Prins Obi And The Dream Warriors

Prins Obi And The Dream Warriors

Inner Ear Récords (2018)

 

--------------------------------------------------------------

 

Termina un año más y nos encontramos sorpresivamente con este lanzamiento un tanto inesperado. Prins Obi And The Dream Warriors, con este pintoresco nombre hay una larga y caleidoscópica mezcla de sonidos más o menos interesantes, pero que sin duda suenan con frescura y muchísimas ganas de innovar en un espectro musical un tanto apelmazado por géneros faltos de chispa. Os presentamos en Mentes De Ácido a estos jóvenes griegos y su último lanzamiento musical.

 

Tras esta formación nos encontramos a unos músicos con cierto bagaje musical desde hace ya algunos años. De hecho se podría considerar un colectivo musical con situación geográfica en Atenas. Principalmente nos encontramos a la cabeza más visible del grupo, Prins Obi. Este músico es un elemento muy activo en la escena musical griega, principalmente underground, que ha participado en proyectos como Baby Guru o con su carrera en solitario bajo este alter ego. De hecho, ha editado ya varias referencias, algunas de ellas con algo de calado en la escena musical de su país como Notions o The Age Of Torlou. El siguiente paso ha sido este proyecto titulado Prins Obi And The Dream Warriors. Otros músicos reunidos en este trabajo discográfico, tienen diferentes procedencias musicales. Miembros de The Voyage Limpid Sound o Chickn, estos últimos han editado bajo esta misma discográfica un par de lanzamientos tanto en 2016 como en este mismo 2018. Aquí hay músicos que han colaborado con Ben Montero, músico australiano afincado en Grecia y que ha creado sonidos psicodélicos muy herederos de formaciones como Pink Floyd o The Beatles. Por último, hay gente relacionada con la interesante formación llamada A Victim Of Society, también editados por Inner Ear Recordings. Sonido muy interesante la de esta última formación nombrada, con conexiones en el ámbito lo fi de Jesus And The Mary Chain, u otras más actuales como Black Rebel Motorcicle Club. Y es que ya la actualidad de hoy es un tanto inabarcable al tener las bandas muy pocas oportunidades en circuitos grandes, y expandirse todo por zonas más limitadas pero con un público más pequeño aunque más fiel. Todo esto hace que haya más posibilidades de que te pierdas buenos sonidos, sino estas constantemente reseteando y buscando por la red. Así que podríamos decir que el disco de Prins Obi And The Dream Warriors es a la vez el nuevo trabajo en solitario de Georgios Dimakis (Prins Obi), y un nuevo súper grupo surgido desde algunas interesantes formaciones del panorama musical griego. El resultado final es este nuevo disco, grabado en los estudios Diskex.

 

El sonido de esta formación es una batidora hasta arriba de sustancia en constante funcionamiento. Y es que ya hoy en día dan igual los géneros musicales. Todo se mezcla en un producto que va a tener decenas de sabores a la vez. Rock, pop, años setenta, noventa, kraut, los ochenta, psicodelia, jazz… Los músicos jóvenes han tenido la oportunidad de oro de poder beber de cientos y cientos de referencias, y es algo más que palpable en el sonido de hoy. Prins Obi And The Dream Warriors son un ejemplo perfecto de ello. El disco comienza con “Concentration”, donde desde el principio las referencias musicales son perfectamente palpables hacia el pop rock vitaminado de los ingleses Supergrass. Seguimos con “Flower Child”, sin duda un temazo de rock en la línea de grupos como Graveyard y toda aquella onda sueca. El trabajo de la parte rítmica se hace muy gratificante, muy buenos músicos tanto a la batería como al bajo. Se vuelven mucho más teatrales y roqueramente hipnóticos en “Negative People/Άμοιρε Άνθρωπε. Otro gran tema que mezcla letras tanto en inglés como en griego. “Astral lady Blues” es un dinámico blues rock, con algún énfasis en sonidos beatlenianos. Con “Finger”, Dimakis adopta vocalmente la figura de Marc Bolan. Puro sonido T. Rex, y no pretenden en ningún momento camuflarlo. En Δίνη” vuelven a acoger para sí su lengua patria, y nos dejan un medio tiempo de pop psicodélico muy agradable. Manteniéndose esto con el siguiente corte titulado “Αδαμάντινα Φτερά”. Verdaderamente la segunda parte del disco es mucho más pausada y con tendencia a la relajación. “Sally Jupinero” es sonido The Kinks desde principio a fin, un tanto arriesgado desde mi punto de vista ya que no es fácil acoger el sonido de Davies y compañía sin caer en lo cursi. Finaliza este tema con un sonido de órgano muy efectista, en mi opinión. Las referencias a The Doors en algunos tramos de “Guilty Pleasure Theme” son más que evidentes, evolucionando hacia un tema de hard rock un tanto pintoresco. “For Absent Friends” es un pequeño corte instrumental donde acogen sonidos como el barroco o incluso el canterbury. Terminando el disco con una balada a piano llamada “Wide Open”, composición muy heredera de Leonard Cohen. No han grabado el disco del año, y yo creo que tampoco lo pretendían. Lo que sí que me parece claro es que Prins Obi And The Dream Warriors hacen un sonido muy asimilable, con momentos destacables y muy dignos.

 

Reseña de Germán Ramírez     

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta banda, aquí.