Icecross

Icecross

Autoedición (1973) / Rockadrome (2003)

 

------------------------------------------------------------------

 

En 2013, la discográfica estadounidense Rockadrome, editó la reedición legítima de un mítico disco de los años setenta. Estamos hablando de un clásico del rock underground llamado, Icecross. Un disco que retrotrae al sonido hard rock de principios de los setenta de una forma casi totalmente icónica. La edición de Rockadrome celebraba el 40 aniversario, con una reproducción fiel a la original. Poniendo punto y final a una serie de ediciones piratas, que se han ido alargando a través de estas últimas décadas.

 

Procedentes de Islandia, los futuros miembros de Icecross tenían ya una cierta trayectoria como músicos pioneros de su país. En 1972, Axel Einarsson y Asgeir Oskarsson estaban buscando personal para montar una nueva banda con un sonido novedoso. Contactaron con Omar Oskarsson, quien también tenía un ideario musical bastante parecido. El germen para la formación de Icecross estaba ya dando sus frutos. Oskarsson aun siendo una persona altamente religiosa, tenía ciertas ideas en mente que influían en una renovación total del rock. Practicando los tres a partir de entonces, en busca de ese nuevo sonido. Amundi Amundason se convirtió en el manager de esta nueva banda. Con alguna anécdota inicial en los escenarios, que denotaba que el público islandés no comprendía el sonido de Icrecross. Poco a poco, fueron entrando en el mundillo musical de aquel pequeño país. Decidieron ir a Dinamarca, como intento de subir peldaños en la escalera hacia el éxito. Allí estuvieron durante un año, por lo que les dio para tocar sin interrupciones en muchos de los locales daneses. A finales de aquel 1973, decidieron grabar un disco. Así que se desplazaron hacia los estudios Rosenberg para iniciar una serie de grabaciones. El disco fue financiado gracias a amigos y familiares. La edición fue de 1000 copias, que no estaba nada mal para la época. Cansados de los constantes conciertos en suelo danés, decidieron volver a Islandia para descansar junto a los familiares. Esto hizo que la banda se enfriara y cada uno ellos siguieron caminos por separado. Asgeir Oskarsson se convirtió en uno de los más respetados baterías de su país. Como músico de sesión ha tocado en discos de todo tipo y estilo, hasta el día de hoy. Omar Oskarsson también ha tenido una prolífica vida musical. Aunque decidió dedicarse más a la vida religiosa y hoy en día dirige la banda musical de la iglesia de su localidad. Finalmente, Axel Einarsson grabó un disco en solitario en 1976, este se llamaba Acting Like A Fool. Tras el paso por varias formaciones durante los años setenta. Decide mudarse a Estados Unidos, y allí intentó reunificar a Icecross con diferentes músicos. Esto fue algo temporal, ya que al poco tiempo su separación fue definitiva. El disco de Icrecross ha sido reeditado de forma pirata numerosas veces durante todos estos años. La edición de Rockadrome es la única legal hasta la fecha. Y una copia original en buen estado, ronda entre los 500 y los 300 euros.

 

La formación de Icecross estaba compuesta por Axel Einarsson a la guitarra eléctrica/voces, Asgeir Oskarsson a la batería/bajo ocasional/coros y Omar Oskarsson al bajo/guitarra acústica/voces. El estilo de esta banda es un magnífico hard rock progresivo con temática oscura en sus letras. Sin duda, influenciados por Black Sabbath y en la misma línea que Necromandus o Jerusalem. El disco comienza con un sencillo boogie rock llamado “Wandering Around”. Continuando con “Solution”, intrincados desarrollos a la guitarra eléctrica y constante cambios de ritmos. Se percibe cierta influencia de King Crimson en algunas de estas composiciones. “A Sad Mans Story” es un fantástico medio tiempo con toques de música folk medieval. El piano que suena es una aportación de Tommy Seabach, ingeniero de sonido. Con “Jesus Freaks” nos dejan uno de sus mejores momentos. Explosivo hard rock setentero que incide en la contundencia de la base rítmica y letras que hablan sobre Jesucristo. Comienza la segunda cara con “1999”, volviendo al rock progresivo en un tema con letras apocalípticas. Sin duda es una formación que explota el imaginario sectario. Algo que apunta a que estos músicos, se criaron en un duro ambiente religioso. Los desarrollos a la guitarra son totalmente fabulosos, Einarsson es un grandísimo guitarrista. Manteniendo la misma línea musical con “Scared”. Temazo de mucha calidad, que incide de nuevo en las capacidades de Einarsson a la guitarra. “Nightmare” es una contundente composición con ritmos trotantes y letras de temática de terror. Termina este álbum con “The End”, composición que nos habla del fin del mundo. Y que a diferencia de otras, aquí nos dejan un sonido puramente progresivo. Magnífico tema para terminar un clásico disco que ha ido cobrando méritos según avanzaba el tiempo. Por supuesto, mucho de eso tambien se lo debemos a internet.

 

Reseña de Germán Ramírez  

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre este disco, aquí.

Algunos datos biográficos, sacados de un texto elaborado por Dennis Bergeron y miembros de la banda.