurelio, muy en la línea de un Chris Farlowe en su etapa en Colosseum, algo que con seguridad da originalidad a Hard Days en el contexto del mundillo del rock setentero, puesto que la mayoría de los cantantes del rollo tiran por otros derroteros más manidos. Sigue el disco con “Hey Jimi”, que evidentemente es un homenaje a Hendrix, pero lo que realmente importa es que es un tema muy bueno y marchoso, donde destacaría el magnífico juego entre el teclista y el guitarra. El tercer tema es “Hard blues”, el cual ahonda más en las posibilidades melódicas de la banda, con un tempo más calmado en general, entre el blues y la balada. Destaca Aurelio dándolo todo, trayéndonos a la memoria el legado de John Mayall. Con el cuarto corte, “Soulles People”, vuelven a un tono más hardrockero, con mucho hammond, lo cual hace inevitable que pensemos en grupos como Deep Purple o Birth Control, y por supuesto en los sevillanos Storm, banda mítica donde las haya y que seguro los miembros de Hard Days tienen colocada en un pedestal. Con “Hot wheels” suben incluso  más la intensidad, muy en la línea de los Sex Museum de los años 90, con una trepidante combinación de órgano/guitarra para quitarse el sombrero. “Maybelline” es el siguiente tema, una más que buena composición donde vuelven a demostrar las dotes melódicas sin por ello sacrificar la potencia rockera. “No future” es uno de los mejores cortes del disco. Se abre con un aire claramente funky, destacando la labor del teclista y una base rítmica poderosa, pero pronto son poseídos por un espíritu más hard progresivo donde se intuye un potencial que Hard Days explota poco en el disco. “Desert Spirits” es otro temazo que me recuerda a los Rainbow, con una maravillosa combinación entre los teclados y la guitarra, y ya sé que me repito, pero es que la conjunción entre los dos músicos es realmente buena. Éste es otro de los mejores cortes del disco a mi entender. “I Don’t need you” es una canción con mucha melodía, donde una vez más Aurelio demuestra que sabe defenderse tanto con la voz como con el inglés. El resto de la banda no se queda atrás y logra emocionar con su buen hacer. Cierra el disco “I am free”, que de forma automática nos trae a la cabeza, entre otras bandas, a los Who. Quiero aquí destacar como suena el bajista, marcando magníficas líneas sobre las que el grupo se apoya con todo placer. El problema es que el tema se hace muy corto y justo cuando creemos que va a despegar del todo se acaba, dejándonos con ganas de mucho más. Y quizás esa es una de las pocas pegas que le pondría a Hard Days, pues creo que se nota que el grupo se ha reprimido los deseos de soltarse más la melena y marcarse desarrollos más largos, adentrarse más en el rollo hard progresivo que a veces reflejan, evidentemente no por falta de destreza, sino seguramente por registrar unos temas más redondos e impecables. No sé, quizás este tema final hubiera sido una buena oportunidad para marcarse un tema más largo y progresivo. Por supuesto, solo es una opinión personal, que, de todas maneras, no repercute en mi consideración de éste más que recomendable disco repleto de pildorazos rockeros. Si te gusta el hard rock setentero no lo dudes, Hard Days es una apuesta segura.

 

Reseña de Antonio Ramírez