Tapiman

"Hard Drive"

  Guerssen Records (2018)

 

-------------------------------------------------------------

 

Como si se tratara de una cápsula del tiempo llena de cosas remotas y casi olvidadas, nos llega esta edición de Guerssen con material inédito de Tapiman, una de las mejores bandas de hard rock que hemos tenido por tierras ibéricas. (Para más información os recomendamos este artículo). Pero hay que advertir que se trata de grabaciones caseras hechas con medios más bien precarios en locales de ensayo o estudios caseros, con una calidad del sonido que no es precisamente la óptima. Además hay que tener en cuenta que se trata de nueve cortes (más una versión de Black Sabbath) que pueden considerarse maquetas de temas en proceso, es decir, aun no estaban totalmente cocinados y solo en un caso, como veremos después, hemos conocido su versión definitiva en una grabación en condiciones.

 

Así pues, hablamos de un material principalmente dirigido a fanáticos de esta banda que deseen tener todo lo posible de ella. Para todos los demás potenciales oyentes, sobretodo para aquellos que quieran iniciarse en Tapiman, es recomendable escuchar primero sus primeros singles y sobretodo su primer LP (también reeditado por Guerssen en 2005) para disfrutar de su sonido con toda calidad. Quizás después, cuando hayan caído irremediablemente en el hechizo de Tapiman, busquen como locos esta recopilación de rarezas…

 

Una vez aclarado el tema, no cabe duda de que, al margen de la calidad de sonido que pueda el material incluido en este Hard Drive, se puede afirmar que se trata de algo con mucho interés si tenemos en cuenta que proviene de la primerísima formación de Tapiman en 1971, cuando el guitarrista Miguel Ángel Nuñez aun no había dejado el grupo (después sería sustituido por Max Sunyer). Sus otros dos compañeros eran, por supuesto, Tapi a la batería y Pepe Fernández al bajo. En esta primera etapa, en comparación con la posterior con Sunyer, Tapiman sonaban mucho más crudos, sin tantos matices ni guiños al progresivo, pero a cambio aportaban una frescura incomparable. Nuñez era en ese momento, quizás, un guitarrista técnicamente más limitado que Sunyer, pero perfectamente capacitado para expresar el hard rock más directo y contundente, como se puede comprobar en los singles de Tapiman en los que participó, y ciertamente también en este nuevo material inédito que ahora saca Guerssen lo volvemos a escuchar en todo su esplendor.

 

Se abre este recopilatorio con el tema que le da título, un magnífico trallazo donde sobresale desde el comienzo una base rítmica aplastante y, por supuesto, una inagotable guitarra llena de energía. Fabuloso corte que nos hace soñar en como hubiera sonado de haber sido grabado con más medios, pero que aun así es totalmente disfrutable tal y como lo escuchamos aquí. Seguimos con “No control”  una maqueta para una canción, buenísima, que sería grabada (aunque con Sunyer a la guitarra) para el primer LP de Tapiman. Tanto el primer tema como éste que comentamos ahora se inscriben en la vertiente más cruda y underground del hard rock de los 70, sin demasiadas florituras, pero pleno de energía y consistencia. Después sigue el disco con varios temas instrumentales consecutivos: “Eight”, “Time on Space”, “No title” y “Before Last Minute”, que en la práctica son una excusa para que M. A. Nuñez se luzca con su magnífica forma de tocar la guitarra. Más interesante es (al menos en el sentido de comprobar que palos exploraba Tapiman en sus inicios) “Long Sea Jorney”, un tema cortito y con un punto más psicodélico, una pena que no esté más desarrollado porque esta semilla prometía mucho. “Someone Here” es un corte con una tendencia mucho más melódica y popera. Llegamos así a “Planet Caravan”, que es, por supuesto, una versión del tema de Black Sabbath, que aumenta algo de intensidad la sutileza del original. En todo caso sirve para dejar muy claro que el grupo de Iommi y compañía era un referente importante para Tapiman. Cierra el disco una breve (y creo que meramente anecdótica) versión en acústico de “Eight”, uno de los instrumentales anteriormente comentados más arriba.

 

En suma, como ya hemos dicho, un disco que interesará muy especialmente a los seguidores más fanáticos de Tapiman, aunque quizás pueda ser muy apreciado por todos los buscadores de rarezas que provengan de los 70 y los coleccionistas de vinilo en general. En todo caso, cualquier excusa que sirva para recordar y devolver actualidad a esta magnífica banda siempre es bienvenida. Agradecemos a Guerssen el esfuerzo y el cuidado que ha puesto para rendir un nuevo homenaje a uno de los momentos más álgidos del rock ibérico.

 

Reseña de Antonio Ramírez

 


Más información en el bandcamp de Guerssen Records