No hace mucho que hemos reseñado en esta web el último disco de Red Apple: "Pow Wow" (leer aquí). No pudimos sino alabarlo como una muestra de buen hard rock, con raices bluseras que sin salirse de la tradición sonaba fresco y estimulante. Para nosotros se han convertido en una de las bandas del momento. Así que es para esta web un enorme placer publicar ahora esta entrevista con Red Apple. Os dejamos con sus palabras...

MdA. Ante todo muchas gracias por atendernos. Comencemos con una pregunta obligada, ya que habrá lectores de Mentes de ácido que quizás no os conozcan. Contadnos de donde venís musicalmente ¿Grupos anteriores? ¿Cambios de formación? En fin, un poco la historia del grupo hasta ahora.

 

Red Apple: Gracias a vosotros por la entrevista. Red Apple empezó en 2006 con una formación de la que solo queda Darío. Siempre ha sido un grupo con formación de trío y por él han pasado varios músicos antes de tener la formación actual, que se mantiene desde principios de 2012.

 

Como nos pides un poco de historia, te contamos que el detonante de todo esto fue el grupo madrileño TEA, que le voló la cabeza al pobre Darío cuando les vio por primera vez con 18 años. Red Apple le debe a TEA todo, o casi todo, en lo musical.

 

Vuestro nuevo disco, “PowWow”, ha sido editado muy recientemente. Me imagino que aun es pronto para hacerse una idea de cómo está siendo la acogida tanto de público como de medios.

 

Es pronto, pero, por ahora, la acogida está siendo muy buena. Las críticas que nos llegan destacan que hemos subido un escalón en cuanto a calidad de sonido y que el disco tiene un rollo menos underground.

 

Os he leído en una entrevista que os gustan las malas críticas porque “dan pie a pensar cuestiones que quizá no te habías planteado”. Con toda sinceridad, no encontré demasiadas cosas negativas que criticar en vuestro nuevo disco, lo siento. ¿Qué me decís a eso?

 

Aunque nos halaga, nosotros sí encontramos muchas cosas negativas en el disco que queremos solucionar para siguientes grabaciones. Vamos aprendiendo en el proceso. Suponemos que así funciona esto del DIY y son los tiempos que nos toca vivir. Hay un margen enorme para mejorar: sólo hay que poner este disco frente discazos recientes para darse cuenta. Es duro pero también es una motivación, todavía no nos hemos rendido.

 

Después de editar ya cuatro discos, ¿Cómo veis vuestra evolución desde los inicios tanto en un nivel musical como personal?

 

Eso es lo bonito de este asunto, tanto las influencias como tu propia música terminan siendo más que la banda sonora de tu vida y pasan a ser personajes principales. Personalmente es muy enriquecedor, una de las cosas que da sentido a nuestras vidas.

 

En lo musical no engañamos a nadie, los tres hemos recibido clases de grandes músicos y sabemos que no somos uno de ellos, somos muy conscientes de nuestras limitaciones. Sin embargo, sí creemos en las canciones que hemos hecho y en cómo las defendemos en directo.

 

 

Ultimamente solo entrevistamos tríos en esta web... ¿Es el trío la mejor formación para un grupo de rock? ¿De qué manera pensáis que influye en vuestro sonido?

 

No, no. La “mejor”, para nada. Lo maravilloso del rock es que no hay reglas ni academia, así que “lo mejor” es lo que mejor le funcione a cada uno. A nosotros el trío nos encanta porque hay espacio para cada instrumento, mucho espacio. Además, la figura de que los cantantes toquen un instrumento siempre nos ha parecido que le da un punto de “verdad” a lo que se canta, un poco como un cantautor.

 

Sin embargo, en este disco contáis con alguna colaboración, contadnos algo sobre ello.

 

En este disco ha colaborado Silvestre Peña en “Going to Formentera” porque él es co-autor de la canción. Además es uno de nuestros mejores amigos y en nuestra opinión un músico excelente, sin competencia más allá de sus propias manos. Es algo que se refleja en los dos solos que toca en "Going to Formentera", “interrumpidos” por uno de Darío. Nosotros, por lo menos, no conocemos a otro guitarrista que se le parezca ni remotamente y eso es, en nuestra opinión, lo mejor que se puede decir de un músico.

