Jerusalem

Jerusalem

Deram (1972) / Rockadrome/Lion (2016)

 

-----------------------------------------------------------------

 

El stoner rock como estilo, vio un filón cuando empezó a acercar hacia su sonido a grupos procedentes del underground de los años setenta, que verdaderamente poco tenían que ver. Captain Beyond, Sir Lord Baltimore, Buffalo, Randy Holden, Leaf Hound o estos mismos que tratamos hoy aquí. Eran nombrados constantemente como influencia o inspiración cuando poca cercanía había en un estilo, donde abundaba la mediocridad. Como intento de cobrar importancia y darle cancha a tu grupo era genial. Pero era muy injusto que esos grupos fueran catalogados de stoner rock, cuando solo eran jóvenes formaciones de principio de los 70 que hacían hard rock y a la vez experimentaban con la crudeza del sonido. El caso de Jerusalem es doblemente injusto, ya que su mérito histórico reside más en el efecto mecenas de Ian Gillan, que finalmente es lo que ha ido perdurando a través de las décadas.

 

 

Procedentes de Salisbury, tres de sus miembros eran amigos desde su etapa escolar. Cuando en 1966 un conocido cercano compró un disco de John Mayall con los Bluesbreakers, algo les hizo clic en el cerebro cuando oyeron esa música. Escuchar aquello fue abrirles hacia un sonido especial y único. El que John Mayall llegara a su localidad para tocar en un pub de la zona, fue una gran noticia. No se lo pensaron dos veces y fueron a verlo. El directo de Mayall fue totalmente revelador, al día siguiente entre clase y clase decidieron formar una banda. Cada uno de ellos fue adquiriendo su rol particular en el grupo. Todo de forma bastante espontánea. Desde un primer momento, se tomó la decisión de evitar tocar versiones, e ir adquiriendo habilidades propias sin estar sometidos a influencias directas. Empezaron a crear música propia dentro de sus limitaciones y habilidades. Aunque algunas ideas se utilizarían en un futuro próximo. La explosión del blues fue amainando poco a poco y otros nuevos estilos empezaron a tener más cabida, como la psicodelia o el freak beat. Nuevos miembros fueron uniéndose a la formación y acabaron convirtiéndose en un fenomenal quinteto. A partir de aquí, es cuando empieza la verdadera historia de Jerusalem. Recabaron en locales y pubs de la zona, sin dejar de lado la creación de temas. La hermana de uno de ellos, llamada Zoe. Trabajaba en Londres, dentro de la industria musical y la televisión. Por lo que conocía a mucha gente que podía ayudar a la joven banda. Y es que, cuando Zoe escuchó al grupo de su hermano Paul, esta quedó totalmente impresionada. Gracias a Micky Dallom, pudieron acceder a los estudios Pye para grabar una serie de demos. Zoe conocía a muchos músicos con cierta popularidad en la época. Uno de ellos era Gillan, quien accedió a conocer al grupo del hermano de esta. Pudo presenciar la potencia de Jerusalem en directo, cuando estos acompañaban a Uriah Heep en un concierto del College Salisbury. Junto a Roger Clover, Gillan decidió grabar más demos de Jerusalem montando un pequeño estudio casero. Zoe y Gillan se convirtieron finalmente en los managers de Jerusalem. Decidieron encontrar un cantante con una voz que se ajustara a la calidad de la banda. Pusieron anuncios y tras varias audiciones, un tal Lynden Williams se unió a la causa. Gillan les instó a grabar un disco en el estudio De Lane Lea Sound Centre de Wembley. Fueron fichados por Deram, y el disco se publicó en el año 1972. Hicieron extensas giras por aquel entonces y fueron incluidos también en numerosos festivales europeos de la época. De vuelta a Londres, Deram les pidió un nuevo tema para editarlo en un sencillo. Este se llamó “Kamikaze Moth” y fue tema principal del sencillo junto a “Frustation”. Desgraciadamente, al poco tiempo y el choque intelectual entre sus propios miembros, hizo que Jerusalem se separaran. A partir de aquí, se gestó el nacimiento de Pussy. Quienes grabaron un disco que nunca se llegó a editar hasta hoy. De nuevo, Gillan hizo las labores de manager y productor. Numerosas discográficas han editado el disco de Jerusalem de forma no oficial hasta que llegó Rockadrome. Lion Récords también se unió para la edición en lujoso vinilo, editándose este en 2016.

 

Jerusalem está formado por Bob Cooke y Bill Hinde a las guitarras, Lynden Williams a las voces, Ray Sparrow a la batería y Paul Dean al bajo. El único disco de Jerusalem es un compendio tremendo de hard rock setentero crudo y visceral. Poco tuvo que hacer Gillan en la producción en mi opinión, cuando este suena de forma natural y tan desgarradora. Esta obra magnánima mira de tú a tú al debut de Black Sabbath, en cuanto a originalidad y arriesgo. Claramente la intención de Gillan en cuanto al mecenazgo hacia Jerusalem, fue buena. Pero con el paso del tiempo le ha quitado mucho prestigio contextual a un disco, que debería de ser un clásico del género. El disco comienza con “Frustation”, un caótico rock and roll donde la principal premisa es la intensidad del sonido de las guitarras. “Hooded Eagle” es un épico corte, donde Williams a las voces suena de forma desgarradora. Entornan hacia el blues con “I See The Light”, alucinante corte de sonido parco. Conteniendo también una parte intermedia, que vira un poco hacia el rock progresivo. “Murderer’s Lament” comienza como una sintonía espectral, convirtiéndose verdaderamente en un medio tiempo de sonido profundo. Algunos tramos de guitarra son maravillosos. Termina la primera cara con “When The Wolf Sits”, de tremendo sonido es uno de las mejores composiciones. Hard rock en su máximo grado de expresión. “Midnight Steamer” mantiene el potente ritmo con unas aportaciones de guitarra que no te dejaran indiferente. Otro fabuloso corte, sin duda. Se acercan aún más al sonido Sabbath con “Primitive Man”. De grueso sonido de bajo, el ritmo intermedio nos hace pensar en el doom rock que emergería décadas después, unos visionarios. “Beyond The Grave” comienza como un asilvestrado corte, para ir modificando su sonido hacia un alucinante tramo donde la guitarra eléctrica toma el control, sublime. Termina con “She Came Like A Bat From Hell”. Gran título para un corte de hard rock de sonido histriónico y totalmente descontrolado con homenaje a Hendrix incluido. La edición en CD de Rockadrome, contiene algunas temas extras como demos y el single “Kamikaze Moth”. Maltratado durante años con reediciones no oficiales, por fin encuentra Jerusalem una digna y oficial reedición. Amén.

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre este disco, aquí.

Algunos datos biográficos, sacados de un texto de Paul Dean.