The Youngbloods

Rock Festival / Ride The Wind / Good And Dusty

BGO Récords (2017)

 

--------------------------------------------------------------

 

Dentro de toda la escena californiana de aquellos años sesenta. Hubo una serie de grupos que en su día estuvieron entre los grandes nombres. Pero el paso de los años, los ha ido tapando entre toda la gran cantidad ingente de formaciones procedentes de la escena psicodélica americana, que surgió como lava desde un volcán. Estos grupos son todo el grueso consumido por ese público coleccionista minoritario. Mi percepción es que The Youngbloods son una de esas bandas tapadas, que obtuvieron éxito en su día, pero hoy están completamente olvidadas. Por supuesto, no tienen ese condicionante de otras formaciones como The Grateful Dead o Jefferson Airplane, que indudablemente si son nombrados como referente. Con esta reseña analizamos la última etapa discográfica de The Youngbloods en profundidad, aunque también repasaremos el resto de su carrera biográficamente.


Los inicios de The Youngbloods lo encontramos en un joven Perry Miller, procedente de Queens, New York. Bajo el seudónimo creativo de Jesse Colin Young, este joven cantautor de música folk y habitante del mítico barrio Greenwich Village, grabó dos discos a mediados de los años sesenta. The Soul Of A City Boy y Young Blood fueron discos publicados por Capitol y Mercury, respectivamente. Cuando conoció a un también músico de folk, llamado Jerry Corbitt. Decidieron unir fuerzas como dúo, intentando adentrarse en el circuito musical canadiense. Tras un single fallido con el tema "My Babe", ampliaron la formación con dos miembros más: Joe Bauer y Lowell "Banana" Levinger. Decidieron cambiarse el nombre a The Youngbloods, tras nombres fallidos como Young And The Loney Knights o Colin Young And The Truck Farm. Empezaron a dar una serie de conciertos por clubs del barrio de Greenwich Village, llegando a tocar en el famoso local Cafe Au Go Go. Donde acompañarían a formaciones como The Blues Project o solistas como Joni Mitchell. Como la mayoría de los grupos, pusieron miras hacia donde estaba el gran foco del pop rock estadounidense en aquellos años sesenta, California. Fichados por RCA, la relación no fue especialmente buena desde un principio, aunque dio para editar varios discos. El primer álbum de The Youngbloods se editó en el año 1967, y es un clásico del estilo west coast. Con versiones como "Statesboro Blues", "Get Together", single que les dio cierto éxito y reconocimiento, y "The Other Side To This Life" de Fred Neil, entre otras. El trabajo compositivo propio estaba repartido entre Young y Corbitt. A finales de ese mismo año, editaron su segundo disco llamado Earth Music. Y era una continuación musical de su primera obra, aunque abusaron de menos versiones y Levinger empezó a colaborar como compositor. Los dos primeros discos de The Youngbloods fueron producidos por Felix Pappalardi, componente junto a Leslie West, de la formación Mountain. En 1969 editaron el último disco con la discográfica RCA. Tras el abandono de Jerry Corbitt para iniciar su carrera en solitario, el trío resultante ejecutó una clásica pieza en el estudio, que es uno de los grandes discos de la época. Elephant Mountain es su obra más experimental y donde más cabida tuvo sonidos como el rock ácido, la psicodelia o el jazz rock. Pero no fue suficiente para mantener el estatus de éxito. Cambiaron RCA por la discográfica Warner, y decidieron iniciar la relación empresarial con un disco en directo. Rock Festival se editó en 1970, y se componía de un "popurri" grabado en diferentes localidades. Tras este directo, no se quedaron contentos y su siguiente lanzamiento también fue recogido en directo. Ride The Wind se editó en 1971, y por aquel entonces ya tenían que tener en claro, que su momento de gloria había pasado. Así que, como un último intento de salir a flote, reclutaron a Michael Kane y decidieron grabar en ese mismo año un disco llamado Good And Nasty. Donde intentarían rescatar sonidos más tradicionales como el rock and roll, la música country o el bluegrass. Todo fue en vano, The Youngbloods iban encaminados hacia la autodestrucción. Tras otro fallido disco, editado en 1972 y llamado High On A Ridgetop, el grupo se separó. Sus miembros intentaron prosperar con otros proyectos, pero el único que llego a tener cierto renombre fue Jesse Colin Young con una carrera en solitario muy fructuosa. La discográfica Sundazed editó en el año 2005 un directo de The Youngbloods con gran calidad de sonido, procedente de una gira del año 1971. Este disco se llamó Beautiful! Live In San Francisco, 1971.

 

 

La formación que contienen los dos discos en directo fue en formato trío, con Jesse Colin Young al bajo y voces, Banana a la guitarra/teclados y Joe Bauer a la batería. Como ya hemos comentado, para Good And Dusty hubo una adhesión con Michael Kane al bajo, por lo que Young pasó a asumir también la labor de guitarra y algún uso ocasional del saxofón. Las grabaciones que contiene Rock Festival, proceden de una gira efectuada a mediados del año 1970. Con localizaciones en el The Family Dog de San Francisco, Universidad de Santa Clara o Provo Park de Berkeley. También hay algún tema grabado en directo en los estudios Pacific High Recordings, aunque es difícil descifrar cual es exactamente. La intención era, hacer llegar al público una serie de temas inéditos, que exclusivamente eran para tocar en directo. Variando desde el folk con índoles pop en temas como "It's A Lovely Day", al country rock de "Faster All The Time" o "Fiddler A Dram", improvisaciones de sonido experimental como "Prelude", baladas pop como la fantástica "Josiane" o instrumentales de agradable escucha como "On Beautiful Lake Spenard". Es un disco variado muy fácil de escuchar. Ride The Wind fue en cambio, un intento de llevar al público ejecuciones en directo de algunos de sus temas más conocidos. La propia "Ride The Wind" con la que comienza el disco o "Sunlight", versiones como "Get Together" de Dino Valenti o "The Dolphin" de Fred Neil. Una excelente continuación en directo, que contiene grabaciones efectuadas en varias fechas, en la ciudad de New York. Para grabar Good And Nasty necesitaron una semana completa en los estudios Raccoon. Fue un intento claro de vuelta a los orígenes musicales. Rock básico en "Stagger Lee", balada soul en "That's How Strong My Love Is", blues tradicional con "Drifting And Drifting" o "Pontiac Blues", country rock en "Hippie From Olama #5" y alguna balada folk como en "Will The Circle Be Unbroken". Un anticipo fundamental, a toda esa música bajo la etiqueta americana que se editaría décadas después. Ahí estarán para siempre los maravillosos The Youngbloods, para quien los quiera rescatar del olvido.

 

Reseña de Germán Ramírez    

 

   -----------------------------------------------------------------------------------------------

 

Más información sobre esta edición aquí.

Más información sobre Jesse Colin Young en su página oficial.