Jungle

The 1969 Demo Álbum

Red Lounge Récords (2011)

 

----------------------------------------------------------

 

No sabéis como disfrutamos con este tipo de artefactos sonoros. Sin duda, somos conscientes del poco trayecto mediático que tienen este tipo de discos tan minoritarios. Pero es lo que nos hace seguir adelante en esta aventura. Ahondar en lo profundo del asunto y no raspar solamente en la superficie de la red, eso lo hace cualquiera… Jungle es otro de esos grupos que no supieron buscar un momento de gloria, o simplemente es que no pudieron. Solo dejaron para los restos una serie de grabaciones, que a día de hoy forman uno de los discos más desconocidos de la psicodelia rock americana.

 

La humilde epopeya de Jungle comienza a principio de los años sesenta. En un ambiente escolar, se conocen James Ryan y Virgil Daniels. Estos deciden aprender a tocar la guitarra y posteriormente formar una banda. El sueño de cualquier adolescente por aquel entonces. En aquellos tiempos, California era un hervidero de música surf. Así que en un comienzo, empiezan bajo esa premisa de sonido surfero bajo el nombre The Knight Riders. Este apelativo también tenía cierta crítica irónica al movimiento supremacista del Ku Klux Klan. Con dos guitarras y una batería, tocada esta por Greg Mahoney, empiezan dando sus primeros conciertos en fiestas de instituto. Todo fue cambiando poco a poco, la influencia de las formaciones inglesas que iban ejerciendo una atracción evidente en la juventud americana era cada vez más palpable. Así que el sonido fue cambiando, y las primeras formaciones de sonido garage comenzaron a emerger en la sociedad estadounidense. Entienden que tienen que evolucionar, así que en The Knight Riders entran un bajista y un vocalista junto con algún cambio de formación a las baquetas. Empiezan a componer algunos temas, y deciden hacer una grabación en directo en un estudio para sacar adelante algunas demos. En 1965, casi estuvieron a punto de firmar un contrato con A&R, pero finalmente la discográfica no dio el visto bueno. The Knight Riders sigue su andadura aumentando su popularidad local, con algunos cambios de formación y algún abandono debido al servicio militar. Con destino a un cuartel de Alemania, Daniels pudo visitar Ibiza por aquellos años. Cuando este volvió del servicio militar, decidieron cambiar de nombre y eligieron Jungle como favorito. Algunas ideas estaban ahí en proceso de composición. Decidieron ir a Ibiza con el plan de encontrar algún contrato con una discográfica europea. Volvieron con las manos y los bolsillos vacíos. En 1969, entran en el estudio Allegro Sound para grabar una serie de temas para una demo. Estas grabaciones se prensaron en cincuenta vinilos para su distribución entre las discográficas. El contrato cada vez está más presente, Polydor es la interesada y les propone una sugerente cantidad de dinero por grabar tres discos en tres años. Al igual que en otros casos similares, y debido habitualmente a rencillas que están ahí latentes en el nucleo del grupo. Dos de sus miembros deciden abandonar justo antes de firmar el contrato y se van a Europa. Todo se acaba perdiendo y el grupo se acabó separando de forma definitiva. La demo fue editada en los años noventa en una edición no oficial. Red Lounge editó en 2011 estas grabaciones bajo la oficialidad de los propios miembros de la banda.

 

 

La formación de Jungle en 1969, está compuesta por Jay Mierly a las voces, John Dawson a los teclados y alguna guitarra ocasional, Virgil Daniels a la guitarra solista, Delbert Lang a la batería y James Clark al bajo. El material ofrecido aquí por Jungle es una auténtica maravilla, inexplicable que haya tenido tan poca repercusión en el mundillo del coleccionismo. La mezcla de west coast y rock psicodélico, es un perfecto ejemplo prototípico de lo que solía ofrecer el sonido californiano por aquel entonces. Ese batiburrillo de folk, pop, rock y duras guitarras distorsionadas, son una delicia intelectual en estos temas que componían las demos grabadas en 1969. En el disco encontramos un total de seis temas, abundando los largos minutajes y los desarrollos complejos. El estilo de Daniels a la guitarra solista no tiene nada que envidiar a algunos genios de la época, como Jorma Kaukonen, John Cipollina o Gary Yoder, entre muchos otros. Comienza con “House Of Rooms”, medio tiempo melódico a dos voces con interesantes repuntes al órgano y abundantes cambios de ritmo. Seguimos con una composición totalmente acústica llamada “Somewhere Sweet Memories”. Sonido folk pop, cercano a formaciones como América o Crosby Still Nash And Young. “Gray Picnic” ahonda más en el pop rock psicodélico, con un Daniels a la guitarra que cuando emerge te deja sin palabras. Puro sonido fuzz y muchísima creatividad a las seis cuerdas, con incluso modestas incursiones en el jazz. En cambio, “Changes I’m Going Through” es un tema de sonido country con sencillas melodías y poca complicación. Algo que solía ser habitual en este tipo de grupos, utilizar factores tradicionales. Seguimos con “Early Morning Rising”, donde nos encontramos con una explosión de melodías, pop, sonido garage y psicodelia. De nuevo la labor de Daniels es sublime a la guitarra eléctrica con algunos tramos de sonido fuzz que son muy sorprendentes, acompañado siempre del órgano hammond de Dawson. Termina esta maravilla de disco con “Slave Ship”. Donde de nuevo hacen una mezcla muy interesante de géneros musicales, en este tema de casi nueve minutos. Un original de 1969 te puede costar casi 3.000 euros, pero Red Lounge supo evitar esa limitación económica con esta reedición de sonido fantástico. Si te va ahondar en rarezas como Quatrain, Graffiti o Brain Police, aquí tienes otro magnífico artilugio sonoro.         

 

Reseña de Germán Ramírez 

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre este disco, aquí.

Algunos datos biográficos, sacados de textos realizados por Jay Mierly, John Dawson y Miguel Rodriguez.