Jodo

Guts

Decca (1971)

 

--------------------------------------------------------

 

Hubo muchos ejemplos de discos a principios de los años setenta, que hoy en día para los curiosos a estos sonidos son una incógnita en cuanto a su procedencia o formación. Producciones de bajo coste en algunas ocasiones, en otras producciones independientes que no llegaban a transcender, por lo que acababan enterradas entre tanto aluvión de ediciones. Jodo son eso mismo, una banda con un solo disco en su haber y que durante años se ha desconocido su procedencia. Algo sin sentido, teniendo en cuenta la calidad musical que contiene, un disco a la altura de los grandes que Decca no aprovechó para distribuir como lo merecía.


Para diseminar la historia de una banda como Jodo, tenemos que tomar como punto de partida la grabación de un disco, titulado Green Bullfrog. Este disco, también una rareza, contiene piezas improvisatorias donde sus músicos tocaron bajo seudónimos. En él participaron miembros de Deep Purple como Ritchie Blackmore o Ian Paice. Algo que ha transcendido durante años posteriores, convirtiéndolo en un disco muy desconocido, pero pieza de culto para coleccionistas. Jodo surgió precisamente de miembros que participaron en la grabación de este disco. En ese mismo año 1971, con la participación de Martin Birch a los mandos y producido por un tal Derek Lawrence, recomendado al grupo por Ritchie Blackmore. Jodo entraron en los De Lane Studios para grabar Guts. Editado por Decca solo en Estados Unidos y Nueva Zelanda. Este disco, como era de esperar tras los pasos de la discográfica, no tuvo ninguna transcendencia musical. Su formación consistía en un quinteto, con el guitarra solista Rod Alexander como máximo exponente y perteneciente a formaciones como Axe o Cumbrian. Posteriormente en bandas de pop como Blackwater Junction o Brotherhood Of Man. El bajista Jon Taylor, procedente de bandas de blues rock como Jasper o Killing Floor, y también formando parte de la segunda etapa de Little Free Rock, quienes grabaron unas demos que se editaron pasados los años. El batería Brian Greenwood, quien también estuvo en Jasper o Moonrider, entre otros grupos de la época. A las voces tenemos por un lado, a Bill Kimber, procedentes de grupos beat como The Couriers, o compartiendo formación junto a Rod en Axe. Por otro lado, nos encontramos también a las voces a Earl Jordan, quien compartió escenario con el grupo The Les Humphries Singers, donde también militó un joven John Lawton antes de entrar en Lucifer's Friend. Jordan participó en las grabaciones de Green Bullfrog. Posteriormente a grabar Guts, este vocalista tuvo un intento de carrera en solitario grabando un disco en 1972. A mediados de los años setenta participo en la obra ambiciosa de Roger Glover llamaba The Butterfly Ball, que se tradujo en la grabación de un solo disco. Ningún miembro estuvo acreditado en los discos, exceptuando para determinar quien componía los temas. Mismos aficionados a estos sonidos son los que han ido determinando a lo largo de los años quien es quien, en esta espectacular grabación con las escasas pistas que tenían.


Si miras la red, es muy habitual comparar la música de este disco con una imitación de Cream. Una comparación generalista y para salir del paso, ya que poco tienen que ver desde un angulo más global. Más cercanos a Toe Fat o Leaf Hound, la música de Jodo es hard rock con toques de música funky y alguna pizca de blues. Carece casi por completo de carácter experimental y psicodelia. Temazo tras temazo de puro sonido eléctrico con riffs contundentes y estribillos con muy buen "feeling". Cambiando las voces de Kimber a Jordan según el tipo de composición. El disco comienza con "Nightmare", el único acercamiento del disco a un sonido Cream, rock solido con pizcas de blues. La guitarra desborda calidad, eso os lo puedo asegurar, Alexander es una bestia a las seis cuerdas. Y si no, escuchad el siguiente tema, "One Night Stand", ritmo contundente y machacón muy al estilo de Leaf Hound. Los comienzos del heavy metal sin ninguna duda. "I'm Still Trying" mantiene el pulso musical con más hard rock de alto octanaje. La guitarra echa chispas con un sonido punzante en los solos que perfora tímpanos. Gran trabajo de Alexander en este disco, y magnifico estribillo cantado por Kimber. "What's Your Number" entra en un estilo más funky, donde aquí predomina el sonido de piano, algo que ha quedado sin acreditar. En "Rat Race" intentan algo más vendible, pop rock con buenas guitarras. Tema que editaron como single para promoción en la radio. "Seventeen" es el único tema con cierto aire progresivo del disco, pero vamos, es algo nimio ya que en definitiva tenemos ritmos contundentes, mezclado con partes de sonido más intermedio. En "Wish You'd Never Been Born" giran hacia el funky rock de nuevo, con un tema bastante duro de ritmos, y un Alexander desbordante de sonidos eléctricos. "It's No Good" es otro de los cortes con cierto intento de hacer algo más asimilable, una composición de corte sugerente a las voces y ritmo entrecortado. Con "Pushing" bajan la velocidad con un medio tiempo de toque relajado y ritmo "bluesy", sonidos típicos para una época donde todo sonaba a pasión y poca impostura. De nuevo hay un eficiente uso del piano. Termina el disco con la magnífica "There's Still Time", un gran final para un brutal disco que el tiempo lo ha convertido en una pieza de culto para los aficionados al hard rock. Este disco lo podéis encontrar, reeditado en CD por Lion Récords y en vinilo por Subway Récords, esta última siendo una edición más reciente.

 

                                                                                                                                               Reseña de Germán Ramírez

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------