The Matadors

Get Down From The Tree!

Munster Récords (2011)

 

----------------------------------------------------------

 

A The Matadors los conocí en una época en la que mis bolsillos estaban un tanto escasos y mi apetito musical era bastante más insaciable que ahora. Por lo que herramientas como Soulseek eran un salvavidas que cuando ves pasar el tiempo, es cuando llegas a darte cuenta del valor que tenía todo aquello aunque esto no fuera ni mucho menos legal. Escuchar el recopilatorio que editaría Bonton a mediados de los años noventa y que recogía parte de toda su discografía me dejó totalmente con la boca abierta. Un grupo checoslovaco haciendo un terrible freakbeat y garage a finales de los años sesenta. Por eso, cuando recibí la noticia de que Munster iba a sacar este recopilatorio en el año 2011, me pareció sublime y a la vez, muy significativo. Hoy le dedicamos un espacio en Mentes De Ácido a este Get Down From The Tree!. Son ya varios años de retraso, pero como acción reivindicativa por nuestra parte, nos parece muy acertada.

 

Cuando ya tienes un recorrido en esto del coleccionismo del rock de los años sesenta/setenta, la sorpresa inicial se va rompiendo poco a poco y te haces a todo eso. Pero cuando estas todavía empezando a ahondar poco a poco y escarbas cada vez más. La sensación de escuchar por primera vez a formaciones de países asiáticos o de zonas como Yugoslavia o Rumanía que no solo es que hicieran música propia, es que eran de una calidad maravillosa, no tiene precio. Grupa 220, Blue Effect, Prudy o estos propios The Matadors, eran perfectos ejemplos de que el rock no entendía de nacionalismos patrios, alcanzando todo tipo de lugares recónditos insospechados. Los orígenes de este grupo, están en formaciones pioneras de rock and roll de comienzos de los años sesenta, como Komety y Pra-Be. Convergieron juntos en Fontana, una formación que inició un largo recorrido por clubs de Alemania durante un cierto tiempo. Establecidos en el país alemán, deciden cambiar el nombre a The Matadors en el año 1965. Tras varios cambios, se establece durante un tiempo una solidez en la formación que estableció la primera etapa del grupo. En 1966, vuelven a su país natal e inician su creatividad con algunas primeras composiciones propias. Empezando también su etapa de grabación en el estudio de sucesivos sencillos editados en su mayoría por la discográfica Supraphon. Como tantas otras discográficas, Supraphon comenzó siendo especialista en música clásica y tradicional. Pero vio la posibilidad en el cada vez más incipiente pop rock de la época, y The Matadors fue uno de sus primeros fichajes en el tema. Estos se estrenaron con una versión de “Farmer John” en un EP que contenía otros tres temas: “Sing A Song Of Sixpence”, “Pay Pay Twist” y “Locomotion With You”. Hay que tener en cuenta, que The Matadors eran unos auténticos pioneros en su propio país en el uso de la psicodelia, la distorsión, el uso de textos en inglés y en incluir en su música, elementos de experimentación sonora. Tras varios sencillos más y algún que otro cambio de formación, en 1968 deciden entrar en el estudio para grabar el que fuera su único disco. Pero debido a que la industria discográfica en su propio país no era especialmente eficiente, no llegó a salir en Checoslovaquia hasta el año 1969. La edición era totalmente casera, sin portada y sin créditos. Verdaderamente este disco, tuvo más repercusión en otros países de Europa. En su propio país pasó sin pena ni gloria, teniendo en cuenta el trato discográfico que tuvieron. No fue hasta bien entrados los años ochenta, que existió en su país de origen una edición fidedigna y respetable. En 1970, se les ofreció la oportunidad de formar parte de la versión alemana del musical Hair, titulada Haare. De esto fueron editados algunos sencillos con versiones de "Aquarius", y algún que otro disco con temas cantados en alemán. Pero lo importante es que de esta experiencia, salieron sólidos proyectos como el grupo de kraut rock llamado Emergency, que editó numerosos discos a lo largo de la década setentera. De los cambios de formación anteriores, también surgieron grupos altamente interesantes como Blue Effect, quienes editarían en 1971 un clásico disco de blues rock psicodélico llamado Kingdom Of Life. Sin duda, aquí tenemos un pequeño pero importante trozo de la historia del pop rock europeo.

 

La formación que grabó el único disco de The Matadors, estaba formada por Tony Black a la batería, Otto Bazloja al bajo, Jan Obermajer a los teclados, Radim Hladik a la guitarra y Viktor Sodoma a las voces. El popurrí de estilos que encontramos en este completista recopilatorio llamado Get Down From The Tree!, gira entre el beat más simplón, pasando por el garage, el freakbeat y llegando a algunos experimentos psicodélicos de cierto atrevimiento para la época. El orden de los temas no es cronológico, por lo que saltan hacia adelante y hacia atrás según le convenga a este. Así que la mezcla de géneros y épocas lo hace bastante heterogéneo. El total de temas incluidos aquí suman veinticuatro, pero por nuestra parte nos centraremos en aquellos cortes más interesantes y que marcaron esa huella en la historia europea del rock. Comienza con “Get Down From The Tree”, garagera composición que sin duda es toda una maravilla. Manteniéndose este nivel inicial con “Old Mother Hubbard”, alocado tema de sonido garage punk y abundante distorsión. Aunque “Hate Everything Except Of Hatter” es un medio tiempo melódico, hay que tenerla en cuenta por el maravilloso uso que tienen del fuzz guitar. No tienen nada que envidiar a clásicos del sonido garage como The Litter o The Shadows Of Knight. El sonido freakbeat británico está presente en temas como “Sing A Song Of Sixpence”, “I Thinks It’s Gonna Work Out Fine” o “Malej Zvon Co Mam”. El blues rock también hace presencia en “I’m So Lonesome (Out Of Reach)” o la fantástica “You’ll Be Mine”. Lo sublime de su sonido lo encontramos en derroches de puro sonido garage como “Don’t Bother Me”, “Indolence” o la psicodelia instrumental titulada “Extraction”. El pop más cándido lo encontramos en composiciones como “Láhev Kalorií”, “I Want To See You”, “Bad Bad Bird” o la instrumental “Locomotion With You”. Se incluyen también versiones de clásicos como “My Girl” o “It’s All Over Now Baby Blue” de Bob Dylan. Cortes como “Shotgun” o “I Must Hope” son todo un pildorazo de energía musical, que pone a este recopilatorio al nivel de algo puramente esencial si sientes un interés verdadero por la música de aquellos años. En resumen, recomendable al cien por cien.        

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí.

Algunos datos biográficos, sacados de un texto elaborado por Lou Kash.