Isaiah

Isaiah

CBS (1975) / Digatone (2014)

 

------------------------------------------------------------

 

El sonido progresivo se extendió como la pólvora en Europa durante la década de los años setenta. No había internet como hoy, pero así y todo iban llegando las nuevas tendencias en mayor o menor medida en países que tenían mucha problemática comunicativa con el resto del mundo. Los miembros de Isaiah procedían de Austria casi en su totalidad, pero acogieron sonidos anglosajones para dejarnos una serie de grabaciones muy interesantes. Reeditado en 2014 por la discográfica Digatone Récords, es esta una edición de lujo que recoge en su totalidad todo el trabajo sonoro de esta desconocida formación austriaca.

 

Desde el comienzo de los años sesenta, se produce en Austria una nueva corriente musical entre los jóvenes, que generó en multitud de formaciones de diferentes sonidos. A esta corriente se le llamo Austro Pop, y las pocas discográficas que había en el país se centraron en sonidos sencillos para el público, girando siempre hacia lo realmente rentable para las listas. Los estudios de grabación eran muy escasos y los medios insignificantes, pero así y todo surgió un movimiento muy interesante de músicos con la creatividad por las nubes. Ahí están Pasternoster y su único disco editado en 1972, donde mezclaban el folk psicodélico y el pop con sonidos progresivos. También estuvieron Freak Out, procedentes de Stirya crearon un tremendo blues rock psicodélico reflejado en su único disco en directo llamado Life, editado en 1971 y que rinde pleitesía total a Mick Abraham. Y aunque este movimiento no fue muy prominente, hubo algunas otras formaciones que dejaron su semilla musical para los restos. Y en toda esta corriente, nació a principios de los años setenta el grupo llamado Isaiah. En el origen de esta, existieron grupos pioneros en el sonido psicodélico como The Alligators o Spurius Forum, donde militaron algunos de los miembros del grupo Isaiah. Todos sus componentes eran universitarios con ganas de creatividad, e iniciaron esta nueva formación con ganas de sacar adelante un sonido propio. Sin un significado religioso, el nombre fue sacado de un texto poético de Leonard Cohen. El grupo comenzó como un cuarteto influenciado por sonidos venidos de Inglaterra como Génesis y sobretodo, Jethro Tull. Reflejándose esto en el uso de la flauta por parte de Gerd Raabe, quien también hacía las veces de vocalista y líder de la banda. Tuvieron su primera actuación ya en 1972, teniendo abundante material propio. También se agrandó la formación con la adhesión de dos nuevos miembros, un alemán llamado Hubertus Nolte y un americano procedente de Ohio, llamado Mike Bornhost. A partir de aquí, se expandieron musicalmente hacia un sonido más versátil y también más interesante. Empezaron a tener numerosas oportunidades con conciertos en todo el país austriaco. En 1973, acompañaron a la formación Man en una pequeña gira. También tuvieron su primera aparición televisiva en la época. Pero el gran hecho que les hizo dar el paso definitivo, fue una gira de varias fechas con el grupo Nazareth. La discográfica CBS se fijó en ellos en una de estas actuaciones. No se lo pensaron dos veces cuando le ofrecieron la oportunidad de grabar un álbum, y dijeron que si en el acto. El disco se grabó en 1975, y se realizó en los estudios Austrophon de Viena. El grupo no tuvo oportunidad de saber que línea de producción tendría el sonido del disco, o que tipo de portada iba a utilizarse. Todo eso fue decisión exclusiva de la propia discográfica. El tour para presentar el disco fue muy escaso, y la atención hacia el grupo por parte de CBS fue cada vez a menos. Una segunda aparición en televisión fue concertada, pero la presión que había alrededor del grupo era muy insistente y las tensiones entre los miembros eran más que evidentes. Pero siguieron escribiendo nueva música para editar un segundo disco. Se grabaron una serie de demos que a CBS no les parecieron del todo acertados, explicando estos que eran sonidos demasiados excéntricos y poco comerciales. Así que ante este horizonte de censura por parte de su propia discográfica, y viendo como estaba el panorama, en 1977 deciden disolverse definitivamente. Este disco estuvo descatalogado hasta 2005, cuando Mason Récords decide reeditarlo en CD, aunque no era del todo oficial. La edición legítima no llegó hasta el año 2004, cuando Digatone decide reeditarlo en formato de lujo incluyendo prácticamente todo el material de la banda.

 

 

La formación de Isaiah estuvo formada por Gerd Raabe a las voces/flauta/guitarra, Edu Weber a la guitarra solista, Walter Reschauer a la batería, Hans Gasser al bajo. Otros colaboradores en estas grabaciones son Mike Bornhorst y Erwin Eltz a los vientos, Hubertus Nolte y Georg Hasser a los teclados, Heinz Koffer al violín, entre otros. El rock progresivo de Isaiah, a diferencia de lo que dijera su propia discográfica de la época, era un sonido fácilmente asimilable cercano a un pop/rock básico que derivaba por momentos en tramos improvisatorios y expansivos. Sin duda, es material apto para alguien que se va introduciendo en el sonido. Formaciones como King Crimson, Yes o Eloy eran una influencia muy patente en Isaiah, junto con otros sonidos mucho más clásicos. El disco se divide en dos tramos, por un lado tenemos el propio y único disco editado por esta formación en 1975. Por otro, tenemos casi la totalidad de las demos que el grupo dejó inéditas y que se engloban entre el año 1973 y 1977, año este en el que finalmente decidieron disolver al grupo. El material que grabaron para el disco original de Isaiah, se inicia con “Jericho”. Este gran tema de rock melódico con abundantes guitarras y un protagonismo evidente de los instrumentos de vientos, se mueve también entre buenos tramos rítmicos y algún solo de flauta de gran calidad. “Summer Farewell” mezcla ritmos funk con componentes progresivos, en la línea de Skin Alley y similares. El feeling es insistente y sin duda, es una gran composición con buenos solos tanto de saxofón como guitarra. Las partes vocales son muy constantes en casi todos los temas del disco, pero no se hacen pesadas para el oyente. Algo que se hace muy patente en la balada acústica llamada “Leave It All behind”, donde la voz de Raabe acapara toda la atención. Comienza la segunda cara con “Afterwards”, volviendo este al sonido del funk progresivo mezclado con momentos jazzísticos. Es un corte muy movido con partes muy influenciadas por Blodwyn Pig y grupos de esa catadura musical. Es una composición muy original con muchos cambios de ritmos, que también te hace pensar en grupos como Gentle Giant. “Prophet” endurece el sonido hacia un hard rock progresivo más puro, aunque en su comienzo no dejan de lado el toque más bailón. Para mí es una de sus mejores composiciones, con grandes aportaciones a los vientos.

 

La segunda parte de esta edición que contiene los nombrados temas procedentes de demos y descartes de grabación, sorprenden muchísimo por su calidad de restauración y su apasionante calidad musical. Comienza con un crudo corte de hard rock llamado “Playing The Circle Game”, donde endurecen claramente el sonido de las guitarras junto con la voz de Raabe, que se muestra mucho más agresiva. Curiosamente, a este tema le veo muchas semejanzas sonoras con un tema de Glory llamado “Slow Back”, e incluido en el disco On The Air. Pero es todo producto de la casualidad o de mi imaginación, ya que estamos hablando de una distancia geográfica y de tiempo importante. Sigue con “Nightmare”, corto tema donde los teclados tienen mucho protagonismo y que parece que estaba todavía en evolución compositiva. “Same To You” es una balada a ritmo de blues que por momentos cobra intensidad gracias a los vientos. El órgano aquí suena fantástico, y en general es una pieza musical de mucha inspiración. Mantienen el blues rock con “Zu Leise”, tema de sonido clásico sin muchas más pretensiones que las de hacer mover tus pies. “No Reason” es por su sonido un avance en el tiempo, aunque no especificado en los créditos. Balada de sonido progresivo con sencillas melodías, donde se notan las influencias de Génesis y el aporte de Raabe a la flauta es sensacional. Con “The Fighter” ahondan en el largo minutaje, con extensas instrumentaciones de guitarra eléctrica a la par que tramos vocales. Empieza también aquí a abundar el uso del sintetizador como recurso ambiental, por lo que puede ser esta una de sus últimas composiciones. “Long Way” mantiene el estilo de composición larga, pero dejándose llevar por el jazz rock progresivo al estilo de Colosseum. Un gran tema con grandes aportaciones al saxofón y una intrincada estructura musical donde se mezclan los momentos contundentes con otros más melódicos. Terminamos con “Sunset”, imaginativo tema instrumental de sonido melódico, que pone punto y final a esta gran reedición por parte de Digatone. Muy recomendable para aquellos que empiezan a ahondar en el rock progresivo más desconocido, por su facilidad de asimilación.

 

                Reseña de Germán Ramírez  

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre Isaiah, aquí.

Algunos datos biográficos, sacados de un texto elaborado por Albrecht Dornauer.

 

Enlaces de aúdios sacados de la página de bandcamp de la discográfica Repsychled.