 

Mantenéis una larga relación con Miguel Lorenzo (Influx) en las labores de grabación, no obstante, esta vez habéis contado tambiénconAlain Schmidt. ¿Qué tal la experiencia? ¿En qué sentís que ha cambiado vuestro sonido respecto a las grabaciones anteriores?

 

Con Miguel hemos grabado nuestros cuatro discos. Como puedes imaginar, tenemos una relación muy importante con él. Ha escuchado muchísimo a Red Apple, ha visto evolucionar a la banda, nos conoce bien, tanto en lo musical como en lo personal, después de tantas horas juntos. No nos viene otra palabra a la mente que no sea “amor”.

 

Alain grabó las primerísimas maquetas del grupo allá por 2007. Después, por estudios y curros, nos perdimos la pista durante años, hasta que nos hemos vuelto a juntar para la mezcla de Pow Wow. Estamos encantados con su trabajo y parece que vamos a seguir colaborando en futuros proyectos secretos…

 

¿Quién se ha encargado de los diseños del disco?

 

Esto le toca siempre a Darío por haber estudiado Bellas Artes, pero en realidad lo disfruta y, el hecho de que un miembro del grupo se encargue de ello, hace que todas las piezas que componen Red Apple giren en la misma dirección. Creemos que una de las virtudes del grupo puede ser su coherencia.

 

Por cierto, en vuestra última actuación aprovecháis el concepto del disco y salís al escenario con la cara pintada. ¿Una buena oportunidad para hacer el indio?

 

En la presentación del disco fue así, pero fue algo excepcional. Los retratos que habíamos hecho como artwork y promoción tuvieron mucho éxito en redes sociales, así que la estética se convirtió en un elemento importante del nuevo disco y nos pareció divertido incorporarlo al directo.

 

Al parecer, ese concierto de presentación del nuevo disco en la sala Maravillas fue todo un éxito. ¿Os lo esperabais?

 

¡Hace tiempo que hemos aprendido a no esperar nada en esto del rock and roll! Ja, ja, ja. Hablando en serio, no esperábamos que se llenase, estamos muy contentos y agradecidos de cómo fue todo ese día. Lo recordaremos siempre.

 

Pasemos a los textos de vuestras canciones, ¿Cuánta importancia les dais? Habladnos un poco de las letras de vuestro último disco y del título PowWow.…

 

Tienen una gran importancia para nosotros y creemos que han ido avanzando poco a poco hasta este Pow Wow en el que las letras nos gustan especialmente. Son uno de los orgullos del grupo. Nos gustaría que la gente se tomase un momento para acercarse a ellas, si les gusta Red Apple, pero no queremos destriparte su contenido aquí. Mejor que sea una relación íntima entre la letra y su lector.

 

 

¿Habéis tocado mucho fuera de Madrid hasta el momento? ¿Qué expectativas tenéis en ese sentido?

 

No mucho la verdad, o no tanto como nos gustaría. El problema de tocar fuera es el mismo que tocar en Madrid, que no venga nadie, a lo que se suma unos gastos que no podemos asumir.

 

¿Os gusta improvisar en los directos o preferís ceñiros a los temas tal y como fueron grabados?

 

Esta es una de las cosas que ha ido evolucionando en el sonido de Red Apple, el grupo empezó a base de mucha improvisación. Los temas se componían en el local a partir de entrar “a jugar” y en directo improvisábamos también mucho, a nivel de tocar sin decidir nada previamente o empezar una canción y acabarla como quisiera la fortuna.

 

Con el paso de los años hemos ido recorriendo el camino al revés y ahora buscamos canciones estructuradas: buscamos “canciones”. Parece una tontería pero esperamos que alguien lo entienda cuando decimos eso.

 

En vuestro discos tendéis a un sonido bastante sucio y punzante, nada de excesivos refinamientos o florituras.

 

Si, somos un grupo bastante crudo en nuestras grabaciones. Aunque es imposible transportar un directo a un disco, buscamos que por lo menos el álbum transmita la pegada del directo y la suciedad, como bien dices.

