Wedge

Killing Tongue

Heavy Psych Sounds (2018)

 

------------------------------------------------------------------

 

Ya tardaban estos majaras del rock psicotrónico en sacar un nuevo disco. Parece que 2018 empieza fuerte con el lanzamiento del nuevo disco de Wedge. Si ya con su debut crearon cierta comidilla entre los aficionados del hard rock más vintage, con este seguramente lo van a petar, señores. También han tardado lo suyo, pero cuando el proceso se hace a fuego lento. Al final merece más la pena el resultado.


Hace ya un tiempo que esta formación editó su debut. Más correctamente, en el año 2014. Fue una de las primeras referencias internacionales de la discográfica Heavy Psych Sounds. El primer disco de Wedge, que curiosamente estaba pensado como demo inicialmente, generó cierta expectación en la red por su evidente calidad. También es verdad, que estéticamente podían parecer una copia de otro grupo alemán en auge, Kadavar. De hecho, el arte gráfico de su primer álbum así lo parecía. Pero cuando te sumergías en su música, muy poco tenían que ver con los melenudos de moda. Wedge se acogían a un sonido más dinámico y directo que otras formaciones de su entorno. Tampoco eran unos novatos en todo esto, encabezados por un músico con una veteranía más que evidente. Ser miembro de formaciones de sonidos altamente dañinas para el cerebro, como Liquid Visions o The Magnificent Brotherhood. Kyrik Drewinski acogió este proyecto propio que encabeza actualmente toda su actividad musical, paralelamente a su labor de diseñador gráfico. Tras varios años de muy poco movimiento en el estudio, Wedge no han dejado en todo este tiempo su actividad encima de los escenarios. Hace prácticamente días, han estado de gira de nuevo por nuestro país. Y van ya unas cuantas, las que visitan España estos locos alemanes fanáticos del buen rock. La lista se alarga a países como Grecia, Bélgica, Israel o Inglaterra. Por supuesto, también han participado en diferentes festivales en todos estos años, como el Desertfest o Stoned From The Underground. Definitivamente, esta formación ya forman parte activa de la escena europea del hard rock underground. Su nuevo disco llamado Killing Tongue, ha sido grabado en LowSwing Studios y producido por Guy Sternberg. La formación es exactamente la misma, Kyrik Drewinski a las voces/guitarras, David Gotz al bajo/órgano y Holger Grosser a la batería.


Podríamos decir que Killing Tongue es una continuación de su anterior disco, pero no es del todo así. Si en su debut había cierta reminiscencia a los años sesenta con toques al sonido de The Who o The Pretty Things. Todo eso aquí parece que desaparece, al endurecer el sonido apretando el pedal un poquito más. Este disco es para fanáticos del hard rock elaborado en los años setenta, pero definitivamente adaptado a los sonidos de hoy. No esperéis stoner rock al uso, o excesivo sonido vintage con imitación a Black Sabbath incluida. Killing Tongue es un disco de sonido muy clásico para amantes de los Status Quo setenteros, Budgie, Montrose o Uriah Heep. Entiendo que para un grupo de hoy en día, asemejarse al sonido de aquellos años dorados sea una ardua tarea, diría que es casi imposible de conseguir (¿Witchcraft fueron uno de ellos?). Pero estos tíos saben jugar sus cartas, para que tenga su sonido una chispa y equilibrio especiales. Killing Tongue comienza duro con una composición con alma de single: "Nuthin'", pildorazo de rock intenso que te hará despegar del suelo. Gotz aporta al tema un gran solo de órgano. "Lucid" es el tema elegido como adelanto, puro hard rock de categoría que te mantiene en tensión extrema. En "Tired Eyes" nos acercan hacia un sonido más psicodélico, sin dejar de lado el rock clásico de marca americana, al estilo The Allman Brothers Band. Utilizan sitares eléctricos en esta peculiar composición, y de nuevo la aportación de Gotz a los teclados es muy remarcable. Muy buenos desarrollos de guitarra por parte de Drewinski. "Quarted To Dawn" rebaja la aceleración con una balada de gran efectividad compositiva. Magnífico desarrollo santaniano encontramos hacia la mitad. Volvemos en materia con "High Head Woman", terrible tema roquero hasta la médula. Tremendo aporte de guitarra por parte de Drewinski. La composición que da titulo al disco, es puro sonido Uriah Heep de principio a fin, pero pasado por la batidora Wedge. Definitivamente, estos tíos no intentan camuflar sus influencias, con también ciertos toques a Deep Purple por momentos. En "Alibi" giran al rock contundente, en la onda de unos Stray hasta la coronilla de anfetaminas. Se vuelven algo más oscuros en "Who Am I", arremetiendo al oyente con una tremenda composición. De los mejores temas de este disco con evidente influencia Budgie. Termina Killing Tongue, con "Push Air". Rock boogie fiestero con un tremendo derroche de guitarra por parte de Drewinski, para terminar este esperado disco que el año que viene va a estar en boca de muchos. Gran vuelta por parte de Wedge.

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre esta edición, aquí.

Reseña de su primer disco, aquí.