Titus Groan

Titus Groan

Dawn (1971) / Music On Vinyl (2018)

 

---------------------------------------------------------------

 

Inglaterra fue un hervidero total de bandas de rock progresivo… Aunque sin duda, era difícilmente discernible donde estaba la línea del rock progresivo, la psicodelia o el pop rock. Esto creo una variedad de formaciones con un sonido rico en contenido, aunque estas no fueran especialmente originales en sus composiciones y fueran a la zaga de otras formaciones mayores. Titus Groan tuvieron una historia no muy larga, pero dejaron un buen disco que ha sabido mantenerse entre aquellos aficionados a la música progresiva. Cogiendo más notoriedad, cuando despegó la era del mp3 y el tráfico de música a través de internet.

 

 

Los orígenes de Titus Groan los encontramos en una formación llamada Jon. Estos solo grabaron un par de sencillos a mediados de los sesenta. Al poco tiempo después, y ya con formaciones como Colosseum iniciando sus primeros pasos. Supieron ver el filón en aquellas primeras formaciones de sonido progresivo. La transmutación a Titus Groan estaba realizada al poco tiempo después. El nombre fue adquirido de la novela del mismo nombre, escrita por Mervyn Peake. Este libro escrito en los años cuarenta, es un clásico de la literatura fantástica y del estilo gótico. Fue el primer volumen de una saga inacabada, escrita durante varias décadas. En una época musical donde hubo tanta creatividad musical, se supo valorar el trabajo literario de muchos escritores de fantasia que estaban bastante denostados: Tolkien, Robert E Howard, Lovecraft, etc. Así que muchas referencias hacia la literatura fantástica, fueron adquiridas por abundantes grupos de psicodelia y rock progresivo a finales de los años sesenta. Ya sea esto como homenaje o por pura estética. Titus Groan consiguieron un contrato en un incipiente subsello: Dawn Récords. Perteneciente a Pye, acogieron diferentes formaciones de rock progresivo como Comus, Demon Fuzz, Atlantic Bridge o Pluto. Verdaderamente no tuvieron una gran repercusión, aun teniendo el álbum una promoción por parte de la discográfica. Con apariciones en diferentes festivales junto a compañeros del mismo sello, o incluso alguna inclusión en el metraje de alguna película. Pero todo quedó en algo anecdótico, la ruptura fue definitiva no mucho tiempo después de que fuera editado el único disco de Titus Groan. Algún miembro de la banda fue hacia otra formación del mismo sello. Esta era Paul Brett’s Sage. Otros tuvieron algún momento de éxito a finales de los años setenta y principio de los ochenta. Pero esos datos vamos a dejarlo de lado. El disco de Titus Groan, ha sido reeditado numerosas veces desde finales de los años ochenta. La primera reedición fue a cargo de See For Miles en 1989. Otras fueron Si-Wan, Get Back, Esoteric o Second Life, entre otras. Sin duda es un disco muy coleccionado desde hace años.

 

La formación de Titus Groan, estaba compuesta por Tony Priestland al saxofón/flauta/oboe, John Lee al bajo, Jim Toomey a la batería y Stuart Cowell a la guitarra/voces/teclado. Grabado en los propios estudios de Pye, el disco fue producido por Barry Murray. Este estuvo implicado en formaciones como Mungo Jerry, entre otras del mismo sello. El estilo musical de Titus Groan era una mezcolanza de primigenio rock progresivo, pop rock típicamente sesentero y algo de música americana. Sin duda su estilo no era exclusivo, ni tampoco intentaron generar música novedosa como King Crimson o Van Der Graaf Generator. Ellos generaron una música versátil pero que no presentaba ninguna dificultad para el oyente. Así y todo, el disco es altamente recomendable por su calidad compositiva. Comienza con “It Wasn’t For You”, una composición que claramente emula el estilo de Blodwyn Pig en Ahead Rings Out. Esa mezcla tan divertida de swing, blues y rock, aquí se traduce en un magnífico comienzo. Lo que conlleva en algún momento de calidad por parte de Priestland al saxofón, y en una parte rítmica muy interesante. Sigue con “Hall Of Bright Carving”, donde el rock progresivo se hace más evidente. Lee al bajo esta genial y los cambios de ritmos se suceden de forma repetitiva en este tema con cierto aíre pintoresco. Cowell tiene su gran momento con un intenso solo de guitarra a mitad del tema. Finalmente son once minutos de tema que ponen punto y final a la primera cara. Sigue en la cara B, con “I Can’t Change”. Donde parece que supone una bajada de calidad compositiva con ese comienzo a medio tiempo, pero va metamorfoseando en un estupendo corte con  buenísimos momentos de flauta. Noto ciertas influencias de sonido Canterbury aquí. “I’t’s All Up With Us” es una sencilla balada de grata melodía que se va animando hacia el final. Termina oficialmente el disco con “Fuschia”. Gran tema de hard rock progresivo con el clásico ritmo trotante y esas melodías tan perfeccionadas que hacían este tipo de grupos. Algunas reediciones incluyeron algunos temas extras sacados de sencillos, como “Open The Door, Homer”, “Woman Of The World” o “Liverpool”. No es un clásico, tenemos aquí un disco de relleno para duros aficionados a aquellos viejos sonidos. Pero sin duda, tiene sus grandes momentos.

 

Reseña de Germán Ramírez   

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí.

Algunos datos biográficos, sacados de un texto elaborado por Marco Rossi.