Wizard

The Original WIZARD

Peon (1971) / Gear Fab (1999)

 

------------------------------------------------------

 

Gracias a la labor de Gear Fab Récords, he conocido discos que hoy en día son muy persistentes en mi vida diaria. Se le suele dar poca importancia al editor musical, y ver solo el factor económico de todo esto. Pero si no fuera por el trabajo seudo arqueológico de gente como Roger Maglio, ciertos aspectos de mi vida serían mucho más aburridos. The Original Wizard tuvieron esta reedición oficial a finales de los años noventa, y no fue hasta principios del dos mil cuando conocía esta edición gracias a las "maravillas" del Internet. Por supuesto, me apropié de una copia física a su debido momento. Damos cabida de nuevo, a otra oscura obra musical editada por Gear Fab, y que merece nuestro espacio. Vamos allá...


Wizard tienen su procedencia en Tampa, California. En la universidad de la zona sur de la ciudad, Ben Schultz y Paul Forney iniciaron una aventura musical juntos, tras conocerse por algunos amigos en común. Llamándose en principio Brother, empezaron a improvisar juntos. Un amigo de ellos llamado Chris Luhn, les acompañaba como roadie por algunos conciertos que les iban saliendo en clubs de la ciudad, y en fiestas universitarias. Al final acabó formando parte del conjunto, tras pedirle a su padre dinero para una nueva batería. Como Brother, ellos abrieron para dos bandas de cierto renombre en aquella época, The Flock y Smith. En comparación con The Flock y su evidente energía en directo, Smith eran un conjunto de sonido bastante más débil, encuadrados en el soft rock. Evidentemente, nuestros protagonistas fueron sorprendidos por la actuación de The Flock. No tardaron mucho en iniciar la evolución de Brother a Wizard. Tras un tiempo de ensayo, deciden iniciar una gira por diferentes localidades del mapa de Estados Unidos. En algunos casos, iban a la aventura. Estuvieron en Detroit, Miami, Chicago, Los Angeles o Colorado, entre otras localizaciones. Compartían escenarios con la improvisación o labor compositiva, siendo esta efectuada en hoteles de carretera la mayor parte de las veces. A las afueras de Detroit, formaron parte del elenco que tocó en el Goose Lake Festival. En este festival se mezclaron artistas locales, junto algunos internacionales. Jethro Tull, Chicago o Mountain eran algunos de los cabezas de cartel. Otros que tuvieron cabida, fueron The Litter, SRC, Savoy Brown, Detroit con Mitch Ryder o The Stooges, entre muchos otros. Wizard fueron un añadido no figurado en el cartel, ya que fueron sustitutos de última hora ante la exclusión de Rod Stewart And Faces. Toda una gran oportunidad, sin duda. Allí conocieron a los miembros del grupo de Detroit, The Third Power, que también participaron en el festival. Con ellos iniciaron una amistad que duró semanas, y donde mantuvieron convivencia en una casa comuna de la zona. Allí improvisaron durante horas con ellos, y con miembros de Frijid Pink o la banda de Bob Seger. Debido a la actuación en el festival, llamaron la atención de un promotor del sello Decca, llamado Bob Fletcher. Llevados a Atlanta para una sesión de grabación, que duro unos pocos días. Ellos aprovecharon para grabar todos los temas que conformarían este álbum. Las tomas se registraron sin ningún tipo de arreglo musical, siendo este uno de los secretos de este disco. Todas las canciones fueron tomas de una sola sesión. No se produjo ningún tipo de contrato con Decca, pero si que se utilizaron estas grabaciones para una edición en un pequeño sello. En 1971 se editó el disco, bajo la discográfica Peon. Tras la edición del artefacto, ellos fueron a Florida para una serie de conciertos por la zona. Recién llegados a Hollywood, acompañaron como teloneros a Van Morrison. Tocando cada vez con mayor calidad musical, parece ser que sus conciertos eran puro espectáculo experimental. Con improvisaciones que llegaban a rondar los treinta minutos de duración. También acompañaron en el escenario, a bandas como Mountain o Iron Butterfly. Pero nunca llegaron a volver a un estudio para una nueva grabación. Solo un escaso sencillo fue editado, bajo la discográfica Penguin y bajo la supervisión de Fletcher. 16 meses duró la existencia intensa de esta banda. Algunos de sus miembros se llegaron a dedicar exclusivamente a la música, con la labor de músico de sesión. Otros se dedicaron a la abogacía, o trabajaron en la industria dejando la música para siempre. Afortunadamente de todo esto, salió una formidable grabación para las décadas posteriores, y que Gear Fab rescató del olvido. Otras discográficas, como Akarma o la rusa ProgRock Récords, editaron este disco de forma no oficial.


La formación de Wizard, consiste en un trío formado por Paul Forney a las voces y bajo, Chris Luhn a la batería y Ben Schultz a la guitarra solista. Comienza el disco con la espectacular "Freedom", tema de rock campestre, donde Schultz nos deleita con algunos solos de guitarra de alta categoría. Tremendo uso del wah wah, por cierto. "Come And See The Bride" es un tema lento con estribillo emocionante, donde se utiliza un órgano no acreditado en su comienzo. Gran sonido pop de finales de los años sesenta. El bajo de Forney parece que te va a machacar el oído en cualquier momento. ¡¡Cuanta intensidad!! En "What Do You Know About Mary" mantienen el pabellón alto, con un tremendo tema de rock rural. El sonido de Schultz a la guitarra, tiende hacia un sonido muy Hendrix. "Opus Ate" es un tema algo más experimental, donde el pop rock se mezcla con cierto factor épico y psicodélico en sus partes más instrumentales. De nuevo, Ben Schultz arrasa a las seis cuerdas. "Goin' Away" nos trae de nuevo ese sonido rural, tan típicamente americano en el rock de los años setenta. "Killin Time" es otro de los platos fuertes de esta grabación. Hard rock y psicodelia unidos de la mano, con acercamientos claros a la música de Jimi Hendrix. "Got To See My Way" es rock psicodélico con cierta reminiscencia inglesa, en la onda de The Third Power o Thunder And Roses. En "Ride" dan un giro hacia el country rock americano, siendo este tema más anecdótico, que otra cosa. Así y todo, cuando llega el momento del solo de guitarra, Schultz da de nuevo la nota de forma magnífica. "Seance" es otro de los grandes momentos de este disco, hard rock setentero de magnífico estribillo y final apoteósico. Mantienen el pulso con "Talkin´To God", rock solido con despunte visceral a la guitarra. Se vuelve más experimentales con "Evergreen", dejándonos una espectacular muestra del magnífico rock que se hacía a principios de los años setenta. En esta edición, también se incluye el single editado posteriormente a este disco, con los temas "Got Love" y una toma alternativa de "Freedom". En definitiva, otra gran rareza que disfrutar si lo tuyo son los sonidos perdidos en aquellos locos años de la música rock.

 

Reseña de Germán Ramírez      

 

----------------------------------------------------------------------------------

 

Más información sobre Wizard, en Gear Fab