Wet Cactus

Dust, Hunger And Gloom

Odio Sonoro/Producciones Tudanca (2018)

 

---------------------------------------------------------------

 

La línea de la música del subsuelo sigue su camino. Como un riachuelo que transcurre bajo la roca. Lo escuchas a lo lejos, pero nunca lo ves a tu alrededor. En España todo lo comprendido con la música rock está ahí, aunque es como si no estuviera... Pero la energía tiene que ser canalizada, guste al sistema establecido o no guste. En este país van a perdurar las fiestas tradicionales sobre todo lo demás. Pero siempre va a haber algún tugurio donde puedas presenciar un buen concierto de rock. Wet Cactus es una banda todavía joven, pero que transmite en su música una energía importantísima en todo esto. Esencial, diría yo... Acaban de editar su segundo disco titulado Dust, Hunger and Gloom, y contiene su parte de porcentaje, para que todo esto perdure como buenamente pueda.


Procedentes de Cantabria, se formaron no hace mucho... En el año 2014. Biográficamente están todavía trazando su camino inicial. A finales del año 2015, editaron su primer disco homónimo. El sonido de este debut era de una formación, que estaba todavía soltando lastre para lanzarse al vacío. Como esos cohetes de la NASA que van reduciendo propulsores al salir hacie el espacio. Wet Cactus empezaron probando sonidos de aquí y de allá. Stoner, grunge, metal y algún toque de space rock. Fue un buen comienzo donde las referencias estaban claras. Pero lo importante es que arremetían de forma incesante, con una energía auténtica y viva. En aquel año los dejé pasar totalmente. ¡Uno no puede estar en todo! Pero con su segundo disco me han sorprendido muy gratamente. Odio Sonoro sigue apostando por ellos como discográfica. Un sello de garantía, que apuesta por bandas nuevas desde hace ya una década. En el verano del año 2017, grabaron el material que compondría su segundo trabajo. Todo ello en los estudios Drive Division de Santander.


Producciones Tudancas también ha colaborado en la edición de este disco, que se ha efectuado tanto en CD como casette. Y parece que están tentando una edición en vinilo. La fantástica ilustración de la portada, ha sido realizada por David Octane. Y ha dado totalmente en el clavo con la música que realizan Wet Cactus, no puede ser más acertada. Entre la edición de un disco y otro, decidieron dejar en su propio bandcamp una pequeña muestra del cauce por el que empezaba a discurrir su sonido. Dejaron para disfrute de todos, una versión de un tema de Pink Floyd: once minutos de "Set The Controls For The Heart Of The Sun". Los que vivan en el norte, a comienzos de este verano tienen una buena oportunidad de saber como se las gastan estos tíos en directo. Serán participes en el Stone Fest, celebrado en la localidad de Piedras Blancas, Asturias. Siendo el festival de dos días, también van a participar grupos como GlowSun, Planet Of Zeus, Troubled Horse u Holy Mushroom, entre otros. Festival gratuito, que cualquiera de la zona no debería perderse.


Wet Cactus está formado por Oscar Sanchez y Ernesto Díez a las guitarras, Jaime Pérez a la batería y Daniel Salvador al bajo/voz solista. La música que realizan es simple, hard rock contundente con cierto toque psicodélico, efectuado este por algunos efectos de sonidos. El estilo deriva entre el sonido de Seattle bajo la influencia de Mudhoney o Screaming Trees. Junto con la presencia del irreductible sonido de Kyuss, Yawning Man o Novadriver. Así que esto es un cóctel molotov, donde se cruza el crudo invierno con el calor desértico, que tan de moda parece que está en la actualidad. Personalmente, prefiero pasar más frío que calor. Pero musicalmente es un estilo que puede dar mucho juego. Y Wet Cactus parece que saben utilizarlo. En este disco se muestran más experimentales que en su opera prima. Todo el disco suena muy espontaneo, no abusan de imposturas y eso es un punto a su favor. Ya que el sonido natural es lo que da la rápida asimilación al oyente. El álbum está compuesto de cinco temas, que se recorren en poco más de media hora. Contiene algún instrumental como "Aquelarre", donde los cambios de ritmos son constantes. El resto de los temas tienen voces, aunque lo justo y necesario. "So Long" o "Full Moon Over My Head" tienen algo de ese sonido de los noventa, mezclado con largos minutajes instrumentales. Pero aquí prima en general el stoner rock en casi todo el repertorio. En "Dust, Hunger And Gloom" o "Sleepy Trip" tienen también un ramalazo hard rock, tipo Nébula, que me parece fantástico. Es un tremendo disco, que sin duda puede dar esperanzas a todos aquellos "vinagres" que pensamos que esto del rock, es como un enfermo terminal al que cualquier día le practican la eutanasia.

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Para más información sobre Wet Cactus, aquí.