Mad Timothy

A Very Snug Joiner

Out-Sider / Plastic Crimewave (2018)

 

------------------------------------------------------------------

 

Que cuatro criajos hagan un amago de intento de imitación de Led Zeppelin en la actualidad, no debería de ser una noticia excesivamente trascendente en el mundo musical… Más que nada porque la burbuja no suele tardar mucho en explotar, desapareciendo fácilmente del mapa. Pero que hoy en día sigan saliendo desconocidas grabaciones tan interesantes como estas, sí que me parece de una evidente transcendencia absolutamente palpable y reconocible si verdaderamente gustas de darle un valor auténtico a la música. La labor de Guerssen sigue inconmensurable, dándonos en el proceso ediciones que generan un rico estrato de alimentación mental para todos los que amamos un periodo determinado de la historia musical del siglo pasado. ¡Qué maravilla!

 

Sin duda, Guerssen va un paso más allá de solo alimentarnos con buena música. El efecto seudo arqueológico de realizar ediciones que sobrepasan lo que es una simple publicación en sí, es de un valor inigualable para el mundo del coleccionismo. Las grabaciones incluidas en esta edición, fueron encontradas en una tienda de segunda mano procedente de Chicago. Se desconoce las fechas exactas del material, ya que el acetato encontrado no disponía de este dato en concreto. Y es que son muchas piezas las que se desconocen todavía de este disco, como quienes son los músicos o el estudio donde se realizó la grabación. El descubrimiento de este acetato, gira en torno a un amigo de Steve Krakow. Krakow es un artista underground de Chicago, que bajo la influencia del mundillo psicodélico de los años 60-70, ha estado en innumerables proyectos como artista gráfico bajo el apelativo de Plastic Crimewave, creador de la discográfica Drag City o el editor de la revista llamada Galactic Zoo Dossier. Fue este mismo quien puso en conocimiento de Guerssen, la existencia de estas grabaciones recientemente descubiertas. Así que surgió esta apasionante colaboración entre Krakow-Guerssen, dando lugar finalmente a esta edición en vinilo. Guerssen mantiene la esperanza de encontrar algún día, quienes son los responsables de estas enigmáticas grabaciones. Si no es así, acabaran sin duda en el imaginario colectivo del coleccionismo musical y seguramente tarde o temprano, empezaran a circular en torno a estas alguna que otra leyenda urbana. No será la primera vez que ocurre, ni será la última...

 

La labor gráfica ha sido realizada por el artista y escultor llamado Robert Buchholz, dándole forma estética a un material que no disponían ni de eso siquiera. Con sonido remasterizado, la calidad de estas grabaciones es cruda como no puede ser de otra manera. Ensalada de hard rock psicodélico datado sin duda sobre finales de los años sesenta y principios de los setenta, con algún sonido west coast y cierta adherencia tanto de blues rock como folk. En la línea de The Savage Resurrection, Dragonfly, The Third Power, o algún exponente más europeo como los legendarios Cream o Blues Addicts. Desde luego es sorprendente y muy emocionante la calidad del mismo. Comienza con un tema llamado “Strong Enough”, una descarga de hard rock ácido que sorprende por su ejecución. La parte rítmica es contundente y el sonido distorsionado de la guitarra es por momentos incendiario. En el proceso, nos encontramos con un piano de sonido jazzístico. “Drain Pipe” es acid rock de la época, un medio tiempo con cierto oscurantismo y abundante guitarra eléctrica. Realizan una versión de Bob Dylan, “Master Of War”. Y teniendo en cuenta lo casero de estas grabaciones, la ejecución es bastante sólida aunque el solo de órgano este un tanto inexistente. El folk pop encuentra un lugar con “Find My Place”. Corta composición con momentos para la armónica y un organillo de sonido muy interesante. “Snug Joiner” nos deja un momento para la psicodelia experimental, en la línea que harían los Jefferson Airplane en After Bathing At Baxter’s con momentos de desenfreno vocal e improvisación totalmente enajenada. Volvemos al acid rock más adictivo con “Running” y “J.P.”. Tremendo subidón roquero directo a lo más hondo del intelecto más primario de la música, donde la guitarra eléctrica en estado salvaje toma protagonismo en todo esto con algún que otro solo espectacular. Parece difícil, pero lo hacen incluso mejor en “You Will Die If You Go Away”. Hard rock de sonido básico, que hará disfrutar de lo lindo a esos majaras del primitivismo roquero. Termina este pequeño tesoro musical con otra versión: “King Bee”, donde el blues más esencial cobra forma durante ocho minutos. Puede sonar un tanto exagerado o incluso de pecar de cierta soberbia, pero no puedo dejar de ver este artefacto como uno de los lanzamientos más interesantes del 2018. Mi enhorabuena tanto a Guerssen como a Plastic Crimewave por la labor de ponernos en conocimiento de estas pequeñas delicias sonoras.

 

Reseña de Germán Ramírez   

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí.