Steamhammer

Mountains

B&C Récords (1971) / Esoteric (2016)

 

-------------------------------------------------------------

 

El blues asaltó la península británica allá por los años sesenta, de una forma sin igual. El movimiento centrado en ese sonido que se generó, dio para decenas y decenas de bandas e influencias de todo tipo. Algo que supuso un mundo paralelo, a toda la corriente pop y de música beat del país británico. Steamhammer surgieron como uno más de esos grupos, sin prácticamente destacar en aquel panorama musical. En Mentes De Ácido le cedemos nuestro pequeño espacio como homenaje a una estupenda banda, que pasó del purismo del blues al rock progresivo y el hard rock en los años setenta.


La formación de Steamhammer se produjo a finales de los años sesenta en la localidad de Worthing, situada en el Sussex Occidental. Con miembros de diferentes formaciones iniciales de la escena rythm and blues o la música beat como The Pakage Deal, y algún comienzo como músicos de sesión, como el de Martin Quittenton con Rod Stewart. Esta banda se formó en un principio como un quinteto que asumió un sonido blues tradicional, algo bastante usual en grupos de aquella época. Aunque a Steamhammer, dentro de la escena blues, podríamos catalogarlo de un grupo tardío. Tras hacerse un hueco en la escena inglesa con conciertos por toda la península británica. Freddie King los acoge como banda de acompañamiento para una gira por Inglaterra. En 1968, ellos son fichados por CBS, subsidiaria de Columbia Récords. El primer disco de Steamhammer se editó ese mismo año, teniendo una recepción bastante modesta en aquel panorama musical. Siendo homónimo en su edición inglesa, fue titulado en otros países como Reflection. Por aquel entonces, la escena blues cada vez estaba más apagada, y los músicos evolucionaban hacia sonidos más duros donde las pirotecnias a la guitarra era lo que más atraía al público. A finales de ese mismo 1969, es editado el segundo disco de la banda. Titulado Mark II, fue la primera de varias variaciones de formación que tuvo la banda. Siendo a partir de aquí su evolución musical cada vez más acelerada, todavía tenían elementos bastante evidentes del sonido blues. Mark II se editó tanto en Canadá, como Alemania, Estados Unidos y en diferentes países de Europa. Pero tuvo unas pobres ventas, por lo que lo convirtió en un grupo de circuito secundario. Míticas eran por lo visto, las cada vez más largas improvisaciones en directo, siendo muy celebradas por el público asistente. Para su tercer disco, la formación varió de quinteto a cuarteto. Algo que se iría reduciendo todavía más en el futuro. Titulado Mountains, fue editado por la pequeña discográfica B&C Récords en el año 1970. Considerado como su mejor disco, a día de hoy sigue sin tener su merecido reconocimiento. Otro disco más fue editado en 1972. Titulado Speech, tuvo una muy mala recepción de ventas. Sumando también los problemas internos de la banda, fue cuestión de tiempo que Steamhammer desaparecieran para siempre a mediados de los años setenta. Kieran White intento una carrera en solitario con la edición de un disco, a mediados de los años setenta. Steve Joliffe formó parte de Tangerine Dream. Martin Quittenton formó Pilot tras dejar el grupo, a principios de los años setenta. Mick Bradley murió trágicamente de leucemia en 1974. Martin Pugh y, el por aquel entonces batería de Steamhammer, Louis Cennamo, se unieron a Keith Relf para la formación de Armageddon. Esta agrupación grabarían un mítico álbum, a mediados de los años setenta.


La formación como cuarteto para Mountains, consistió en Kieran White a las voces, armónica y segunda guitarra eléctrica, Steve Davy al bajo y órgano, Mick Bradley a la batería y Martin Pugh a la guitarra solista. Este fantástico disco fue producido por Frytz Fryer en los temas de estudio, teniendo cabida un largo tema en directo, procedente de una actuación en el Lyceum. El trabajo gráfico es efectuado por Chris Stepan, tanto en su portada como contraportada. En general nos encontramos con una formación que se encontraba en estado de gracia, algo evidente por la calidad de las composiciones de esta etapa. El disco comienza con "I Wouldn't Have Thought", un evidente corte de sonido pop rock con cierta nostalgia por los años sesenta. La influencia de bandas como Jethro Tull, se puede notar desde una primera escucha. El fantástico trabajo con la guitarra de Martin Pugh, es bastante heredero del sonido Clapton. Continuamos con el largo tema en directo "Feeling On The L&N/Hold That Train". Donde registran en disco, las largas improvisaciones que les hicieron coger fama, dentro del circuito de aficionados al blues rock. La labor de Pugh en esta versión de un tema de Lionel Hampton y a la vez larga improvisación, es fundamental. Davy sorprende con un tremendo solo al bajo, y White aporta un maravilloso sonido a la armónica en su parte intermedia. "Levinia" continua con el camino iniciado por el primer tema de este álbum. Con un sonido pop de carácter campestre, es un fantástico tema que rompe con la dureza de la improvisación del anterior tema. Pugh, esta vez con acústica, nos sorprende con un magnífico solo de guitarra. Con "Henry lane" inician un tema algo más pausado, pero no por ello de menos calidad. Fantástica intensidad vocal y labor compositiva por parte de Kieran White. Un tal Keith Nelson toca el banjo en este corte. "Leader Of The Ring" es una balada de ambiente etéreo. Más animado es el sonido de "Walking Down The Road", traduciéndose en un tremendo boogie rock mezclado con percusión seudo tribal, donde Pugh elabora un sonido psicodélico a la guitarra. Termina el disco con el tema que da titulo al disco, "Mountains" es un medio tiempo que marca un estupendo y melódico final para este clásico disco del underground inglés.

Reseña de Germán Ramírez

 

-----------------------------------------------------------------------------------------

 

Más información sobre Steamhammer, en la página oficial de Martin Pugh

 

Family Tree elaborado por Pete Frame, aquí