Lagger Blues Machine

TANIT Live

Fricrivan (1988)

 

--------------------------------------------------------------

Dándole una vuelta de tuerca, el disco que reseñamos en esta ocasión es una rareza de las más absolutas. La trayectoria de Lagger Blues Machine no pasó del underground europeo, dejando eso si alguna que otra muestra sonora para el oyente de sonido muy interesante. Tanit Live es un disco en directo que no es perfecto en su totalidad debido a su falta de calidad sonora, pero que da una cierta idea del potencial de esta formación de rock progresivo experimental.

 

 

Procedentes de Bélgica, país con un sólido movimiento dentro del rock progresivo con formaciones como Jenghiz Khan, Burning Plague, Irish Coffee, Recreation o Laurelie. Los inicios de Lagger Blues Machine están datados sobre finales de los sesenta. Christian Duponcheel decidió montar un grupo bajo este peculiar nombre en 1968. Tres músicos se le unieron en la aventura que comenzó de una forma un tanto liviana, pero poco a poco se adentraron en todo el movimiento de formaciones que se iban generando en el panorama musical belga. En 1970, son invitados a participar en un evento gratuito que les daba una gran oportunidad para darse a conocer. Este concierto multitudinario al aire libre se realizó en el Wolu-Shopping Center el 31 de Noviembre de aquel mismo año. Ellos participaron como grupo local, el resto de las formaciones involucradas eran Warhorse, Pete Brown And Piblokto y Wishbone Ash como cabeza de cartel. Ellos abrieron la tanda de directos empezando a las seis de la tarde. La ejecución de Lagger Blues Machine se registró en cinta con una grabadora casera. Perdurando durante años en un cajón, hasta que en 1988 la discográfica belga llamada Ficrivan, junto con Fanny Récords, publicaría estos temas en una edición en vinilo de 500 copias numeradas. Lagger Blues Machine consiguieron un contrato con CBS a principios de los años setenta. Esto dio para grabar un único disco en 1972. Con algunos cambios en la formación, consiguieron por fin plasmar su música en un único disco. Al poco tiempo después, acabaron separándose. De los restos que quedaron surgió otra interesante formación de sonido sinfónico-progresivo liderada también por Duponcheel: Dragón. Estos editaron un disco homónimo en 1976 y décadas después, también fue publicado un disco de rarezas por parte de Fricrivan.

 

 

La formación de Lagger Blues Machine que actuó en el festival y por tanto, es participe en esta grabación editada en 1988, estaba compuesta por Christian Duponcheel a los teclados, Jose Cuisset a las guitarras, Jean-Luc Duponcheel a la batería y Michel Maes al bajo. Siendo su sonido cercano al rock progresivo y a la experimentación jazz rock, es cercano en estilo a The Mothers Of Invention y grupos ingleses como The Soft Machine en su faceta más dura musicalmente. La calidad de la grabación a veces deja que desear, pero como documento sonoro es indispensable para conocer la desconocida escena underground de la Bélgica de los años setenta. Grandes formaciones  que únicamente grabarían un álbum en su mayor parte y con resultados totalmente sorprendentes, como Irish Coffee. El repertorio incluido aquí, está formado por un total de cuatro temas de gran minutaje. Comienza con “Test About A Rehabilitating Personality”, consistente tema cercano al hard rock y con constantes cambios de ritmo. Cercano a los King Crimson más eléctricos o los Focus más intensos. La labor de Duponcheel a la batería es una maravilla absoluta. La guitarra suena cruda y con un sonido totalmente psicótico. “Ode” es un corte donde utilizan algunas partes vocales, me imagino que por parte de Cuisset. Mantienen ese estilo de rock experimental de sonido duro y con pegada fuerte. Aunque también aportando algunos tramos más calmados donde la guitarra de Cuisset genera interesantes improvisaciones. Curiosamente nos encontramos aquí un doble sonido de guitarra eléctrica. Me imagino que Duponcheel dejaría los teclados en favor de las seis cuerdas, pero no está expresamente acreditado en el vinilo. Así y todo, el resultado es espectacular. Comienza la segunda cara con la instrumental “Mistake”. Y aquí si coge Duponcheel los teclados, siendo estos de sonido histriónicos. Composición enfermiza totalmente experimental sin ningún tipo de orden sonoro. Teniendo la batería un momento para la improvisación en forma de solo, desgraciadamente también contiene algunas bajadas de calidad de sonido. Terminamos con “Firedance”, hard rock progresivo con interesantes riffs y cambios de ritmos constantes. Conteniendo también un potente solo de guitarra de estilo John McLaughlin, utilizan aquí algunas coletillas sonoras que ponen la vista en la música clásica. Una pena que la calidad de sonido baje en la segunda cara. Aunque sin duda es un gran disco con momentos espectaculares. El movimiento de sonido progresivo en Europa fue extenso llegando a recónditos lugares y dio para muchos sonidos interesantes. Aquí tenemos uno más a tener en cuenta.   

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------