H.P. Lovecraft

Live. May 11, 1968

Sundazed/Edsel (1991)

 

-----------------------------------------------------

 

Los inicios y existencia del CD, han sido determinantes para que hubiera una incipiente especulación y negocio con grabaciones en directo. Quien no se acuerda de esos discos piratas italianos que cualquier coleccionista ha tenido en su casa, algunos de ellos de sonido terrible. El caso es que, hoy en día hay ediciones fantásticas de directos de The Doors, Big Brother And The Holding Company, Jefferson Airplane, Quicksilver Messenger Service, Grateful Dead y por supuesto Jimi Hendrix, entre muchos otros. Grabaciones que en su gran mayoría han sido editadas de forma pirata, pero que las compañías discográficas han sabido apropiarse para sí. Lo que tengo claro es que si me dieran a elegir entre todos estos directos, sin duda uno de ellos sería el que reseñamos hoy: Live. May 11, 1968 de H.P. Lovecraft.


Los orígenes de H.P. Lovecraft los tenemos en Chicago. Un joven George Edwards se gana la vida a mediados de los sesenta como cantante folk en pubs y como cantante de sesión para la discográfica Dunwich. El destino le llevó a recabar en la grabación del primer disco de una joven banda de música garage llamada The Shadows Of The Knights. Edwards aportó coros en temas como "Gloria" o "Oh Yeah", hoy en día clásicos del género garagero. A principios de 1967, Edwards decide formar su propia banda. Acogiendo el nombre del famoso escritor de terror, se une junto al vocalista y organista David Michaels para un single primerizo con los temas "Anyway That You want me" y "It's All Over For You", editado por Mercury. Este sencillo no tuvo ninguna repercusión, aunque hoy en día es considerada una joya de pop sesentero. Deciden ampliar la formación con varios miembros y así empezar a converger en la imperante escena psicodélica. No tardaron mucho en entrar al estudio para grabar un primer disco. El homónimo disco de H.P. Lovecraft, editado por Philips, es una de esas gemas de sonido psicodélico donde desglosaban en sus letras las míticas escrituras de Lovecraft, como en"White Ship". E incluyeron algunas versiones de The Youngbloods o Randy Newman. Con una buena acogida a nivel nacional, la banda mueve ficha hacia donde estaba todo el germen musical de la época, San Francisco. Acogidos por Bill Graham, durante un determinado periodo se convirtieron en unos habituales de los Fillmore o Winterland. Son muchos los carteles en donde figuran H.P. Lovecraft como teloneros entre 1967 y 1968. Prácticamente compartieron escenario con todos los grandes grupos americanos de la época: Grateful Dead, Jefferson Airplane, Country Joe And The Fish o Moby Grape. También fueron teloneros de grupos británicos como Traffic, Pink Floyd o The Who. Tras algún cambio de formación, entran al estudio para grabar un segundo disco. H.P. Lovecraft II supuso un giro musical a medias, ya que sin dejar de lado la psicodelia, incluyeron elementos folk en su música. En 1969, la banda es disuelta y retransformada en una nueva encarnación, al poco tiempo después. Reduciendo el nombre del grupo a Lovecraft, junto a George Edwards y Michael Tegza se unen miembros de bandas como Aorta o Buckinghams para grabar un único álbum, editado por Reprise. Este disco se llamó The Valley Of The Moon. A partir de aquí, ya se produce la desbandada final. Aunque Michael Tegza decide apropiarse, a mediados de los años noventa, del nombre Lovecraft para otra encarnación. Derivando su sonido hacia sonidos funk... No me veo yo a H.P. Lovecraft bailando música funky, precisamente. Otros proyectos fueron iniciados por algunos de sus miembros, pero ninguno demasiado determinante.

 

 Cartel original de aquellos tres conciertos.
Cartel original de aquellos tres conciertos.

La primera edición de este disco, fue realizada por Sundazed Récords junto a Tutman Récords a principios de los años noventa. Al poco tiempo, la británica Edsel se encargo de la edición europea. Las grabaciones que nos encontramos aquí, pertenecen al 11 de Mayo de 1968. Fueron tres fechas en el Fillmore en aquel entonces, 9, 10 y 11 de mayo. En dos de ellas, hubo actuación invitada de Tiny Tim. Personalmente este disco me parece muy especial, ya que es prácticamente un milagro la calidad de sonido de esta grabación. Tenemos ante nosotros una pieza que no ha tenido ningún tipo de remasterización, ha mantenido su calidad bajo el paso del tiempo de una forma sorprendente. La formación que tocó en esa tres fechas fueron Tony Cavallari a la guitarra solista, Tom Skidmore al bajo, Michael Tegza a la batería, George Edwards a las voces/guitarra, Dave Michaels a las voces/órgano y un recién incorporado Jeffrey Boyan al bajo, quien también haría labores vocales con muy buen resultado. Teniendo en cuenta que esta actuación estaba entre la salida del primer disco y la grabación de su segundo. Tenemos tanto temas de uno como versiones alternativas del otro, ya que estaba en pleno proceso de gestación. Comienza el disco con "Wayfaring Stranger", una versión sublime de diez minutos donde tras una introducción seudojazz, comienza el sonido de órgano tan peculiar de Michaels. Sin duda es uno de los protagonistas, un absoluto genio a las teclas. Por supuesto, sin despreciar a Cavallari a la guitarra. Pura psicodelia en su más alto grado de expresión. H.P. Lovecraft siempre mantuvieron un toque "freak" en su forma de ver la música psicodélica. En la línea de 13th Floor Elevators, pero de forma más elegante y sin tanta locura mental. Continuamos con "The Drifter", uno de los puntos más álgidos de su primer disco pero extendido a ocho minutos de ritmo trotante y sugerente. No sé que pretenderían con un tema como este, si era invocar a Cthulhu, puede que hasta lo consiguieran. Los desfases guitarreros de Cavalleri son de la mejor psicodelia cósmica que puedas encontrar. "It's About Time" es una primeriza versión de la que incluyeron en su segundo trabajo, y un gran trabajo compositivo por su parte intermedia, muy raveliana. Tema con grandes dotes a tres voces(Edwards, Boyan y Michaels), que dudo deje indiferente a nadie. Relajan el tiempo con "The White Ship", primer single de su primer disco y un clásico de esta banda, que extienden aquí de manera notable. Clara referencia a la obra de Lovecraft es "At The Mountains Of Madness". Tema con carácter sónicamente apocalíptico, el órgano percuta el cerebro como si estuviera tocado por el loco de un sanatorio, y las voces cantan como si clamaran al viento una invocación a una deidad de otro mundo. ¡¡Espectacular!! Termina el directo con tres versiones, "Thats' The Bag I'm In"/"Country Boy" de Fred Neil y "I've Been Wrong Before" de Randy Newman. Todas mucho más crudas e intensas que las incluidas en su primer álbum. Con el paso del tiempo, este disco definitivamente es incluido como un disco más en su discografía. Sería un delito si no fuera así.

 

                                                                                                                                        Reseña de Germán Ramírez

 

-------------------------------------------------------------------------------------