 

The Kinks, Black Sabbath, TheGroundhogs… os atrevéis con versiones peliagudas, pues son grupos muy reverenciados. Me ha gustado mucho como habéis resuelto “Cherry Red”…

 

A nosotros también nos encanta cómo ha quedado, la verdad. The Groundhogs son un grupo con el que sentimos una conexión especial, es el grupo al que más creemos que nos parecemos y, quizá por eso, estamos especialmente contentos con la versión.

 

A diferencia de muchos otros grupos que tienden al stoner u otras maneras modernas de interpretar el rock de los 60 y 70, vosotros practicáis un hard rock reconociblemente clásico, que bebe directamente de las fuentes: blues, el garage o incluso el country. Y aun así creo que habéis logrado un sonido muy fresco.

 

Si, sobretodo el blues es esencial para nosotros. Mientras la música mantenga elementos de blues, prácticamente nos gusta todo. Ese es nuestro criterio al escuchar y hacer música, el elemento esencial que puede aparecer en diferentes proporciones y mezclas pero que en ningún caso puede faltar.

 

Es muy importante esto que dices de sonar frescos y no a “revival”, pese a que las influencias sean claras. Eso es lo que buscamos en Red Apple, continuar la tradición pero jamás perpetuarla.

 

“When all you feel is pain” dura doce minutos. Es, si no me equivoco, el tema más largo que habéis grabado hasta ahora, creo que es un buen ejemplo de equilibrio entre cierta experimentación y caña de lomo guitarrera. ¿Os habéis planteado explorar un poco más el rollo progresivo o desarrollar los elementos más psicodélicos de vuestro sonido?

 

Como te contábamos en una pregunta anterior, Red Apple nació precisamente como un grupo de rock progresivo, psicodélico, que se lanzaba a la improvisación. Ahora, aunque estéticamente esos elementos se mantengan, buscamos canciones de formas casi clasicistas. Estrofas, estribillos y puentes. Melodías y armonías claras. Solos que aporten compositivamente a las canciones y, a poder ser, que tengan sentido melódico. “When all you feel is pain” es una excepción dentro de Pow Wow que tiene un poco de todo. Viejo Red Apple y nuevo Red Apple, por decirlo así, y es un tema que nos encanta.

 

 

Sean similares o no, ¿con que otras bandas actuales españolas os sentís más afines?

 

Sin duda nuestra mayor afinidad es con el grupo TEA, que para nosotros siguen siendo EL GRUPO de rock and roll de referencia en este país a una distancia absurda de todos los demás.

 

Sin embargo, creemos que este puede ser un momento dulce para el rock and roll en España. Probablemente no haya habido otro mejor, pese a que no trascienda a los medios de masas. Sólo en Madrid, entre nosotros, BubbleBones, Matuja, Electric Fence, Mr. Wilfred… casi no hay fin de semana en el que no puedas ver a un joven grupo de rock and roll con temas propios en inglés dejándose la piel.

 

¿Y mirando al extranjero? ¿Qué grupos os gustan?

 

Ahí nos lo pones muy fácil, somos fans enloquecidos de: Egypt, Super 400, The Steepwater Band, Buffalo Killers, The London Souls, Black Keys, Blackfoot Gypsies…

 

Y nada más, muchas gracias por vuestra atención con Mentes de ácido, ha sido un placer. ¿Algo que os gustara añadir?

 

Lo primero: agradecer la profunda entrevista, Mentes de Ácido es un medio de referencia para nosotros en este rollo en el que estamos metidos.

 

Por otro lado nos gustaría hacer un aviso a navegantes: estamos ya hasta el cuello en un nuevo proyecto totalmente delirante que no va a tardar mucho en ver la luz, pero no podemos decir mucho más…

 

Si alguien ha leído esta entrevista tan larga darle las gracias por su tiempo.

 

Entrevista de Antonio Ramírez

Fotografías de Sergio Albert y frecuenciaurbana.com


Más información de Red Apple en su bandcamp

Os invitamos a ver el material de Red Apple que tenemos en nuestra TIENDA