Ángeles de Opio

“S/T”

Guerssen (New Records) (2016)

__________________________________________

 

Escribir sobre la música de JC Sisto siempre es para mí un gran placer. Esta web surgió, precisamente, para hablar de gente como él, músicos que hayan decidido explorar ese punto donde lo eléctrico y lo imaginario se cruzan. Así que encontrarnos con esta edición en vinilo por parte de Guerssen Records (a través de su división New Records) ha sido una alegría, sobretodo porque se recupera así un material que en su momento fue publicado de forma muy minoritaria. Además será reeditado con calidad y dirigido a un público que seguro sabrá apreciarlo.

 

Allá por 2005, Sisto lanza el primer disco de Mater Dronic: Mundo Espectro. Esta grabación se convierte automáticamente en una referencia imprescindible en la historia de la psicodelia en España. Además de darle cobertura en nuestra web (en aquella época apenas había sitios en internet en castellano, por no decir ninguno, que hablara de este tipo de música) fue para nosotros un enorme placer integrar a Mater Dronic en nuestro primer festival Mentes de ácido, celebrado en Sevilla ese mismo año. Para esa actuación vino acompañado de los hermanos Ceballos, Adrian y Sergio, integrantes a su vez de la tan añorada banda RIP KC, formando así un power trío en toda regla. Adrian es un batería excepcional, quizás uno de los mejores de este país. Por su parte, Sergio es un gran guitarra, aunque en este caso complementó a su hermano en la base rítmica, demostrando ser un bajista cuanto menos efectivo. Uno de los problemas que siempre ha tenido Sisto es mantener una banda a su alrededor, y en este caso la relación fue también breve, pero desde luego intensa y muy productiva. La prueba es, precisamente, este disco que reseñamos ahora, fruto de una serie de jams que surgieron en el local de ensayo al calor de la buena comunicación musical que surgió entre los tres músicos. No sabemos si hay más material inédito proveniente de esta colaboración, pero de ser así sería un crimen que no viera la luz algún día.

 

Por lo demás, esta grabación tiene su pequeña historia. En 2006 fue editada en CD por el sello El Ajo Rojo, un sello ultra-underground de Madrid vinculado a la extinta Melocotón Records, tienda madrileña especializada en rock de los 60 y 70. En todo caso, esta edición y sus posteriores reediciones (hechas por el propio Sisto) fueron minúsculas y solo llegaron a unos cuantos seguidores incondicionales. Además hay que señalar, para que no haya confusión, que la aparición de este material fue bajo el nombre de Fuzzy Lady (¿quizás un homenaje cruzado a Fuzzy Duck y Wicked Lady?). Qué duda cabe que este tipo de ediciones tienen el encanto propio del underground y entusiasmará a los coleccionistas de rarezas, pero también es verdad que el disco no llegó a casi nadie, lo cual ya no tiene tanto encanto. Ahora, gracias a Guerssen, se puede disfrutar de este disco en una buena edición en vinilo (también limitada, ¡pero no tanto!).

 

Ángeles de Opio consta de dos temas muy largos, plasmados con la sonoridad cruda y directa propia del local de ensayo. Algo que va bien a este tipo de grabaciones, ya que en cierta manera buscan eso: un sonido sucio y vibrante, sin demasiada producción que matice la instantánea del momento. Muy en la onda de las “Acid Jams” editadas a finales de los 80 por Woronzow Records (el sello de Nick Saloman de Bevis Frond) o los artefactos radioactivos llegados desde Japón de la mano de High Rise o Mainliner, estos dos temas son el resultado de la más pura improvisación: tres músicos lanzados al vacío sin más reglas que exprimir la electricidad hasta las últimas consecuencias.

 

“Protogénesis” en la cara A, con una base rítmica muy sencilla, siempre continua e hipnótica, donde hay que destacar el currazo que se mete Adrian Ceballos con su batería. Pero la absoluta protagonista es la guitarra eléctrica, de eso no cabe duda. Una desbordante muestra de sonidos distorsionados y melodías marcianas que ascienden y descienden en ondas de choque de pura electricidad despegando o volviendo a la línea marcada por bajo y batería. “Demónico Inmódico” en la cara B, es un tema mucho más dislocado, con cambios de ritmos muy bruscos y con más improvisación por parte de Adrian y Sergio, hay momentos en que cada cual va por su lado, en pura libertad, para reencontrarse de nuevo en perfecta sintonía dando forma a algo coherente desde el mismísimo caos. Ambos cortes son, a su manera, sencillamente excepcionales.

 

Este disco documenta que Sisto ha sido uno de los pioneros en este país, por no decir “el pionero”, en hacer este tipo de experimentos psicodélicos. No soy de considerar la psicodelia como un género “puro”, ya que más bien la veo como una actitud o una toma de posición respecto a ciertos aspectos de la música y por tanto es aplicable a muchos estilos diferentes. Así es posible encontrar psicodelia en muchísimos géneros, como pueden ser, por ejemplo, el heavy metal o el folk, con el resultado de algo bastardo y menos limitado que el punto de partida. Pero, si hubiera que buscar algún tipo de canon de pureza, qué duda cabe que Sisto se acerca a él en este disco, pues hay como una inmediatez muy difícil de encontrar en otras muchas grabaciones que orbitan lo psicodélico. Eso no tiene porque ser mejor o peor respecto a otros grupos que prefieran mantener más el control o aplicar lo lisérgico a géneros que en principio poco tienen que ver, pero siempre es de agradecer que haya músicos que se lancen a este tipo de experimentos de psicodelia desatada y encima lo hagan con la calidad que lo hace Sisto.

 

En definitiva, querido lector, que si te gusta este tipo de improvisaciones guitarreras llena de wah-wah y fuzz por los cuatro costados, sin duda vas a disfrutar de lo lindo con Ángeles de Opio… ¡no te lo pierdas!

 

Reseña de Antonio Ramírez

____________________________________________________

 

Más información sobre esta edición en la web de Guerssen Records

Más información sobre J.C. Sisto en su Facebook

También te recomendamos que escuches Espacio Negativo.